Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Construcción en Canarias: o reconversión o reconversión. Ante la era de las quiebras, estafas y regulaciones de empleo.

Posted by juanjesus en octubre 4, 2007

El desplome de la construcción se hace visible: Es inevitable el desplome del sector de la construcción. La restricción al crédito, que es el alma de la economía, impedirá la continuación de las promociones a tumba abierta, sin solvencia, algunas de las cuales están cayendo de forma tremenda. Se van a prodigar los episodios de estafa como los que viven ya vecinos de Tacoronte, (La Opinión de Tenerife: Los vecinos de Tacoronte protestan por la estafa inmobiliaria), endeudados y sin vivienda, y que son la guinda de un pastel de endeudamientos, insolvencias y trapicheos contables. La rapidez del fenómeno del desinfle inmobiliario paralizará muchas posibles promociones, lo que ahonda, especialmente en el año 2008 y 2009, la situación de parálisis del sector: ¿quién emprenderá promociones si no recibe el crédito correspondiente, no tiene la seguridad de vender sus viviendas y tiene aún acreedores o deudores con los que no ha satisfecho sus obligaciones? Como hemos dicho, esta actividad económica registra parones, y no “suaves caídas”.  De entrada, EL DÍA: Dos suspensiones de pagos terminan con 1.400 empleos en 22 subcontratas isleñas,  y La Opinión de Tenerife: Las constructoras han tramitado la baja de 2.500 empleados en este mes. El cierre de inmobiliarias (La Provincia: El parón en las ventas lleva al cierre a una veintena de inmobiliarias en las Islas ) no ha hecho más que empezar, ante la caída en la venta de pisos (Canarias7: La firma de hipotecas cae un 51% en julio en Las Palmas), y los efectos de la paralización de obras afectarán a todos los sectores, inclusive a la pretensión “infundada” (por motivos de escala) de compensar el descalabro con construcción de Viviendas de Protección Oficial (EL DÍA: Paralizada la construcción de unas 300 viviendas sociales por la crisis de Mazotti).  El “agotamiento del modelo” es evidente, precisamente en estos momentos cuando más trabajadores hay en el sector. (Diario de Avisos: El binomio turismo-construcción, un modelo cada vez más agotado). El efecto “contagio” sobre el resto de sectores también es inevitable, y profundo.  Simplemente, la aceleración en el consumo de recursos – no renovables – tiene un límite, y comienza el declive, baches, pero declive permanente, de la misma manera que desde hace décadas registramos subidas, con baches, pero subidas permanentes: la crisis financiera internacional es muy probable que se agudice. Un factor importante es que las reservas energéticas de petróleo del mundo no pueden incrementarse ya al ritmo de la demanda, y la economía no puede crecer, ni tener “confianza” en seguir creciendo al ritmo previsto. Por eso, al desvanecerse la confianza, no hay “crédito” suficiente para el futuro, y como la economía se mueve gracias al crédito y la confianza en que nos devolverán el dinero con intereses, pues queda paralizada la actividad. La parálisis no es una situación “humana” normal, sino que es un momento puntual que antecede al declive, porque los restantes factores (presión poblacional, consumo de recursos no renovables, etc.) siguen funcionando: no existen las fotos fijas, más que en los análisis de algunos “expertos de la Tierra plana”, como comenta Colin Campbell, el Presidente de honor de ASPO, que considera que podemos estar ante los preliminaries de la “Segunda Gran Depresión”, y creemos que nos dirigimos hacia ella.  Las salidas falsas: la salida “natural” para muchos es seguir intentando mantener – al menos – la actividad, sobre todo de aquéllos más grandes que subcontratan – mediante obras públicas de infraestructuras, el relanzamiento de las VPO – con la cada vez menos creíble excusa de la “falta de viviendas” – etc. Hoy es fácil afirmar que no hacen falta más infraestructuras de transportes: simplemente estamos ante los años de máxima producción de petróleo de la historia, según muchos geólogos (no se puede consumir lo que no se ha descubierto, nos recuerda Campbell), y comienza el declive natural impuesto: eso devastará la economía que conocemos (Richard Heinberg), y retraerá el consumo de transportes. Por otro lado, en las Islas hay un millón de viviendas para dos millones de personas. No hace falta más techo para los habitantes, sino más sensatez en la gestión del “techo” como derecho para las personas. Sin embargo, aunque se emprendan obras múltiples en ambos sectores (VPO y carreteras, puertos y aeropuertos), apenas esta actividad podrá compensar una pequeña parte de las decenas de miles de viviendas que las miles de empresas del sector de la construcción ponían en el mercado en las islas todos los años (33.000 en el año 2006). Por otro lado, la crisis financiera y económica perjudicará sobremanera la recaudación pública, lo que a su vez obligará a una revisión a la baja de los generosos planteamientos de más obras que se pretenden realizar. Los “planes” no se corresponden con la realidad, y veremos aplazamientos sucesivos de proyectos de todo tipo, por falta de financiación pública.  La inevitable reconversión: en poco tiempo, habrá una gran cantidad de trabajadores y recursos empresariales ociosos, después de haber terminado sus respectivas promociones. ¿a dónde irá a parar esa actividad económica? Es inevitable la reconversión, pero ¿hacia dónde? Enfrentamos un dilema histórico. La economía “agotada” no puede asumir más empleo en “expansión”. Pueden ocurrir muchos fenómenos, propios de los escenarios de crisis: disminución de la “calidad del trabajo”: la oferta de mano de obra y la demanda inferior volcarán los sueldos a la baja, así como el resto de condiciones laborales; la exclusión directa del mercado decreciente de los últimos en llegar al mismo; la parálisis directa de muchas iniciativas (volveremos a ver obras a medio terminar en muchos sitios del archipiélago) por insolvencias múltiples, o por impagos de deudores que a su vez se han endeudado con acreedores que quieren liquidez.  A nivel social, es inevitable el incremento importante del paro, lo que a su vez afecta a los restantes mercados de consumo. En última instancia, las tensiones sociales se harán evidentes, especialmente – y lamentablemente – con las personas que han llegado allende las fronteras: es fácilmente perceptible un escenario de incremento de la xenofobia.  No tiene fácil salida esta situación, en absoluto. Simplemente, se han obviado las advertencias que venían de círculos minoritarios, desde hace muchos años, y se ha echado más leña al fuego, para agudizar una situación que era previsible ocurriera. Ahora, no se puede pedir que nada ocurra, o que se mantenga algo que no se puede mantener.  Los cambios “estructurales” son los que tienen cabida en esta situación: legislación sociolaboral (para reducir sustancialmente la jornada laboral), de propiedad del suelo y la vivienda (para impedir que se siga sellando suelo y que puedan existir techos “ociosos”), de modelo de recaudación (para reconducir la economía hacia la disminución – decrecimiento – de los pilares de la economía canaria), etc. pero todas esas medidas suponen un cambio en la raiz del modelo y, desde luego, no para mantenerlo, sino para “adaptarse” al declive. Es inevitable la reconversión, pero es mucho más probable que se haga a partir del ajuste brusco que de la “planificación” de la misma, porque esta última medida en absoluto es sencilla, y hay resistencias de todo tipo para ellas.  Pero es importante ser consciente de que lo que hoy afrontamos no es un “episodio” puntual, que será compensado en un futuro con nuevos ciclos de expansión. Es un punto y aparte en nuestra Historia. Es muy sencillo llegar a esta conclusión: al declinar la “sangre” de nuestro modelo, es inevitable que declinen los órganos que de ella dependen. Nos queda, en las mejores condiciones, afrontar el “decrecimiento”. Como se dice aquí, “decrecer para vivir”.  JUEVES, 04 DE OCTUBRE DE 2007EL DÍA: Dos suspensiones de pagos terminan con 1.400 empleos en 22 subcontratas isleñasFarragú afirma que las deudas de CHC y Mazotti con empresas de la Isla rozan los cinco millones de euros, la mayoría por trabajos realizados en obras públicas adjudicadas por el Cabildo y el Gobierno.RAÚL SÁNCHEZ, La VictoriaLa suspensión de pagos de las constructoras Mazotti, de Gran Canaria, y Conducciones Hidráulicas y Carreteras (CHC), con sede en Murcia, ha provocado ya la pérdida de 1.400 empleos de 22 subcontratas tinerfeñas a las que ambas empresas adeudan alrededor de cinco millones de euros, según denuncia el empresario y portavoz de los afectados, José Miguel Fernández, conocido como Farragú. Las deudas de ambas constructoras, que corresponden “casi al 100%” a trabajos realizados por subcontratas en obras públicas adjudicadas por el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias, “amenazan también la continuidad de otros 1.400 empleos en las mismas subcontratas, por lo que la pérdida total de puestos de trabajo alcanzaría la cifra de 2.800”, añade el empresario.Farragú asegura que las 22 empresas afectadas han tenido que reducir sus plantillas “en casi un 50% y, además, los trabajadores han tenido que cobrar en este tiempo a cuentagotas”. En el caso concreto del portavoz de los afectados, su grupo de empresas ha pasado de contar con 750 empleados a disponer de poco más de 400.El carácter público de las obras que son origen de estas deudas anima a los afectados a reclamar la intervención inmediata de las administraciones citadas. Además, advierten de que les podrían exigir responsabilidades “por pagar a unos señores sin comprobar si ellos pagaban a los subcontratistas”.Farragú indica que solicitarán reuniones urgentes con los presidentes del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y del Cabildo tinerfeño, Ricardo Melchior, “porque la situación que viven estas empresas de la Isla es insostenible y alguien tendrá que tomar medidas que eviten los cierres, los despidos y los embargos que ya amenazan a muchos de los afectados”.Las víctimas de ambas suspensiones de pagos afirman que no creen en la Justicia y optan por buscar una solución política a una situación que ha dejado a muchos “en la ruina”. Farragú lo tiene claro: “La vía judicial no va a servir para cobrar. Ya tenemos la experiencia de la suspensión de pagos de Huarte, hace 15 años, y nunca cobramos nada. Nos gastamos un dineral en abogados y sólo conseguimos más deuda”. El portavoz denuncia que “empresas de fuera ganan los concursos públicos y quienes ejecutan las obras y ponen los trabajadores son subcontratas de la Isla. Un señor viene, firma un contrato y se marcha para la Península”. Según destaca, “alguien se llevó millones de euros que ahora ni se sabe dónde están. Nosotros hicimos el trabajo y nadie nos ha pagado. Si las administraciones pagaron a Mazotti y CHC sin pedir avales, y ellos no cumplieron con nosotros, la responsabilidad civil subsidiaria será de Cabildo y Gobierno, ¿o no?”.Las deudas que ahogan la economía de estas subcontratas corresponden a obras ejecutadas “casi al 90%”, según indica Farragú. Ma-zotti y CHC han dejado de pagar trabajos realizados en el Hospital Militar, centros de salud, residencias de mayores, piscinas y numerosas promociones de viviendas.“Nos encadenaremos en la plaza de España” Farragú advierte de que la movilización de las subcontratas afectadas “va en serio” y lanza un aviso: “Si los políticos no nos reciben y siguen sin hacernos caso ante esta situación desesperada, tomaremos medidas drásticas. Si no atienden nuestras peticiones legítimas, habrá 2.800 personas encadenadas y acampadas en la plaza de España durante las próximas navidades”. El constructor subraya que “hay personas en una situación desesperada, a punto de perderlo todo, endeudados para toda la vida y sin más alternativa que pagar lo que no tienen o convertirse en fugitivos. Hay jóvenes empresarios que sufren ya la amenaza de embargo de sus casas y bienes porque Hacienda, la Seguridad Social y los bancos están encima, y ellos no entienden de suspensiones de pagos ni concursos de acreedores”, señala Farragú. “La situación es caótica y vamos a ir paso a paso, pero si siguen sin tomar cartas en el asunto no descartamos medidas más drásticas como iniciar una huelga de hambre”, advierte.   Diario de Avisos: El binomio turismo-construcción, un modelo cada vez más agotadoDiario de Avisos
Santa Cruz

“Los síntomas de agotamiento del modelo de desarrollo basado en el binomio turismo-construcción son cada vez más evidentes, y la ralentización de los ritmos de crecimiento de los servicios lo vuelve a poner de manifiesto”. Con esta contundencia se refiere el informe de la organización provincial de los empresarios con respecto a los dos pilares de la economía canaria. Para la CEOE de la provincia tinerfeña, “Canarias debe afrontar una redefinición de su modelo económico, ya que las bases en las que se ha sustentado su crecimiento a lo largo de las últimas décadas están siendo objeto de revisión por cuestiones medioambientales, por el cambio de comportamiento de la demanda turística y por la subida de los tipos de interés”.

Tiempo perdido“Sin embargo”, continúa el informe hecho púlico ayer, “desde las instancias políticas no se han aprovechado los años de bonanza económica para promover este cambio de modelo económico”. “A este nivel, se echa en falta una estrategia y una política económica a largo plazo, en definitiva un Plan Estratégico, encaminado a modificar las pautas de crecimiento de la economía canaria, sustituyendo un modelo en fase de agotamiento basado en el empleo de mano de obra abundante y barata, por otro enfocado hacia las actividades de servicios de mayor valor añadido”, señala.

Con respecto al sector de la construcción, cabe recordar que también Antonio Plasencia, presidente de la patronal Fepeco, que aglutina a la mayoría de los constructores de la provincia tinerfeña, ha alertado sobre los indicios de crisis en el sector y la preocupación existente entre sus asociados. Igual sensación de incertidumbre comparten los sindicatos, que temen que la suspensión de pagos presentada por la constructora grancanaria Mazotti, de implantación en todo el Archipiélago, se repita en otras empresas. Por su parte, y a pesar de la versión oficial, los representantes hoteleros denunciaron la pasada semana que la ocupación actual alcanzaba a duras penas el sesenta por ciento, unas cifras lejanas a las consideradas deseables. Recesión de la economía canariaLa Opinión de Tenerife: Las constructoras han tramitado la baja de 2.500 empleados en este mes Dos empresas rozan la suspensión de pagos y diez están en dificultades  La Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco) ha recibido, en los últimos 15 días, las solicitudes de distintas constructoras para el finiquito de 2.500 puestos de trabajo en el sector. El presidente de Fepeco, Antonio Plasencia apunta que otras dos empresas tramitan la suspensión de pagos y diez están en dificultades serias. FÉLIX DÍAZ HERNÁNDEZ / SANTA CRUZ DE TENERIFE Los empresarios de la construcción vienen advirtiendo, desde ha tiempo, que se produciría una crisis en este sector, uno de los principales motores económicos del archipiélago canario. “La tendencia era muy evidente pero nunca pensamos que la crisis se produjera tan rápido ni de una forma tan drástica”, comentó Plasencia.
El hecho de que una constructora ya esté en suspensión de pagos, y otras dos se encuentren tramitándola en este momento es, según el representante de Fepeco “el mejor ejemplo de lo que está ocurriendo”. Además asegura que otras diez empresas están atravesando, en estos momentos, “dificultades serias”.
En términos de empleo, las constructoras han solicitado a Fepeco la tramitación de 2.500 finiquitos en los últimos 15 días. “Ahora mismo no somos conscientes del problema que se nos avecina, no se está vendiendo ni un 25 por ciento de lo que se construye”, confirmó Plasencia.
Por ejemplo, existen promociones de 160 viviendas en el sur de Tenerife que antes se adquirían en dos meses, y ahora después de tres meses en venta tan sólo se han vendido cinco pisos.
Para Fepeco al Gobierno de Canarias le corresponde, “por el bien de todos”, garantizar el ritmo del sector. “Esta crisis afecta gravemente a los puestos de trabajo, pero también a los ingresos que perciben las distintas administraciones públicas por las licencias de construcción, las plus valías y los actos documentados como las escrituras de las viviendas”, añadió Plasencia.
Como medida para mejorar la actual situación Fepeco propone que se subvencione una parte de los intereses que deben pagar las personas que adquieren una vivienda.
Ya en ocasiones anteriores, esta organización empresarial de la construcción ha denunciado que en las administraciones públicas falta decisión para impulsar proyectos de infraestructuras públicas. “En Tenerife lo único que está en marcha es la ampliación de la autopista del Sur y la primera fase del anillo insular, de resto no hay nada más”, concluyó el representante de Fepeco.

No hay regulación de empleo en JJ Alemán

El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) aseguró ayer que la constructora JJ Alemán no se encuentra en situación de regulación de empleo, sino que “por acuerdo de la empresa constructora y sus trabajadores se ha realizado una reorganización de la plantilla, que se ha concretado en jubilaciones anticipadas y en acuerdos económicos con aquellos afectados que no se han podido acoger a las primeras”, señala el sindicato en un comunicado remitido ayer.
La empresa, ubicada en el Sur de Tenerife, ha conseguido mantener buena parte de su plantilla y entre despidos y prejubilaciones serán 60 las personas que se marchen de un total de 170 empleados, tal y como confirmó ayer el sindicato. JJ Alemán es una de las mayores empresas de construcción y rehabilitación de edificios del Sur de Tenerife.
Como se recordará, el sector de la construcción está atravesando un bache en su papel como máximo operador económico dentro de la economía de las Islas junto con el turismo.
La relación directa que provoca este frenazo en la construcción repercute en el empleo y, a su vez, resta los niveles de consumo de las familias canarias cerrándose de esta manera el círculo.

Crece el número de empresas que opta a concursos públicos de obras

Desde distintos sectores se apela a que una de las tablas de salvación, ante esta crisis de la construcción, pasa por la ejecución de obras públicas pendientes. De esta manera la ralentización del sector, en el ámbito privado, podría compensarse con las licitaciones para construir las infraestructuras públicas, básicamente los empresarios se refieren a carreteras e instalaciones portuarias en las distintas islas.
No se debe olvidar que la planificación de este tipo de obras se realiza con mucha antelación, sirva como dato que en el archipiélago ya hay obras planificadas hasta el año 2017. Un buen ejemplo de ello es el plan para las inversiones en carreteras. Hay otros síntomas que refuerzan el actual diagnóstico de la crisis. En el campo de las licitaciones de obras públicas ha aumentado, considerablemente, el número de empresas que se presentan a los distintos concursos públicos. Un buen ejemplo es el caso de las obras de la Vía Litoral de Santa Cruz de Tenerife se detecta esta situación. Al concurso para la ejecución de la obra se presentaron ocho empresas y para realizar la asistencia técnica de control de la misma otras 14 sociedades.

Fregel garantiza las viviendas públicas afectadas por la crisis del sector

El director del Instituto Canario de la Vivienda, Jerónimo Fregel, hizo ayer un llamamiento a la tranquilidad respecto a la entrega de las viviendas de promoción pública que estaba ejecutando la empresa Mazotti. Esta constructora presentó recientemente la suspensión de pagos y dejó en el aire un total de 300 viviendas.
Fregel garantizó que estas viviendas será entregadas “casi en el plazo previsto”. En concreto se trata de promociones dentro del municipio de Santa cruz de Tenerife en las zonas de La Gallega, polígono del Rosario, y en La Laguna en Montaña Pacho junto a otras en Gran Canaria y Fuerteventura.
El director recordó que, en unión a Visocan, “tenemos en marcha 4.800 viviendas de protección en toda Canarias, y habrán más si tenemos más suelo”.

La patronal ayuda a los promotores a reducir costes en la ejecución de obras

La Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco), como patronal de la construcción, y ante el cambio de ciclo en el sector, está impulsando acuerdos de colaboración con importantes entidades y empresas para ayudar a sus asociados a reducir costes.
Un buen ejemplo es el acuerdo alcanzado con responsables de las empresas Certum e Internacional Insurance Broker, por el que se ha acordado celebrar a finales de octubre una jornada con expertos en el campo de los seguros, que informará a los empresarios de qué tipo de servicios, pruebas, inspecciones y requisitos son realmente necesarios cuando tienen que contratar los servicios de OCT o un seguro. También se informará del nuevo seguro trienal que entra en vigor el próximo año. La Opinión de Tenerife: La crisis de la construcción pone en la calle a medio millar de trabajadores en Tenerife Unas cinco constructoras se enfrentan a procesos de regulación de empleo y suspensión de pagos  La temida recesión económica parece haber alcanzado ya al sector de la construcción en Canarias. Tras el cierre de la constructora Mazotti este verano, el nuevo curso económico viene acompañado por la amenaza de suspensión de pagos o despido de trabajadores en al menos cinco empresas de la construcción tinerfeñas que podría afectar a casi medio millar de familias.
La crisis del sector también ha suscitado la inquietud en numerosas empresas radicadas en el Norte de Tenerife, aunque algunos restan importancia al tema y se refieren a él como “una crisis pasajera”.
ANA MICÓ-PEDRO HERNÁNDEZ/ SANTA CRUZ DE TENERIFE El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) teme que a estas cinco constructoras puedan sumarse algunas más antes de final de año. El coordinador del sector de la construcción de CC OO, Manuel Pérez Calvante, asegura que no se trata de empresas pequeñas sino de sociedades de entre 50 y cien empleados que nacieron al calor del boom económico. “Muchas de ellas no sabían entonces dónde estaban y ahora no pueden sobrevivir a la caída de la demanda”. Para los sindicatos “la minicrisis está empezando.No es alarmante pero estamos notando que ya afecta al empleo y la producción”, asegura Pérez Calvente.
La confirmación de estos temores vino en verano con la presentación de suspensión de pagos por parte de la constructora grancanaria Mazotti, que ha afectado a más de 200 trabajadores. Este nuevo curso económico se ha estrenado con la regulación de empleo de otra empresa, JJ Alemán, con 170 empleados y sede en el Sur de Tenerife. “No existe suspensión de pagos, aunque sí ha habido rumores”, dice el representantes de CC OO, “pero sí es cierto que la empresa va a proceder a una reorganización de sus empleados por problemas de liquidez”. El proceso de despidos y prejubilaciones ya ha empezado y, en total, la mitad de la plantilla saldrá de la constructora paulatinamente. Según Pérez Calvante ya se ha indemnizado a 15 personas.
Otra de las constructoras en las que podría haber saltado la alarma es Feyconca, ubicada en Los Rodeos, de la que Comisiones Obreras asegura que tiene dificultades para pagar a sus empleados, aunque creen que debería darse un margen hasta el próximo día 5 de octubre. A partir de entonces, el sindicato cree que hay motivos de preocupación.
A partir de Feyconca, cuatro empresas más, con más de 50 trabajadores, estudian su situación financiera y se encuentran bien en proceso de suspensión de pagos o de regulación de empleo. Esto significa que casi medio millar de familias tinerfeñas que viven de este sector podrían verse afectadas en los próximos meses.
El coordinador de CC OO en este sector asegura que los despidos por finalización de obra no inconclusa se han multiplicado y que ninguno de los trabajadores que acude al sindicato renueva sus contratos. “Se trata de una situación que no se daba desde hacía muchos años”, advierte Pérez Calvante.
La crisis del sector también ha suscitado la inquietud en numerosas empresas radicadas en el Norte de Tenerife. Las posibles suspensiones de pagos y reducciones de plantillas es una cuestión constatada por el alcalde de La Orotava, Isaac Valencia, quien ha mantenido numerosas reuniones con empresarios de la comarca. Para el edil, la crisis está provocada por las hipotecas y el alto precio de las viviendas, “pero será una crisis pasajera y el sector podrá levantarse otra vez”, indicó.
Entre las constructoras que no pasan por un buen momento, figura la empresa Pejomar, propiedad de José López. Según fuentes solventes, esta constructora atraviesa dificultades porque tiene aproximadamente 300 viviendas sin vender, lo que supone una seria carga económica. Su propietario, José López, aseguró que “tal y como está la cosas, si cae uno, caemos todos”, y no quiso pronunciarse, ante los rumores de suspensión de pagos y de despidos de más de un centenar de trabajadores.

Desalojo en el antiguo Hospital Militar

A.M.
Mazotti es, por ahora, la única constructora cuya suspensión de pagos ha llegado a los juzgados. Según Comisiones Obreras (CC OO), ya se ha certificado a los trabajadores de la empresa el cierre oficial de la sociedad que ha afectado a unas 70 personas en Tenerife y a unas 150 en Gran Canaria.
Todos ellos han sido despedidos sin garantías de que cobrarán lo que se les debe y deberán esperar al juicio para cobrar sus liquidaciones. Ahora, la mayoría de ellos se colocan en una situación de desamparo y esperan encontrar otro empleo, pero algunos han defendido sus puestos de trabajo hasta el último momento. El pasado lunes, agentes de la Policía Nacional acompañados por el juez que instruye el caso Mazotti desalojaron a los obreros que hasta hace pocos meses realizan una obra en el antiguo Hospital Militar de Santa Cruz de Tenerife.
Estos empleados acudían todos los días a la obra para que no se le acusara de abandonar sus puestos de trabajo, pero el lunes, definitivamente, el juez les notificó el cierre de la empresa y sus despidos.
La empresa Mazzoti tenía adjudicada bastantes obras de carácter público, entre ellas viviendas y centros sanitarios y hospitalarios.

500 puestos de trabajo están en el aire
Las estimaciones más optimistas hablan de la pérdida de medio millar de puestos de trabajo sólo en Tenerife tras el cierre de Mazotti y la suspensión de pagos de otras empresas de la construcción, a las que ha dado de lleno la recesión económica.

6 empresas preparan una regulación
A la suspensión de pagos ya oficial de Mazotti hay que añadir los expedientes de regulación de empleo que ya han iniciado o estudian otras seis empresas del sector en Tenerife, como JJ Alemán y Feyconca, que tiene dificultades para pagar a los empleados.

300 viviendas de promoción pública
La crisis en las empresas de la construcción ha perjudicado a la obra pública, fundamentalmente centros sanitarios, como el Hospital de La Gomera o el centro sociosanitario del antiguo Hospital Militar y a más de 300 viviendas de promoción pública.

-28,3% se reduce el inicio de viviendas
Según datos de la patronal canaria, se ha reducido el número de viviendas iniciadas (-28,3% interanual en el primer trimestre del año) y en los visados de obra nueva (-15,8% interanual en abril y mayo) , lo que hace prever una reducción de la actividad. La Provincia: La venta de viviendas cae más de un 16% en Canarias durante el primer semestre  RUBÉN REJA – LAS PALMAS DE GRAN CANARIA El mercado inmobiliario en Canarias se desinfla y sólo hasta el mes de junio las transacciones de pisos cayeron hasta un 16 % respecto al segundo trimestre del año anterior, al venderse un total de 19.884 inmuebles. Esto representa casi 4.000 operaciones menos que durante el mismo periodo del año anterior, cuando se llegaron a vender en las Islas 23.788 viviendas. “El mercado cambia de ciclo y las ventas se ralentizan, cuando antes todo se compraba sobre plano en pocos meses”, explica un promotor consultado por este periódico, quien reconoce que “la época dorada en las ventas ha llegado a su fin”.

Además, y en el caso del negocio de los pisos nuevos, el descenso es aún más acusado, ya que las transacciones de vivienda nueva cayeron hasta junio por encima del 22 %, al pasar de venderse 13.665 viviendas nuevas en el primer semestre de 2006 a poco más de 10.565 hasta junio de este mismo año. Asimismo, el receso de las ventas en Canarias es mayor que en el resto del país. Así, las ventas de viviendas en España disminuyeron un 10 % durante el primer semestre de este año, según la Estadística del Colegio de Registradores difundida ayer. Por tipos de vivienda, la compraventa de pisos usados en las Islas se redujo un 8 % al pasar de 10.131 ventas hasta junio de 2006 a las 9.310 transacciones del último semestre de este año. En el resto de España, la venta de pisos nuevos cayó hasta en un 6,91 % entre enero y junio de este año, mientras que la reducción en las viviendas usadas fue de un total de 4,32 %.

Sólo en el segundo trimestre del año se inscribieron en los Registros de la Propiedad 205.998 viviendas, de las cuales 119.443 viviendas han correspondido a vivienda usada y 86.555 a vivienda nueva. Entre abril y junio las comunidades autónomas con mayor grado de actividad inmobiliaria fueron Andalucía (43.227), Cataluña (30.744), Valencia (29.701) y Madrid (23.227).

El porcentaje de compraventas de viviendas inscritas mantiene una estructura similar a trimestres anteriores, correspondiendo a la vivienda usada un 58 %, representando las de vivienda nueva un 42 %, de las que el 38,68 % del total general son nuevas libres y el 3,32 % nuevas protegidas.

PROMOTORES. Las promotoras y constructoras consultadas reconocen con pesar que han tenido que modificar su discurso excesivamente optimista de principios de año por un mensaje más moderado. Al parón de las ventas, además, se le ha unido una desaceleración de los precios. De hecho, el último dato inflacionista registrado sobre la vivienda durante el mes de agosto (0,0 %) vislumbra un atemperamiento de los costes de los pisos. Los expertos apuntan que la relajación del ritmo de crecimiento de los precios ha llegado para instalarse. “Si no se mentalizan los propietarios de que están vendiendo muy caro, el mercado no volverá a arrancar”, reconoce un director de una oficina bancaria, que advierte que en el caso de su entidad los préstamos hipotecarios han caído en más de un 20 % en los seis primeros meses del año. “Hemos entrado en un periodo de normalización en el que las ventas se ralentizan hasta en dos años”.

Sin embargo, los constructores se aferran a que la demanda de pisos continuará al menos durante dos años. El flujo migratorio y el acceso a la vivienda de los más jóvenes son los argumentos a los que se agarran. El sector confía en un repunte de la inversión extranjera en los próximos años, que anime a los turistas a comprar vivienda residencial. Las inmobiliarias confirman que comienza a producirse un retroceso en los precios en las zonas turísticas.   VIERNES, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2007TACORONTEEl Día: Veinte familias se sienten estafadas y pueden perder su casa y 700.000 eurosÁLVARO MORALES, Pto. CruzEstafados, “sin anestesia” ni muchas esperanzas, aunque en continua lucha legal desde hace años. Así se sienten los miembros de veinte familias que, desde 2002 y hasta 2006, fueron invirtiendo para adquirir una de las veinte viviendas que construía la empresa Promociones Urbanísticas de Canarias en la urbanización Mirador de Tacoronte, en la calle Pedro Felipe de este municipio. Tras un largo y variopinto proceso legal, las casas saldrán a subasta pública el próximo jueves en el juzgado de La Laguna si alguien no lo remedia antes. El representante legal de la promotora, Juan Luis Hourcade, se mostró ayer convencido de que aún se puede evitar esa salida, pero algunos de los afectados dejaron claro que no lo creen y dan por hecho que perderán el dinero invertido y los inmuebles que concibieron como su futuro hogar.Hourcade, que se encontraba ayer por la tarde en Madrid, admite que los compradores tienen razón y que su promotora vive ahora una situación precaria, “aunque no está en quiebra, pues tenemos más activos que pasivos”. Según su relato, todo se debe a que “el constructor encargado de las obras, J. M. L. A., no invirtió en las casas todo el dinero. Primero se marchó a Brasil. Luego, por medio de un familiar, supimos que había regresado y que se encontraba en el Norte de Tenerife, pero perdimos la pista hasta que, ayer, al conocer que se publicaría la información, investigué y supe que está de nuevo en la Isla tras fallecer su padre, aunque no sé dónde exactamente”.El representante legal asegura que este constructor “dejó en la estacada otros tres proyectos en ejecución en otras zonas de la Isla”. Según sus datos, esta constructora cobró “unos 2,5 millones de euros de la entidad prestamista, CajaMadrid. Además, se le abonaron otros 500.000 euros para terminar las obras y otros 270.000 que no se usaron en los trabajos”. Asegura que los trabajadores dependientes de esta compañía no cobraron y que el proyecto ha supuesto una inversión global de 5 millones de euros.“Los compradores, que, insisto, tienen razón, aunque han querido llevar todo por la vía procesal y de forma muy contundente, en vez de negociar han invertido y, por tanto, están en riesgo unos 700.000 euros. Eso sí, confío en que antes del jueves logremos un acuerdo con uno de los inversores interesados y se evite la subasta, que surge porque CajaMadrid reclama los 2,6 millones que puso en la promoción, a lo que habría que añadir intereses y costas”. Recalca que no quieren sacar beneficio de una operación “que ya es catastrófica, sino evitar la subasta y negociar con los dueños para que recuperen su dinero”.“No le creo nada”La visión de C. B. C., una de las afectadas, es muy distinta. Le reprocha a Hourcade que, desde 2002, cuando compró, “nunca se haya pasado por Tenerife, ni siquiera por los procesos legales”, algo que niega el representante, que señala que ha estado muchas veces, pero que no creía necesario ir a procesos “en los que sé que los denunciantes tienen razón, como éste”.Bello, por su parte, dice que no le cree “ni una palabra” y se muestra convencida de que habrá subasta, perderán sus casas y el dinero invertido, en su caso 30.000 euros más otros 3.000 por hacer parte de la cocina. Además, cree que los que adquieran las viviendas en la subasta harán un gran negocio, “ya que están casi terminadas y, por ejemplo, la mía la compré en 2002 por 150.000 euros y CajaMadrid me la ha tasado ahora en 300.000”.Si la subasta se lleva a cabo, las viviendas tendrán el jueves un precio de salida de 170.000 euros.La Opinión de Tenerife: Los vecinos de Tacoronte protestan por la estafa inmobiliaria Más de cuarenta propietarios de las viviendas ubicadas en la urbanización El Mirador de Tacoronte se manifestaron ayer, en la citada urbanización, en protesta por lo que consideran una estafa inmobiliaria. Los afectados colgaron pancartas en los balcones de sus casas en las que mostraron su indignación por la pérdida de sus viviendas y ahorros, después de que la empresa, Promociones Urbanísticas de Canarias, se declarara insolvente para afrontar el pago a la entidad bancaria CajaMadrid de los más de dos millones de euros invertidos en la construcción de los citados inmuebles.La Provincia: El parón en las ventas lleva al cierre a una veintena de inmobiliarias en las Islas  RUBÉN REJA / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. Vacas flacas para el sector inmobiliario en Canarias. El cambio de ciclo se vislumbra y las primeras señales son nítidas. La desaceleración en la venta de viviendas ha empezado a notarse a pie de calle con el cierre de algunas oficinas de agencias inmobiliarias.

De hecho, hasta una veintena de céntricas oficinas se han visto obligadas a cerrar debido al estancamiento que planea sobre el sector.

De momento, son casos aislados, pero los expertos consultados ya adelantan que “caerán más”. En el sector de las agencias inmobiliarias se habla de recesión y piden un ajuste de precios a la realidad del mercado. Además, dos son los factores que inciden en esta crisis. De un lado, el incremento de la oferta es mayor que la demanda. Así, la imagen se repite en muchas vías y los carteles de se vende son parte del decorado urbano. Por otra parte, no hay que olvidar la irrupción de Internet, ya que se ha convertido en una herramienta cómoda, rápida y barata para buscar piso. Así, el cliente se puede ahorrar hasta el 5% que se lleva la agencia normalmente por intermediar en la compra del inmueble.

VACACIONES ´SINE DIE´. Un hecho palpable de este parón lo ha constatado este periódico que ha contactado con un empleado de una destacada inmobiliaria al que le han dado vacaciones sine die. “Me han dicho que esté tranquilo y que descanse y que ya me llamarán”, asegura este trabajador. Sin embargo, la desaceleración del mercado de viviendas afectará en mayor medida a las agencias pequeñas que han surgido tras la liberación del sector en el año 2000, las que son consecuencia del boom inmobiliario. Oficinas con un solo empleado y un teléfono.

Aquellas con un mayor grado de consolidación que ya estaban trabajando lo notarán menos e incluso se verán reforzadas, aseguran desde Remax, que al contrario que el resto sigue apostando por abrir más oficinas y consolidarse.

Las que “morirán pronto son aquellas que han surgido de forma explosiva y al amparo de la especulación”, continúan fuentes del sector. Además, otro de los motivos que está influyendo en el retroceso de la clientela de las agencias inmobiliarias para la compra-venta de viviendas es la subida de los tipos de interés, que pese al alivio de mantenerse el pasado jueves, sí ha pasado factura al sector. LUNES, 10 DE SEPTIEMBRE DE 2007EL DÍA: Paralizada la construcción de unas 300 viviendas sociales por la crisis de MazottiVarias promociones de pisos que construye el Gobierno en distintas islas están afectadas por la suspensión de pagos presentada por la constructora. Desde Vivienda se garantiza que habrá una solución al problema sin retrasar demasiado la entrega de las casas, que son las dirigidas a las familias canarias con menos recursos.EL DÍA, S/C de TenerifeLa suspensión de pagos presentada por la empresa constructora Mazotti el mes pasado ha dejado bloqueadas varia obras públicas en el Archipiélago. La situación afecta especialmente a las viviendas de promoción pública que construye el Gobierno canario en varias islas, que en estos momentos están paradas y a la espera de que se encuentre una solución que permita seguir adelante con su construcción.Se trata de al menos 300 viviendas repartidas en varias promociones, según los datos de la Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda del Ejecutivo regional, que asegura que el 15 por ciento de los pisos que ahora mismo se están construyendo fueron adjudicados a esta empresa.En el Boletín Oficial de Canarias se recogen hasta 500 viviendas adjudicadas por concurso a Mazotti desde el año 2005. Sólo en 2007, se le ha encomendado levantar una promoción de 42 viviendas de promoción pública en el Polígono El Rosario de Santa Cruz de Tenerife, otras 57 en las Torres, en Las Palmas de Gran Canaria, y 183 en Arrecife de Lanzarote.Parada está también la promoción de 63 viviendas de promoción pública de La Gallega que se adjudicó en 2006. Ese mismo año, Mazotti recibió del Gobierno el encargo de construir 44 más en Telde y otras 50 en Mogán, aparte de seis unidades de Infantil y Primaria en el CEIP María Jesús Ramírez Díaz de Telde.En 2005, se le adjudicaron 20 viviendas en Morro Jable, en Fuerteventura, y más de 40 en el municipio grancanario de Arucas.ValoraciónDesde la Consejería se confirmó la paralización de las promociones que construye Mazotti, y lo que ha hecho el Gobierno ante esta situación es pedir un estudio para valorar la situación jurídica que se plantea y proponer soluciones al problema que se ha producido por esa suspensión de pagos.Según se informó, no se ha recibido aún ninguna notificación oficial sobre la situación en la que se encuentra la empresa, y se está a la espera de recibir alguna información del juzgado. Pero en cualquier caso se quiso garantizar desde el Gobierno que esas viviendas se van a terminar de construir. Aunque aún no se sabe la fórmula que se podrá utilizar para ello, se insistió en que aunque haya que volver a adjudicar las obras, esos edificios se terminarán y las casas se entregarán a los beneficiarios.Las viviendas de promoción pública son las que construye directamente la Administración y generalmente se destinan al alquiler de las familias con menos recursos del Archipiélago.En este caso, la Consejería aseguró que las obras que se estaban realizando iban incluso por delante de los plazos previstos para su construcción, lo cual supone que aunque ahora haya un parón en las obras, el Gobierno todavía espera que se puedan terminar en el plazo previsto, o al menos con poco retraso.Según los datos del Ejecutivo regional, en la actualidad se construyen en todo el Archipiélago unas 1.800 viviendas de este tipo, y además se insistió en la idea de que Canarias es una de las pocas comunidades que financia directamente promociones de vivienda pública.Canarias7.es – 27/09/2007 Actualizada el 27/09 a las 00:13

Canarias7: La firma de hipotecas cae un 51% en julio en Las Palmas

La caída en picado en la provincia arrastra al sector inmobiliario canario JOsé miguel pérez – Las palmas de Gran Canaria Las estadísticas confirmaron ayer que Las Palmas es una de las provincias más perjudicadas de toda España por la ralentización inmobiliaria. El número de viviendas hipotecadas en esta provincia cayó un 51% en julio respecto al mismo mes de 2006. En Santa Cruz sólo disminuyeron un 7%.La caída en picado de las hipotecas materializadas en Las Palmas ha colocado a Canarias como la segunda comunidad con peores resultados, sólo superada por Ceuta, donde la actividad inmobiliaria es mínima. Así, en el Archipiélago canario se firmaron en julio un total de 4.267 hipotecas destinadas a la compra de una vivienda, es decir, 2.177 menos que en el mismo periodo de 2006, lo que equivale a un descenso de un 37,9%. Este desplome contrasta con el aterrizaje más suave en el conjunto del Estado, donde la cantidad de viviendas hipotecadas disminuyó sólo un 2,84%, hasta las 102.267. Pero escarbando un poco más en estas estadísticas, facilitadas por el Instituto Nacional de Estadística, destaca el enorme desequilibrio en los resultados de ambas provincias canarias. Así, en Las Palmas se registraron en julio 1.893 hipotecas destinadas a la vivienda, frente a las 3.882 contabilizadas en el mismo periodo de 2006, lo que significa una pérdida de un 51%. Sin embargo, en Santa Cruz de Tenerife se sumaron 2.374 créditos hipotecarios, mientras que en julio de 2006 se suscribieron 2.562, por lo que el retroceso se queda en el 7,3%. Este recorte de las hipotecas generadas en julio coincide con el incremento del importe medio de los préstamos, que en Canarias creció en julio un 19% interanual, hasta quedarse en los 150.700 euros, una cantidad aún lejana de los 174.000 euros de media registrados en el conjunto del Estado.Los expertos interpretan esta relación inversamente proporcional entre el alza de la cuantía de los préstamos y el recorte de la demanda de estas hipotecas como el resultado inevitable del repunte de los tipos de interés al que se prestan el dinero los bancos europeos: «El Banco Central Europeo sube los tipos, situados ahora en el 4%. La medida, pensada para frenar la inflación, provoca un incremento del principal índice de referencia al que se revisan la mayoría de las hipotecas a interés variable en España, el famoso Euribor (situado en 4,565% en julio y en el 4,666% en agosto. La principal consecuencia, el incremento del volumen de los préstamos hipotecarios, y, por consiguiente, el freno de la demanda de estos créditos hipotecarios por parte de las familias españolas, y sobre todo de las canarias, que se ven imposibilitadas para hacer frente al pago de las cuotas..Cambios. Esta mayor presión sobre los hipotecados se ve también reflejado en el aumento de los cambios en las condiciones de las hipotecas, debido precisamente a los efectos del alza del Euribor. En el Archipiélago, sólo en julio de este año se contaron 1.063 modificaciones en las hipotecas, frente a las 660 sumadas en el mismo periodo de 2006, lo que indica un aumento de casi un 38% en estas operaciones. Casi la mitad de estos cambios tiene que ver precisamente con la revisión de los temidos tipos de interés. En toda España crecieron un 44,2% estas modificaciones.Canarias7.es – 28/09/2007 Actualizada el 28/09 a las 00:23

Canarias7: El precio de los pisos se congela en las Islas

La patronal advierte que el sector de la construcción continuará sumando desempleados en 2008

Jose Miguel Pérez
Las Palmas de Gran Canaria

La recesión en el negocio inmobiliario en Canarias se mantendrá en el 2008 y sus consecuencias se extenderán al conjunto de la economía isleña. La patronal advierte que continuará creciendo el número de parados en el sector de la construcción. Mientras, el precio de los pisos se congela en las Islas.El precio medio del metro cuadrado de la vivienda en Canarias subió un 2,2% en el primer semestre, hasta los 1.494 euros, porcentaje que se acerca cada vez más al aumento de la inflación, y se aleja del desmesurado incremento interanual del 17% que padecieron los canarios hace apenas unos años. En el conjunto de España el precio de la vivienda creció una media de un 4,3% en el primer semestre, hasta los 3.102,24 euros, según un informe de Expofincas. Es una de las pocas noticias positivas en un sector inmerso en una deasaceleración especialmente fuerte en Canarias y que los empresarios prevén que se mantendrá en 2008. Sus efectos más inmediatos han comenzado a notarse, y van más allá de la simple reducción de la venta de viviendas. Una de las mayores preocupaciones se centra en la pérdida de empleos. De hecho, el paro registrado en la construcción fue el que experimentó en agosto el mayor aumento, con un 4,22% interanual, lo que se tradujo en un total de 14.295 desempleados en el Archipiélago. El incremento del paro fue especialmente intenso en la provincia de Las Palmas, con una subida interanual de más del 6%.El presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción de Las Palmas, Jesús García-Panasco, reconocía ayer que el sector está inmerso en un «cambio de ciclo tras un crecimiento espectacular en los últimos años», aunque confía en la fortaleza del empresariado canario para recuperarse del bache. En cualquier caso, la patronal reconoce que el desempleo que provocará esta ralentización se notará aún más en 2008, y «sobre todo en el colectivo de inmigrantes, que aporta una gran masa de trabajadores con escasa cualificación», explica el secretario de la Asociación de Empresarios Promotores de Canarias (Aempic), Ramón Pérez. El secretario de la Confederación Canaria de Empresarios, José Cristóbal García, considera la construcción tendrá que buscar alternativas a la desaceleración inmobiliaria.Las opciones: «el incremento de las promociones de protección oficial y la ejecución de obras públicas».El portavoz de los promotores advierte, eso sí, de que la disminución de las operaciones de compraventa de pisos no se traducirá en el descenso de los precios de las nuevas construcciones. «Sí que habrá que adaptarse a y aumentar la construcción de otro tipo de viviendas más acordes a las posibilidades de las familias, con precios que oscilen entre los 20 y 25 millones de las antiguas pesetas».Vivienda nueva. Caso diferente es el de la vivienda usada. El director gerente de Remax, Triana, Leandro Castro, reconoce que los precios han empezado a bajar muy lentamente, en torno a un 5% en los últimos meses, sobre todo en las zonas con menos demanda. Otro síntoma de desaceleración: Las viviendas tardan cada vez más tiempo en venderse. «Un piso a la venta por 250.000 euros que hace un año se vendía en tres meses, hoy tarda cinco», explica Castro. El director de la inmobiliaria Luján, Francisco Luján, añade que más que un retroceso, el sector está «normalizándose», tras varios años en los que los bajos tipos de interés provocaron el aumento de la demanda y, por tanto, de los precios, que ahora tienden a estabilizarse.

La Nación: Decrecer para vivir

Por Alicia Dujovne Ortiz
Para LA NACION
  El conocido chiste sobre el origen de los argentinos (“los mexicanos descienden de los aztecas; los peruanos, de los incas, y los argentinos, del barco”) encierra un escándalo del que solemos perder conciencia. Significa, lisa y llanamente, olvidar a los argentinos que no descendieron en nuestras costas después de ninguna travesía marítima, porque ya estaban allí. Una reciente relectura de la Excursión a los indios ranqueles, de ese extraordinario escritor que fue Lucio V. Mansilla, me ha vuelto a sumergir en el escándalo originario. La pintura colorida y sabrosa de aquellos indios condenados a la desaparición, a los que Mansilla describe, con un respeto libre de idealizaciones, en sus últimos gestos, como si se tratara de los hombres y las mujeres de Pompeya, captados momentos antes de quedar paralizados bajo un manto de lava, convierte a ese libro en una de las maravillas literarias de la Argentina; un libro que contiene, por lo demás, dos pasajes fundamentales. En el primero, el cacique Mariano Rosas, que lleva el nombre de don Juan Manuel –de quien ha sido el cautivo y el ahijado, gracias a lo cual ha aprendido a leer el diario La Tribuna y a enterarse de lo que en Buenos Aires se planea para su pueblo–, le dice al coqueto y seductor Mansilla, ataviado con su capa roja y revestido con sus más brillantes promesas de pacificación: “Mire, hermano, ¿por qué no me habla la verdad? Usted no me ha dicho que nos quieren comprar las tierras para que pase por el Cuero un ferrocarril […]. Después que hagan el ferrocarril, dirán los cristianos que necesitan más campos al Sur y querrán echarnos de aquí […]” Tartamudeando un poco, Mansilla le contesta: “Eso no ha de suceder, hermano, si ustedes observan honradamente la paz”. “No, hermano –le retruca el cacique–, si los cristianos dicen que es mejor acabar con nosotros.”

Y el segundo es la explicación que Mansilla recibe acerca de la economía ranquel, en la cual una vaca para comer carece de precio. El que necesita, se la pide al que la tiene, que se la da con vuelta, puesto que “el que la recibe, algún día ha de tener”. “¿Y si no llega a tener, o si se muere antes de pagar?”, pregunta Mansilla. “En ese caso, paga la familia o los amigos”, le responden. “¿Y si no tiene amigos?” “No puede dejar de tener.” Contrariamente a lo que sucede con los cristianos, entre quienes “el que tiene hambre no come, si no tiene con qué –piensa entonces Mansilla–, estos bárbaros han establecido la ley del Evangelio; la solidaridad; el valor en cambio para las transacciones; el crédito, para las necesidades imperiosas de la vida”.

Las últimas palabras del libro prueban hasta qué punto el vistoso y refinado coronel sabía que la matanza definitiva llamada Campaña del Desierto se perfilaba ya en el horizonte: “Reíamos sin inquietud cuando debíamos estar taciturnos o gemir. Yo amo, sin embargo, el dolor y hasta el remordimiento, porque me devuelve la conciencia de mí mismo”.

Esta conciencia de nosotros mismos nos ha sido devuelta en estos días, de modo más o menos profundo o superficial, según los casos, a raíz de las muertes por inanición de varios indios del Chaco, indios que nunca conocieron otra cosa que la pobreza en una tierra avara, pero cuya extrema miseria actual excede con creces los límites de la ya conocida. ¿Origen de esas muertes? La caída en el precio del algodón y las talas de bosques para plantar la soja, ese nuevo ferrocarril que avanza fragoroso y trepidante por el territorio argentino, destruyéndolo todo a su paso, tierras, árboles y gente.

No es de extrañar que los nuevos asentamientos hechos de palos y arpillera que surgen día tras día como hongos en los alrededores de Buenos Aires y que, por comparación, vuelven lujosas las villas más antiguas del conurbano, estén poblados en su mayoría por chaqueños y formoseños. La capital de la República no ofrecerá trabajo, pero sí bolsas de basura más repletas de proteínas que las de Resistencia, en cuyas villas miseria ya no es posible resistir.

Desde los tiempos de Mansilla se ha dicho y repetido que el progreso, el desarrollo y, por último, la globalización, servirían para dar pan y trabajo a todos. Aunque la repartija siguiera desigual, el resultado de ese crecimiento permanente y, al menos en apariencia, imposible de frenar, permitiría que todos comieran de una vaca monstruosamente engordada, en la que siempre habría un bife para el que se lo ganara con su trabajo. En lo que a mí respecta, la relectura de Mansilla, los decesos por hambre de los chaqueños y la comprobación cotidiana de que el crecimiento no parecería arrojar como resultado menos indigencia, sino todo lo contrario, me han movido a revisar algunas notas sobre una dulce utopía que, no por serlo, deja de convencerme por completo: el decrecimiento, esa teoría socioeconómica que intenta terminar con la omnieconomización del mundo, que destruye la religión del producir y del consumir.

El padre del decrecimiento fue el rumano Nicolas Georgescu-Roeger, muerto en 1994. Podemos considerar a Gandhi, que decía: “Debemos vivir en forma más simple para que simplemente los demás puedan vivir”, lo mismo que a Ivan Illich y a Jean Baudrillard, como los exponentes de esta filosofía a la que en Italia se llama decrescita y en Francia, décroissance. El año pasado, en este último país, hasta se creó un movimiento político llamado PPD, Partido por el Decrecimiento, que en las últimas elecciones francesas habrá obtenido diez votos como mucho. Está ligado al Institut d’Etudes Economiques et Sociales pour la Décroissance Soutenable y su cabeza pensante se llama Serge Latouche.

Lo que en concreto se promueve con este abandono de la fe en el progreso infinito –absurda, en un planeta finito como el nuestro–, no es regresar a la Edad Media, sino a la producción material de los años 60-70; evitar los viajes kilométricos de las mercancías; relocalizar las actividades; reducir el despilfarro energético; penalizar el gasto publicitario; volver a una agricultura próxima al habitante y a una vida frugal. En otros términos, reducir la acumulación, escuchando el consejo del oráculo de Delfos, más válido que nunca: “De nada demasiado”.

En realidad, Latouche prefiere decir “acrecimiento”, así como se dice “ateo”, para insistir en la carga religiosa de la creencia en el desarrollo. “Acrecer” significa desistir de aplicarle al siglo XXI las ideas del XIX, que triunfaron en el caso de los ranqueles, víctimas del sacrosanto ferrocarril. “El desarrollo –dice Latouche– es una enfermedad que cree ser su propio remedio.” Ahora bien, ¿en qué momento estamos listos para bajarnos del bólido tecnoeconómico que avanza derechito a incrustarse contra la pared? “La alternativa histórica existe cuando la situación no permite otra salida; cuando se está obligado, consciente o inconscientemente, a construir otra sociedad.” Salta a la vista que Francia, con su voto masivo al hiperdinámico Sarkozy y no al mínimo PPD, dista de estar objetiva y subjetivamente en esas condiciones. Toda sociedad que se perciba a sí misma con un grado satisfactorio de desarrollo y que siga esperanzada en encontrar salidas dentro de él, se sentirá poco dispuesta a abandonar la megamáquina, por más cerca de su nariz que se halle el muro.

Como ejemplo de esa “alternativa histórica” que obliga a inventarse otro modo de vida, Latouche y sus seguidores han propuesto el caso de los millones de africanos que viven al sur del Sahara. “Náufragos del desarrollo”, estos hombres y mujeres se las han ingeniado creando redes complejas por medio del lazo social. Es un archipiélago de pequeños oficios y emprendimientos, fuera del campo oficial, compuesto por racimos de personas ligadas entre sí. No se trata, sin duda, de ningún paraíso, pero sí de una autoorganización a la que Latouche califica de “femenina” y que consiste en prestar, en tomar en préstamo, en dar, en recibir, en emprender, y en no guardar lo recibido, sino en colocarlo de inmediato para que los demás aprovechen.

En su Ensayo sobre el don, Marcel Mauss ha desarrollado sus teorías acerca de la obligación de dar, de recibir, de devolver, teorías que recuerdan las de nuestros eliminados aborígenes pampeanos. Otro recuerdo menos lejano nos las trae a la mente: la crisis de 2001. Tanto tiempo después de la excursión a los ranqueles, en la Argentina tuvimos una “alternativa histórica”. Nuestros propios náufragos sobrevivieron gracias a las asambleas barriales, a los mercados de trueque, a las fábricas autogestionadas. Para la clase media en su mayoría, la alternativa duró poco, apenas el tiempo necesario para que el notable repunte de la economía permitiera recuperar la fe. Para una cantidad de indigentes que no ha disminuido, se prolonga hasta hoy. Las cooperativas de cartoneros son el mejor ejemplo; no el único.

En nuestro país, hierven y bullen numerosas cooperativas “arracimadas” que prosiguen con su tarea al margen de lo oficial, o casi. He tenido ocasión de frecuentar una de ellas ( www.vadevuelta.org.ar ), que, además de ocuparse de los obreros de un nuevo tipo –esos trabajadores desempleados, amontonados en torno de las grandes ciudades–, trata de remontar el cauce hasta su nacimiento. ¿Cómo? Costeándose, por ejemplo, hasta Formosa, para que los escuálidos campesinos de una región calcinada y olvidada enumeren sus necesidades –qué semillas les faltan, qué abonos, qué herramientas–, antes de que la desesperación los empuje a armar sus tolderías en los alrededores de Buenos Aires, y antes de que sus chicos se extingan en tres meses fumando paco.

Los indios no han desaparecido: siguen allí. Se los ve cada noche revolviendo basura. Importa poco que quienes la revuelven sean morochos, o rubios teñidos, o rubios verdaderos, o que los muertos del Chaco sean criollos o tobas: la condición de indio se la da el desamparo. Aunque por otra parte, todos nosotros, víctimas de distintos ferrocarriles y de distintas sojas, somos los indios de una sociedad que, como diría Mariano Rosas, no habla la verdad.

Si Cristóbal Colón inauguró la globalización, nuestras sociedades mercantilizadas siguen haciéndonos brillar espejitos ante los ojos. Saltar del bólido en plena carrera requiere no dejarse obnubilar por esos juguetes caros que se pagan caro. La simplificación del deseo se consigue de a varios, en concordancia con aquella idea ranquel de que no tener amigos es imposible, y también a partir de estas tres actitudes contrarias al gigantismo: la supervivencia (por adaptación a lo que se tiene, no a lo que se nos impone como si esas aspiraciones fueran las nuestras); la resistencia (a convertir el progreso en objeto de culto), y la disidencia (que nos permite hacernos a un lado mientras el monstruo se estrella).

En el libro de Mansilla, el cacique Mariano Rosas le pregunta al enjoyado militar: “¿Su Presidente es un hombre bueno?”. ¿Qué podía contestarle Mansilla? Le contestó que sí, y quizá fuera cierto. Sin embargo, mintió: a los indios tenían que disolverlos en la nada para cumplir con un tan supuesto como feroz imperativo histórico, el mismo que hoy condena a millones de náufragos en el mundo entero. ¿Oponerse a esa condena, ya no con la esperanza de un porvenir radiante sino de un achicamiento, justifica la fundación de un PPD? En las presentes circunstancias, competir en el terreno político, en Francia, en la Argentina o donde sea, aspirando a decrecer desde arriba y por decreto, suena risible. Pero oponerse tampoco implica reiterar el célebre “que se vayan todos”. Yo diría que, más bien, significa concentrarse en lo suyo. Pluralidad, infinidad de “suyos” coaligados. Decreced y multiplicaos. A ver, ¿existe un plan viable y poco ambicioso para que los chicos de Gregorio de Laferrère conozcan otra cosa que su gueto natal, y otro para que, a las cinco de la tarde, las madres adolescentes de José León Suárez llamen a sus hijos a tomar la leche, y otro para que en los áridos caseríos del Noroeste se plante papa y zapallo? Acaso en la suma de los proyectos modestos esté el secreto.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: