Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Canarias, territorio de atascos.

Posted by juanjesus en noviembre 6, 2007

En 7 años (periodo del año 2000 al 2007), el parque móvil de Santa Cruz de Tenerife  Tenerife se incrementó un 22%, (El Día:La ciudad “con” mi coche) un crecimiento que para sí quisieran muchos concesionarios de coches de medio Planeta. En el caso de la isla de Tenerife, había 575.862 vehículos en el año 2003, por 475.000 en el año 1999, según el Gobierno de Canarias.  El número de kilómetros de carreteras en la Isla supera los 1.100. Canarias en su conjunto también ha experimentado este crecimiento exponencial del número de vehículos. Así, ya en el año 2000, , existían 681 vehículos por cada 1.000 habitantes, casi siete veces más que la media mundial, y una de las medias de vehículos por habitante mayor del Planeta, superior a la de Japón, Gran Bretaña, Alemania, Francia, y únicamente superado ligeramente por los EE.UU. Teniendo en cuenta el crecimiento del parque de vehículos en Tenerife en el periodo 1999-2003 del número de vehículos, la isla tendría que haber construido 231 kilómetros de carreteras nuevas en 4 años, únicamente para mantener el estado de “atasco” habitual de las carreteras insulares, y no para agravar el problema. En el caso de Canarias, mantener el incremento del parque móvil con las tasas de 1997 – 2003 hubiera llevado a Canarias a colmatar sus 7.447 kilómetros cuadrados con coches, en el año 2082.  Este mismo cálculo se puede aplicar a otros territorios de España. El país ha construido muchas más carreteras que otros países, y ello ha contribuido – unido al gran y disperso crecimiento poblacional y urbanístico – a atascar las vías metropolitanas.  Siendo Canarias uno de los territorios del Mundo con mayor número de vehículos, no es de extrañar que existan problemas de atasco,

 contribuyendo a ello el acelerado crecimiento de la población, la dispersión territorial de la misma, y su conformación socioeconómica como tierra de servicios y lugar turístico.  Las promesas de que la construcción de más vías o aparcamientos “resuelven” el “problema” de no poder llegar con el “tiempo acostumbrado” al destino habitual, carecen de credibilidad. El ritmo de probable construcción de vías, de extrema complejidad en un territorio cuya medianía y costa se haya prácticamente colmatada de edificaciones e infraestructuras, nunca podría acercarse al incremento del parque móvil.  La “ralentización económica”, que previsiblemente va a desembocar en una importante crisis económica insular, debido al ya anunciado “agotamiento” en el crecimiento del modelo económico existente (declive del turismo y de la construcción, estrangulamiento del consumo y paralización  de la capacidad de inversión), frenará igualmente la adquisición de coches, y de hecho ya se está ralentizando. Sin embargo, Canarias ha llegado al momento histórico de máxima producción de petróleo (hemos pasado el cenit, afirma el Ex – Jefe de exploración de ARAMCO, la empresa nacional de petróleos de Arabia Saudí, el país con más reservas probadas de petróleo) con una total dependencia de su transporte terrestre del coche privado, y con unas empresas públicas de guaguas en situación de endeudamiento insostenible o casi quiebra técnica. Por lo tanto, las Islas vivirán, junto a precios cada vez más altos del combustible – y el mantenimiento de los atascos – un transporte público que languidece – su baja ocupación por vehículo y la falta de carriles propios lo convierten en un sistema de bajísima eficacia -.  En el fondo de esta situación se encuentra la inviabilidad absoluta del modelo. No existen fórmulas “sencillas” para cambiarlo. Debido a que no existe espacio excedente en la isla, en las mismas infraestructuras de carreteras compiten los modos privado y público (con la excepción del tranvía entre Santa Cruz de Tenerife y La Laguna, que tiene plataforma reservada y prioridad de paso).

Las carreteras atascatas de accesos a las áreas metropolitanas o a los cascos urbanos no soportan mayores ampliaciones, y únicamente se distrae algo más al conductor con la construcción o promesa de circunvalaciones que alejan al vehículo del destino, desvían los atascos a otras zonas, agravan el problema de la dependencia del coche y paraliza inversiones en el transporte público.  El ciudadano “hipermovilizado” compuesto por las últimas dos generaciones de canarios (en los años 40, en Canarias apenas había unos 15.000 vehículos) “exige” no tener atascos, tener aparcamiento y llegar “a tiempo” a su lugar de trabajo u ocio. Sin embargo, vive en una ciudad atascada en la que el vehículo – cuya función es trasladar al punto de destino – se convierte en lugar de “residencia” virtual durante varias horas al día. La alternativa del transporte público en guagua que comparte los atascos le parece ridícula, y con razón. Por un lado, le imposibilita hacer su vida de abundantes desplazamientos diarios (ha configurado su agenda basando sus relaciones en la cercanía creada con el coche, no a pie o en transporte público), y por otro sabe que tardaría mucho más para cumplir esa agenda, impuesta por el ritmo moderno, un tanto desquiciado.  Vivimos épocas de promesas infundadas. Hay problemas, como el de la movilidad en muchas zonas de Canarias, que carece de “solución” para mantener determinados ritmos y estándares de movilidad. Es literalmente imposible que exista un hábitat disperso al máximo, unos centros de trabajo concentrados, un territorio insular que no se puede expandir, un crecimiento del parque móvil y de habitantes importante, una marginación del transporte público a las vías del transporte privado, y no pretender tener atascos.  

Por eso, únicamente cabe una opción: abandonar el modelo. Para ello, se deberían cerrar múltiples vías al transporte privado, señalizar otras tantas para que el transporte público tenga prioridad, y garantizar así que el transporte público tenga preferencia, una ocupación mayor por vehículo, y traslade a más personas. Pero, sin embargo, esta medida será inviable si se pretende mantener los patrones de movilidad y residencia que tienen las islas. El transporte público, en zonas de baja densidad, incrementa de forma considerable los tiempos de desplazamiento, por muy efectivo que éste sea, y obliga además a los ciudadanos a caminar para ir a la parada. Parece que los ciudadanos no están dispuestos a aceptar pasar más tiempo en el transporte público, y prefieren hacerlo cada uno en su vehículo particular. No debemos culpar de todo lo que ocurre a la insuficiencia del transporte público, o a las “autoridades”, sin mirar en el ombligo de nuestro comportamiento como personas motorizadas (en ocasiones, sin alternativa posible, y en otras por razones muy diversas). Simplemente, aspiramos a movernos mucho, a coste barato y en poco tiempo. Ya pasó la era “dorada” de la hipermovilidad, y ahora estamos pagando el coste del crecimiento exponencial. Quedaría renunciar a movernos tanto – cambiar de estilo de vida – y considerar que el desplazamiento a otro lugar lleva tiempo, y una inversión cada vez mayor. Lo haremos, con el tiempo, obligados por la recesión económica, los precios insoportables de la energía, y otros factores, pero mientras tanto agudizamos los problemas para el futuro, dependiendo cada vez más del vehículo privado. El problema, pues, es mucho más amplio que el de los modos motorizados y las vías de transporte: es de modelo socioeconómico y de percepción errónea de las distancias y el tiempo, por parte del “hombre hiperdesarrollado”, que considera que moverse rápido es un derecho adquirido, y exigible, aunque bien es cierto que es, al tiempo que un hombre exigente, un hombre “atrapado” en su propio coche, con una velocidad media de traslado que en ocasiones no supera al de una persona andando. Sin embargo, los límites del territorio y los recursos del Planeta, en forma de atasco, nos dicen reiteradamente que esa situación no se puede mantener más – es insostenible -, y a buen seguro viviremos una gran transformación – en sentido inverso a la presenciada en las últimas décadas – de declive de la movilidad privada, debido a esos límites. Hasta entonces, en la medida en que no se quieran tomar medidas de cambio de modelo, seguiremos atascados.

 LUNES, 05 DE NOVIEMBRE DE 2007EL DÍA: La ciudad “con” mi cocheLas celebraciones de días y hasta semanas sin coche y de fomento de la movilidad, habituales con la llegada del otoño desde su inicio en el año 2000, han ido languideciendo con el paso del tiempo hasta su desaparición en 2007 por distintas razones, desde “el desinterés europeo” a las muchas obras en la ciudad.J. D. MÉNDEZ, S/C de Tfe.Ni el tranvía ni las campañas de mentalización, ni parece que nada realmente efectivo. Los vehículos privados siguen campando por sus respetos en Santa Cruz, al menos los días laborables, porque el jueves de la semana pasada, Día de Todos los Santos, fue “una balsa de aceite”. Y a este panorama no contribuyen ya las jornadas sin coche y hasta las semanas enteras de movilidad que proliferaron desde el año 2000 y luego fueron decayendo hasta desaparecer por completo este 2007 por diversas razones, entre ellas “el desinterés europeo” y el hecho de que “la ciudad esté en obras”, aunque también lo estaba en años anteriores.Lo cierto es que entre 2000, año de inicio de esta iniciativa, y el actual 2007 el parque móvil municipal subió un 22%, ya que de 129.000 vehículos ha pasado a 157.000. Por cada ciudadano hay de media 1,4 coches, cifra que sale de dividir el censo de 226.232 vecinos por los 157.069 vehículos, Simplemente, impresionante.Entre 2000 y 2005, el Día sin Coche se celebró en septiembre y si en la primera edición se circunscribió al centro, ya en la segunda se extendió a barrios como Añaza, La Salud y Ofra. “La ciudad sin mi coche” se llamó la actuación, que contó con la circunvalación gratuita en guagua por el casco urbano.El tercer año, en 2002, bajo el lema “La ciudad sin mi coche. Un compromiso ciudadano”, se desarrolló un programa promovido por la Comisión Europea en el que tomaron parte 1.025 ciudades y más de cien millones de personas. Quedó prohibido circular en las calles del centro, con actividades, y de nuevo en Añaza.Ya en 2003 bajó la intensidad de la celebración y sólo se cerró la Zona Urban. Fue un acto más bien testimonial.En 2004, la seguridad de los niños centró el objetivo del Día sin Coche con corte del tráfico de nuevo en la Zona Urban y la Rambla Central de Añaza. Entre el 16 y el 22 de septiembre se celebró “La semana europea de la movilidad”. Ya en 2005, bajo el eslogan “Al trabajo sin mi coche”, los actos se limitaron a juegos en el centro sin corte de tráfico. Y en 2006 todo quedó en el simbolismo de la mentalización, porque no hubo actos concretos, al igual que en este 2007, donde pasaron septiembre y octubre sin Día sin coche. El concejal.- Hilario Rodríguez, concejal de Tráfico, explica que “el Día sin Coche fue una iniciativa siempre muy criticada porque se quería para reflexionar y mentalizar, pero luego siempre salía que Santa Cruz estaba cerrada. Hubo problemas con los comerciantes y este año a nivel de Estado y europeo no ha tenido la importancia de otras veces. Además, no nos parecía oportuno cerrar la ciudad con las obras que se desarrollan en la plaza de España y de La Candelaria. Y la utilidad del tranvía está aceptada por la mayoría”.

Evolución del parque móvil tinerfeñoLa Opinión de Tenerife: Los vehículos de la Isla superan el medio millón para mil kilómetros de carreteras (marzo de 2007). Existe una media superior a los dos vehículos por cada tres habitantes  El parque móvil de Tenerife supera la cifra de 550.000 vehículos, según fuentes del Cabildo insular, cuando en toda la provincia circulaban 660.517, según cifras del año 2005 proporcionadas por la Dirección General de Tráfico (DGT). La evolución en los últimos años ha sido muy moderada, ya que en 1999 eran 534.378 los vehículos de las islas occidentales, rondando en Tenerife la cifra de 475.000. TONY M. ÁLAMO / SANTA CRUZ DE TENERIFE La población, sin embargo, sí que ha sufrido un aumento espectacular. En 1999, estaban censadas en la Isla 692.366 personas, cuando en 2005 casi superan los 850.000 habitantes. Este aumento poblacional no se ha reflejado en el parque móvil puesto que la media actual es de 1,45 habitantes por cada vehículo; mientras que a finales de la década pasada existía idéntica relación entre un vehículo y el número de residentes en la Isla.
En cuanto al tipo de vehículos, de los 660.517 que circulan por la provincia, más de dos tercios son turismos. Un total de 450.839 automóviles componían el marque móvil de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. El segundo tipo más frecuente, aunque con mucha diferencia, son los camiones y furgonetas, que hace dos años eran más de 160.000 en las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro. Las motocicletas son el tercer tipo de vehículos en cuanto a su número en la provincia occidental, sin embargo éstas apenas superan las 31.000. Los autobuses y los tractores y demás vehículos industriales, prácticamente empatan en cuanto a su presencia, con una cifra que ronda los 2.500 vehículos. Por último, siempre citando datos de la DGT, en la categoría de otros vehículos, quedan 13.083.
En el primer quinquenio de la década la evolución en el parque móvil provincial fue diversa. De 562.143 que había en la provincia en el año 2000, se ascendió a una media de 25.000 cada doce meses. Sin embargo, entre 2002 y 2003 hubo una reducción en el parque móvil de la provincia. De 605.283, se pasó a 601.946 al año siguiente. Sin embargo, esta caída fue una excepción, ya que en 2004 volvía a subir a 630.950, con una media de 30.000 unidades más que se mantuvo hasta el siguiente 2005.
Más de mil kilómetros
El número de kilómetros de carreteras en la Isla supera los 1.100. Las 128 vías que están denominadas como carreteras en Tenerife son una muestra muy clara de la dispersión que padece el territorio insular, que es uno de los motivos principales del alto número de vehículos del parque móvil. Desde la TF-1, la autopista del Sur, que va desde Santa Cruz hasta Armeñime, a la carretera TF-665, que une la TF-28 con Los Cristianos están situadas todas las carreteras de la Isla.
En cuanto a distancias destacan los 99,07 kilómetros de la TF-28, la carretera general del Sur, que desde Taco hasta Los Cristianos es la vía más extensa de Tenerife. La segunda más larga es la TF-21(82,63 kilómetros), que une la Cuesta de la Villa, en la Orotava, con Granadilla, recorriendo Las Cañadas. Por otro lado está la más pequeña, la TF-276, que sólo cuenta con 390 metros desde la TF-24 hasta Las Raíces.

Las ventas descienden

Efe
La venta de vehículos en Santa Cruz de Tenerife se cifró en 2.602 unidades en febrero de este año, lo que supone un descenso en un 12 por ciento respecto al mismo mes de 2006, según informó ayer la Asociación Provincial de Empresarios Importadores y Concesionarios de Automóviles (Apeica). Las matriculaciones de camiones lideran la caída con un 23,53 por ciento y le siguen los turismos, con un descenso en un 15,17 por ciento, y los todoterrenos con un 12,50 por ciento, afirma Apeica en un comunicado. Las furgonetas registran una caída más moderada con un 3,32 por ciento menos y los furgones se mantienen con una ligera mejora en un 0,36 por ciento, mientras que las guaguas aumentan en un 33 por ciento, con cuatro unidades matriculadas en el mes, en toda la provincia. Los vehículos destinados a alquiler sin conductor vuelven a liderar la caída con un 33 por ciento menos, seguido del mercado destinado a los particulares que empeora en un 10,91 por ciento, mientras que las empresas cierran con una bajada en un 6,72 por ciento. ARONA

Diario de Avisos: Comienza la obra del anillo insular entre Santiago del Teide y AdejeLos trabajos se iniciaron a la altura del enlace de Chío, en el kilómetro 22,5 de la nueva vía A.Mel/ N. Dorta
Arona

La Consejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias dio comienzo ayer los trabajos del tramo del anillo insular contemplado entre los municipios de Adeje y Santiago del Teide.

Según informaron a este periódico fuentes consultadas de dicha Consejería, las obras se iniciaron a la altura del kilómetro 22,5 de la nueva carretera, que se ubica en el enlace de Chío (entre Santiago del Teide y Guía de Isora) y consisten “en el desbroce del terreno y la excavación del mismo para buscar la rasante de la explanada”.

Además, la Consejería de Infraestructura hizo público el anuncio ayer, en el Boletín Oficial de Canarias, por el que se declara la urgente ocupación de los bienes y derechos afectados por la expropiación forzosa que contempla este proyecto, un expediente que afecta a más de 600 propietarios, entre empresas, particulares, ayuntamientos y dueños ’indeterminados’ de suelo rústico, formado principalmente por huertas, jardines, eriales y poco más. La urgencia de la misma se basa en la necesidad de ejecutar a la mayor brevedad las obras contempladas en el citado proyecto para solucionar los graves problemas de seguridad vial que padecen las carreteras TF-82 y TF-47 (antigüedad e intenso tráfico, superior a los 12.000 vehículos).

La actuación, una de las más importantes de Canarias a nivel de infraestructuras viarias, se dividirá en varias fases, tardará 31 meses en concluirse y costará más de 167 millones de euros. Ya ha sido adjudicada a las empresas Ferrovial Agromán, S.A., Mejías y Rodríguez, S.L., Construcciones Darias, S.A., Gomasper, S.L., y VVO Construcciones, S.A.

Así, el proyecto (que incluirá pequeñas modificaciones y ajustes en el trazado) define una vía que pretende ser la primera fase de prolongación de la autopista del Sur hasta Santiago del Teide, hasta ahora solventada por una obsoleta TF-82, de interés regional, que tiene dificultades para aguantar los miles de vehículos diarios que la transitan. Las obras proyectadas en esta carretera de Adeje-Santiago del Teide, incluyen un ramal de conexión con la zona costera, entre las poblaciones de Alcalá y Playa San Juan, justo donde tiene previsto su desarrollo el futuro Puerto de Fonsalía.

Durante la primera fase del proyecto, se prevé realizar la autopista hasta Guía de Isora y continuar hasta Santiago del Teide con una vía rápida, que será una de las plataformas de la futura autovía a realizar en una segunda fase. Se contempla también una vía de conexión con la zona costera que se desarrolla íntegramente en el municipio isorano, que si bien está planeada también como autovía, en esta primera fase sólo se contempla el desarrollo de una de las plataformas como vía rápida, aunque todos los tramos en vía rápida se han diseñado teniendo en cuenta la futura ampliación de la autopista, así como la franja de suelo a expropiar.

Asimismo, desde el Gobierno de Canarias se informa que el proyecto contempla un total de 70 estructuras, entre viaductos, pasos superiores y pasos inferiores. También desde el cruce de la Atalaya, (Adeje) seguirá la situación como hasta ahora y los vehículos podrán establecer conexión con la autopista TF-1 mediante un tramo de transición de autovía de 160 metros, la carretera de la costa (TF-47) en dirección a Los Gigantes, la carretera TF-82 hacia Guía de Isora y el viario de servicio previsto en la zona. 

 
Índice Siete: Matos desgrana el proyecto de la Autopista Exterior en una conferencia ofrecida en la UNED
Tenerife| Miércoles, 10 Octubre, 2007 – 12:41 PM

   
 
La sede lagunera de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), sirvió de escenario al portavoz del Grupo Socialista del Ayuntamiento de La Laguna, Gustavo Matos, para ofrecer la conferencia ‘Autopista exterior, ¿una infraestructura necesaria?’. El periodista Félix Díaz fue el encargado de presentar el acto, ofreciendo una visión global del proyecto de la Autopista Exterior y moderando a continuación el pequeño debate que se generó.  

 

 ABC: El parque de vehículos creció más que la población en Gran Canaria y La PalmaEP7-1-2004 00:05:42SANTA CRUZ DE TENERIFE. El crecimiento continuo de la población en Canarias lleva aparejado un notable aumento cada año del parque de vehículos disponible en las Islas. El extremo de esta relación entre población y número de coches lo reflejan los datos de La Palma y Gran Canaria, islas en las que en 2001 el parque de vehículos creció a un ritmo superior del registrado en los datos de población residente.La carga que ejerce la población sobre el territorio se materializa en diferentes factores: consumo de energía, vivienda, aumento de las necesidades en infraestructuras públicas, entre otros. Entre los elementos que generan mayor carga sobre el territorio se encuentra el parque de vehículos, que anualmente crece en una proporción de ocho automóviles más por cada diez nuevos residentes en Canarias, según se desprende del análisis de los últimos datos disponibles del Instituto Canario de Estadístico (Istac) sobre número de vehículos y población, referidos a 2001. Los datos del Istac muestran un crecimiento de la población grancanaria entre 2000 y 2001 de 14.328 personas, mientras que el número de vehículos registrados en las administraciones públicas de la isla aumentó en 19.087. Esto significa que la isla incorporó 13 automóviles más a su parque de vehículos por cada 10 nuevos residentes. Gran Canaria soporta la carga de 623 vehículos por cada 1.000 habitantes.Un efecto similar sufrió la isla de La Palma, donde los datos del Istac registraron 1.836 residentes más en 2001 que en el año 2000. La misma institución constató la incorporación de 2.285 vehículos a las carreteras palmeras. Esto supone que las carreteras de La Palma vieron crecer el número de automóviles que las transitan en una proporción de 12,5 por cada 10 nuevos residentes. Con todo, la isla tiene ya 643 coches por cada 1.000 habitantes.Pese a la llamativa evolución de Gran Canaria y La Palma, estas dos islas no son las que registran la mayor densidad de vehículos por habitante. Lanzarote y Tenerife superan con creces los registros grancanarios y palmeros.El territorio conejero soporta en sus carreteras y su medio ambiente la existencia de 905 vehículos registrados por cada 1.000 residentes en la isla. Esta isla dispone, por tanto, de diez vehículos por cada once habitantes. Lanzarote continúa aumentando, pese a todo, su parque automovilístico y también su población. En 2001, el número de residentes creció en 6.734 personas, lo que en términos porcentuales representó un 7 por ciento.CrecimientoEl parque de vehículos pasó de tener 89.128 unidades en 2000, a contar con 93.301 un año más tarde, lo que representa un crecimiento que ronda el cinco por ciento.Evidentemente, el número de vehículos para alquiler por los turistas que visitan las Islas influye en buena medida en la alta densidad que presenta el parque de vehículos de Canarias. En el conjunto de las islas, existen 681 unidades por cada 1.000 habitantes. Este efecto también se produce en Tenerife, donde, según los datos del Istac, existen 715 vehículos por cada 1.000 habitantes. Dicho de otro modo, en las carreteras tinerfeñas se mueven 10 vehículos por cada 13 residentes. En tan sólo un año, Tenerife incorporó 24.379 unidades a su parque de vehículos, el número más amplio en la comparativa entre islas.En el polo opuesto, se sitúan La Gomera y El Hierro, cuya densidad de vehículos es de 584 y 588 por cada 1.000 habitantes.  

Anuncios

Una respuesta to “Canarias, territorio de atascos.”

  1. […] ha ido imponiendo, especialmente en las urbes de las islas. Como pueden consultar en el blog amigo, Crisis en Canarias, la cifra de ratio coche/persona es sencillamente escandalosa en el archipiélago. Es urgente […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: