Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Se acabó la comida barata: se encarece la obtención los recursos naturales esenciales.

Posted by juanjesus en noviembre 2, 2007

Entramos en una era en la que los alimentos serán cada vez más caros por razones estructurales, en una era de tsunami alimentario. De hecho, los precios de la harina, la leche, el arroz, el maíz y la soja han alcanzado cotizaciones records en los mercados (aquí subidas en español). Como en el caso del petróleo, no se acaba la alimentación, sino que se ha acabado la comida barata (en parte debido a la propia carestía del crudo, que ya se reconoce como una tendencia estructural por parte de la Agencia Internacional de la Energía), y su suministro estará sometido a interrupciones y volatilidad creciente, debido a múltiples factores, todos ellos explicables desde el punto de vista del comportamiento ecológico de un “ecosistema humano”: incremento de la población, persistentes sequías, cambios de dieta alimentaria y demanda de cereales, agotamiento de recursos no renovables (agua y suelo fértil), traslado del precio de los carburantes fósiles, dedicación de cultivos a la obtención de carburante, etc. Es preciso insistir en que los motivos por los que suben los precios de los alimentos, más allá de los episodios puntuales de “especulación” y “acaparamiento” para su venta posterior (en sí mismo, signos de creciente pugna por el recurso y consecuencia y no causa de las subidas de precios), son estructurales, como han declarado diversos responsables del sector. El precio del alimento seguirá subiendo progresivamente hasta recuperar la parte esencial del gasto familiar, como siempre ocurrió durante la Historia, donde el principal componente del esfuerzo humano y de la obtención de salario era su posterior inversión en alimentos. Existe una relación directa, olvidada en las partes más “desarrolladas” del Planeta, entre consumo energético y alimentación. Por eso hemos entrado, como dice la patronal alimentaria española, en un “tsunami alimentario”, en la medida en que estamos ante un “tsunami energético”, unido a otros factores: la revolución verde, que nos alimenta, depende hasta extremos sorprendentes de los insumos energéticos (10 calorías de combustibles fósiles para obtener 1 caloría equivalente de alimento humano). El incremento del consumo de energía primaria mundial está llevando a poner en cuestión el modelo en su conjunto: la revolución verde multiplicó las cosechas hasta límites inimaginables, aunque a costa de garantizar que ese modelo no era sostenible (esto es, que tarde o temprano se iba a acabar), al usar recursos no renovables y métodos no duraderos sobre recursos renovables (sobreexplotación de acuíferos, agotamiento de suelos, etc). Estamos presenciando en la primera década del Siglo XXI la probable quiebra del modelo, unido a una serie amplia de disfunciones que agudizan la situación (singularmente, política agraria común globalizadora y paso a los agrocarburantes por las primas ofrecidas). Básicamente, hemos “optimizado” el uso mayoritario del Planeta, para la extracción y conversión de recursos en alimentos, obtención de energía, etc: hemos sobrepasado los límites de “apropiación de la producción primaria neta”.El Profesor Charles Hall, como ecólogo, ha estudiado la posible evolución del comportamiento de consumo energético de nuestra sociedad industrial. Ha estimado que cada vez más la sociedad dedicará recursos a alimentarse y a mantener las infraestructuras existentes, más que a nuevas inversiones o lujos (por ejemplo, él considera el turismo uno de esos lujos en declive). Se basa en que cada vez más, en un Planeta con una gran presión poblacional y disminución de recursos naturales (fósiles, suelo, agua, etc), se necesitarán más recursos – declinantes – para lo básico – alimentación de población – y quedarán menos para los lujos – ocio, turismo, transportes baratos, comidas de otras latitudes, etc.Lo que está ocurriendo es el comienzo de ese proceso de optimización de los ingresos para la alimentación, y para otros usos esenciales. Estamos hablando del recurso esencial, junto al agua, para el mantenimiento de las sociedades: hoy comemos gracias a un uso insostenible de recursos naturales. En la medida en que se profundice en ese uso, más insostenible será el mantenimiento de la ya declinante tendencia de alimentos por persona que el Planeta está viviendo. TEXTOS DE LA PRENSA:  AFIRMAN QUE LA SUBIDA DE PRECIOS ‘NO ES COYUNTURAL’EL MUNDO: Las compañías alimentarias alertan de un ‘aviso de tsunami’ y piden medidas ante la subida de costes§                     El mensaje de la patronal llega tras conocer que el IPC armonizado se ha disparado nueve décimas §                     Grandes empresas alimentarias han anunciado nuevas subidas de sus productos §                     La industria reclama un cambio ‘rápido’ de la política agrícola común §                     El sector prevé una caída del volumen de ventas de entre el 1,5 y el 2% este ejercicio Actualizado martes 30/10/2007 13:51 (CET) EFE | ELMUNDO.ESMADRID.- La Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha asegurado que la situación actual de subida de precios no es coyuntural, sino estructural y alertó de que “no estamos ante un chaparrón, sino ante un aviso de tsunami”, por lo que reclamó a la Unión Europea medidas urgentes.El mesaje de la patronal de la alimentación española llega tras conocer que la inflación armonizada se ha disparado nueve décimas este mes, hasta el 3,6%, según el indicador adelantado. Los expertos apuntan como protagonistas al alza del coste de la energía, del petróleo y de los alimentos no elaborados.La subida del precio de la cesta de la compra parece que sólo ha empezado. Grandes empresas alimentarias -como Danone, Campofrío y Bimbo- anunciaron la semana pasada próximas subidas de sus productos.La leche y otros productos lácteos han aumentado los precios un 20% en los últimos meses, por lo que ya se vende a precio de gasóleo. El pan acumula un alza del 8% y el pollo y los huevos, un 11,3% y un 30%, respectivamente.El secretario general de la FIAB, Jorge Jordana, en rueda de prensa, ha analizado la repercusión del incremento de los precios en las materias primas. En el caso de la industria española del ramo, auguró una caída del volumen de ventas de entre el 1,5 y el 2% durante este ejercicio, si bien aún habrá que esperar a la evolución de los próximos meses de este año “atípico”.El representante de la patronal de la alimentación española ha advertido también de que determinados sectores en España, como el ganadero, el cárnico o el lácteo “lo van a pasar muy mal”.En este sentido, ha comentado que las industrias deberán reformular sus productos para abaratar costes, si bien reconoció que a corto plazo habrá que aprender a convivir con una situación marcada por la subida de costes en la materias primas fundamentales, pero con una gran volatilidad.Reformular políticas en la UETras repasar el contexto macroeconómico actual, anunció también que el incremento de la inflación puede obligar a una subida de los tipos de interés en la UE, lo que, a su vez, volverá a “enfriar la demanda, oscureciendo aún más la evolución del mercado”.Recordó que el incremento de costes está provocando que el sector ganadero “esté al borde de la desaparición” y reivindicó la creación por parte de la UE de un grupo de crisis que adopte medidas urgentes.Entre las acciones necesarias para paliar esta situación de subidas, Jordana abogó por cambiar “con rapidez” la política agrícola común y planteó la necesidad de abaratar al máximo los costes de producción, por lo que urge una revisión de la política sobre transgénicos o de la utilización de harinas de carnes.Además, instó a que las autoridades comunitarias pongan en marcha “una política de stocks” para luchar contra la “aleatoriedad” de las producciones y dijo que es prioritaria la revisión de las políticas energéticas, que hay que tomarse en serio el abusivo consumo del petróleo y que se deben impulsar otras formas alternativas de producciones de energía.Sobre las denuncias de algunas asociaciones de consumidores sobre una posible concertación para subir precios, Jordana negó acuerdos empresariales y reiteró que lo que se ha producido ha sido un “cambio radical” en una situación que no es única en España: en Italia ha habido ‘huelga de pasta’ por el alza del precio del alimento más emblemático de su dieta y los tribunales investigan ahora tal subida.  

INFOBAE.COM: Suba del petróleo impulsa la carestía de alimentos
 
 

Los productos más consumidos del mundo, como pan, carne, azúcar, maíz y arroz se tornan cada vez más caros debido al desarrollo de energías alternativas basadas en cereales, ricino y caña de azúcar La disparada del petróleo no afecta sólo a la billetera de los automovilistas: también empuja al alza los precios de los cereales, entre ellos, algunos de los alimentos más consumidos del mundo -pan arroz y papas- pero alcanzan también al azúcar, carne, leche, huevos y manteca.

El alza de las cotizaciones del crudo, que la semana pasada estableció un nuevo récord de 90 dólares el barril, impulsa el desarrollo de los biocombustibles extraídos del maíz, del trigo, del ricino y de la caña de azúcar, explican los analistas.

El etanol y el biodiesel se vienen convirtiendo gradualmente en una salida para los grandes cultivos, causando un alza general de los precios de los productos de origen vegetal o animal, subrayó recientemente la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El trigo, que valía 152 dólares por tonelada hasta 2006, vale ahora 204 dólares por tonelada, lo que representa un alza de 34%, y seguirá subiendo durante la temporada 2007/08, según la FAO y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el club de los países ricos del planeta.

El maíz subió un 26%, pasando a 103,6 dólares la tonelada entre 2001-2006 a 140,4 dólares la tonelada en 2006/07, y debería subir a 158,9 dólares este año.

En México, donde este cereal constituye la base de la alimentación, el precio de las tortillas, alimento nacional, subió 60%.

Este aumento sustancial afecta así los aceites vegetales (+11%), el azúcar (+14%) y el arroz (+23%).

El alza abarca los precios de todos los alimentos básicos, incluyendo la leche y la carne, así como los cereales empleados para alimentar el ganado.

En China, el precio de los cerdos aumentó un 20% con relación a un año atrás, mientras la carne bovina subió un 6%, según la FAO.

En los Estados Unidos, el precio al por mayor del pollo será este año en media un 10% más alto que en 2006, según el Departamento de Agricultura. Una docena de huevos costará 21% más y la leche será un 14% más cara.

Los precios de la manteca, el queso, la leche y la carne bovina van a subir como mínimo un 15% en 2008, subraya la FAO.

“Hemos alcanzado niveles nunca vistos antes. Lo que es seguro es que los precios van a seguir subiendo, pero no sabría decir hasta dónde”, explica Joe Victor, analista de Allendale.

Los consumidores “deben esperar precios elevados del pan, la pasta, carne, granos y cereales por lo menos hasta comienzos de 2008”.

Este fenómeno puede continuar debido a la utilización cada vez más elevada en 2007/2008 de cereales, azúcar, granos oleaginosos y aceites vegetales para la producción de biocombustibles.

Aunque apenas 16% de la cosecha de 2006 de cereales estadounidenses fue utilizada para la producción de etanol, este año un tercio de la cosecha cerealera será destinada a ese fin, informó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

“Los precios de la mayor parte de los cereales van a seguir aumentando debido a la demanda conjugada de la industria agroalimentaria y de la industria energética”, adelanta Bill Nelson, analista A.G Edwards.

La producción norteamericana de alcohol de maíz debe duplicarse entre 1006 y 2016, mientras que en la Unión Europea los volúmenes de oleaginosos, principalmente colza, destinados a la producción de biodiésel deben pasar de poco más de 10 millones de toneladas (Mt) a 21 Mt en el mismo período, según el Instituto Francés del Petróleo (IFP).

En los últimos cinco años, el crecimiento mundial de la producción de biocombustibles fue de 15% por año, según el IFP.

Los precios de los cereales continúan sostenidos, además, por factores coyunturales tales como la debilidad del dólar o la sequía, que ha comprometido la cosecha de países como Australia y Brasil.

 
Fuente: AFP-NA

 THE STAR: The era of cheap food is overGLOBAL TREND BY MARTIN KHOR In Malaysia, the rising cost of wheat flour and its related products such as bread and noodles is causing anxiety to consumers. It’s the same bad news all over the world, and higher food prices are likely to stay or evenTHE rising cost of wheat flour and its possible inflationary spill over to bread, noodles, cakes, biscuits and chapatti has been making hot news in Malaysia.  It was reported in The Star last Thursday that the price of wheat flour per kilo rose from RM1.70 to RM2.00 on Sept 15 and to RM2.60 on Oct 16. The Government has urged makers of wheat-based food products to restrain from raising their prices excessively.   It is the same bad news the world over. And wheat is only one example. The prices of many other food items are also going up.   In the world market, wheat and milk prices have risen to all-time high levels. Rice is at a 10-year record level. Corn and soyabean prices are also higher than their averages a decade ago. The price of meat has shot up in many countries.  The era of cheap food seems to be over. With demand exceeding supply, there is also concern of impending shortages, as stocks in warehouses decline, and as some countries restrict the export of their food.  We are used to some food prices suddenly going up and then declining again. This is usually due to output being affected by drought or crop disease, and indeed the present drought in some wheat-producing countries is one reason for the recent increase in wheat prices.  But this time there are also other more structural and long-term factors that suggest that the high levels of food prices will remain or climb further.  The first is the rising demand for many types of food in developing countries, due to population growth, rising incomes, and changing tastes.  China is often cited as an example of this rising demand, but there are also many countries where demand is outstripping local supply, thus increasing the pressure on world markets.  The second is the rising cost of inputs that go into producing food. Oil is the prime example. Its price has been shooting up; last week it hit a record of US$92 a barrel and there are predictions of its reaching $100 in due course.  This hits food prices in at least two ways – by driving up the cost of inputs such as tractor fuel and fertiliser, and by increasing the cost of transporting the food across oceans.  The third is the boom in bio-fuels, which is causing land that could be growing food crops to be used for producing crops for fuel.  The increased demand for bio-fuels is causing basic changes to agricultural markets that may drive up the world prices of many farm products, according to a June report by the Food and Agriculture Organisation (FAO) and the OECD (the developed countries’ think-tank).  Their Agricultural Outlook 2007-2016 said that temporary factors such as droughts in wheat-growing regions and low stocks largely explain the recent increases in farm commodity prices.  “But structural changes are underway which could well maintain relatively high nominal prices for many agricultural products over the coming decade,” said the report summary.  The most important change is “the growing use of cereals, sugar, oilseed and vegetable oils to produce fossil fuel substitutes, ethanol and bio-diesel.  “This is underpinning crop prices and, indirectly through higher animal feed costs, also the prices for livestock products.”  The shift of land use from food to fuel is ringing alarm bells. On Oct 26, the United Nations’ rapporteur on the right to food, Jean Ziegler, told a press conference in New York that there should be a five-year moratorium on bio-fuels “as it is a crime against humanity to convert food crops to fuel.  “Bio-fuels are driving up food prices at a time when there are 854 million hungry people in the world.”  Another recent FAO report on (“Crop prospects and food situation”) said that international wheat prices have risen sharply since June, hitting record highs in September, due to tightening world supplies, low stock levels and sustained demand.  The combination of higher export prices and soaring freight rates is “pushing up domestic prices of bread and other basic food in importing developing countries, and causing social unrest in some areas.”  Overall, developing countries are estimated to spend a record US$52bil (RM173bil) in cereal imports in 2007. Other highlights of the FAO report:  > MAIZE prices are well above last year’s levels, despite bumper crops, due to strong demand from the bio-fuel industry;  > THE 2007 cereal harvest will only meet utilisation levels in 2008, meaning that stocks will not be replenished. Cereal stocks will remain at very low levels for the foreseeable future;  > WHEAT stocks are “worrying.” Sustained demand amid insufficient production increase this year may cause world inventories to fall by at least 14 million tonnes to 143 million tonnes, the lowest in 25 years; and  > THIRTY-SIX countries are currently facing food crises.  With food prices on the rise, and with food insecurity increasing as stocks tighten or fall, many countries are already planning to increase their own production of food.  Since the prices of food imports are now so high, it is economically more worthwhile, for both farmers and the nation, to start or increase the production of various types of food crops.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: