Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Menos consumo, menos recaudación: tensión creciente entre consumo de recursos naturales y mantenimiento del crecimiento.

Posted by juanjesus en noviembre 20, 2007

El menor consumo afecta a lo que se recauda, y esto a su vez al conjunto de la economía, al ser los poderes públicos unos importantes empleadores, impulsores de la economía, etc. Sin consumo, no hay nuevas carreteras, ni programas de subvenciones, ni sueldos públicos, etc. Los presupuestos públicos nacen del consumo de recursos, y en la medida en que éstos sean “renovables” lo será la recaudación como modelo para asegurar los gastos y la economía en general. El agotamiento del modelo actual viene dado por la multiplicación internacional de la demanda (en algo más de cuatro décadas, la población del Mundo se ha duplicado), y porque la oferta de grandes recursos (agua, petróleo, suelo, clima estable, etc), está dando grandes síntomas de agotamiento. Por eso no son válidas políticas de “estímulo de la demanda”, porque la fase de “pos-exuberancia” en la que nos encontramos precisamente busca “deprimir la demanda” de nuevos recursos: menos recursos para repartir a más. La consecuencia son las subidas de precios, acompañadas de los fenómenos especulativos habituales de esos escenarios. ¿Por qué no sube más el consumo? En el caso de la www.burbuja.info  (burbuja inmobiliaria), por diversos factores relacionados con el refugio de una gran masa monetaria especulativa (sin base real), una época de extensión de la globalización con energía barata, y la mayor aceleración histórica del uso mundial de recursos (minerales, energía, suelo agrícola, madera, etc). Sin embargo, esa tendencia se ha invertido: EL PAÍS: Las hipotecas contratadas en el trimestre caen un 30%. Ha sido una década de enorme crecimiento, encabezada por China e India, cuyas tasas de consumo per capita son infinitamente inferiores a las occidentales. Ese crecimiento ha apresurado la llegada a los límites, sobre todo a la época de los límites de energía fácil, sustento del crecimiento.Tras llegar a los límites, es normal el ajuste. El ajuste traerá menor consumo:   EL PAÍS: La ‘crisis del ladrillo’ costará a las regiones 4.200 millones, lo que a su vez supondrá menor recaudación y, por consiguiente, menor gasto público y una “ralentización” económica. La tendencia normal será el intentar incrementar el consumo, pero el freno a esa tendencia vendrá dado por los “límites físicos”. Una de las formas de plasmarse esos límites es el “racionamiento por vía de los precios” (EL PERIODICO: La cesta de la compra resulta un 20% más cara que hace un año): la inflación – y su coetánea especulación – es habitual para explicar el método de reparto de recursos del actual modelo. Es su forma de “destruir la demanda”. Que exista especulación es consecuencia y no causa de las subidas de precios. La especulación (el estraperlo, el contrabando, etc) se maneja en ámbitos de mayor demanda que oferta. La diferencia es que el actual escenario es estructuralmente diferente. Se pensará que la vía de “corregir” los pactos de precios u otras componendas pueda aplacar el problema, pero, sin restar importancia a ese aspecto, estamos ante una cuestión sustancialmente diferente. El modelo de empleo actual está basado en el crecimiento de la actividad económica y ésta, a su vez, en el crecimiento en el uso de los recursos naturales (energía y materias primas). Esta relación está constatada. Los “desacoplamientos” entre crecimiento y uso de recursos no son reales: la intensidad de la energía por unidad producida ha bajado en algunos países muy abundantes en consumo, pero por motivos muy diversos no relacionados con ningún cambio de modelo: externalizan la producción de muchos productos intensivos en consumo energético (ejemplo: importación masiva de bienes de consumo de los “dragones asiáticos”; alcanzan grados de “satisfacción” y “saturación” en el consumo, difícilmente superables en sectores determinados de la población; etc. La correlación, pues, entre empleo en el modelo actual y consumo de recursos no renovables es evidente. Al existir límites, nuestro margen de maniobrabilidad se reduce al “ajuste” o al “cambio estructural”, sin que lo segundo sea garantía de nada, más allá de la necesaria adaptación a un ritmo decreciente de ciertos recursos. Sin embargo, nuestro modelo mental y socioeconómico de crecimiento perpetuo nos ciega para poder plantear modelos decrecentistas, nada sencillos, pero al menos más reales para afrontar el descenso energético y en la disponibilidad de recursos que afrontamos.   EL PAÍS: Las hipotecas contratadas en el trimestre caen un 30%EL PAÍS – Madrid – 20/11/2007 A pesar de que el crédito hipotecario sobrepasa el billón de euros y de que en septiembre creció a una tasa anual del 17,6%, la concesión de préstamos para la vivienda da síntomas de agotamientos. En el tercer trimestre del año se cerraron un 30% menos de hipotecas que en el mismo periodo de 2006, según las estimaciones que la Asociación Hipotecaria hace sobre los datos no definitivos del Banco de España. El crecimiento del 17,6% de septiembre es inferior a la del mes pasado, el 18,4%, y a una distancia sideral de la del año pasado, el 24,7%.Movimientos en la banca europea EL PAÍS: La ‘crisis del ladrillo’ costará a las regiones 4.200 millonesEL PAÍS – Madrid – 20/11/2007 Las comunidades autónomas también pagan la crisis inmobiliaria. Un estudio de Standard & Poor’s estima en 4.200 millones de euros el dinero que las administraciones autonómicas dejarán de recaudar en 2009 por la desaceleración del sector. Mientras que en 2006 ingresaron 11.400 millones, el estudio prevé una caída del 37%. La agencia asegura que los fondos procedentes del ladrillo son “el mayor riesgo” para las finanzas de las autonomías, cuyos ingresos proceden en un 9% de la actividad inmobiliaria.Además, el estudio prevé para 2009 una disminución en el número de compraventas de pisos superior al 35%, y no descarta una ligera caída de precios ese mismo año. 11/11/2007  TENSIONES POR LA EVOLUCIÓN DE LOS ALIMENTOSEL PERIODICO: La cesta de la compra resulta un 20% más cara que hace un año1.                  • La subida del pollo, el pan, la leche, los huevos y la fruta eleva en más de 30 euros la compra semanal2.                  • Defensa de la Competencia investiga si existe concertación de precios entre los empresariosSi desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen. ROSA M. SÁNCHEZ / MADRID
JOSEP M. BERENGUERAS / BARCELONA
Las fuertes subidas en los precios de alimentos básicos, como el pan, el pollo, la leche, los huevos, las frutas y las verduras van a encarecer, de media, el 20% el gasto familiar en alimentación. Así, la familia que hace un año se gastaba entre 150 y 180 euros en la compra semanal, gasta ahora, entre 180 y 216 euros. Todo ello, en un contexto en que los salarios han crecido en torno al 3,5%, de media.
Los cálculos son de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), a partir de una compra semanal tipo y, curiosamente, están en línea con los datos que se desprenden de la encuesta de precios de la alimentación, que elabora el Ministerio de Industria, y de la encuesta de presupuestos familiares, del Instituto Nacional de Estadística (INE).
Según los últimos datos del Ministerio de Industria, correspondientes a los precios de los alimentos de octubre, la carne de pollo ha subido el 18,31% en un año; la leche, el 18,39% y los huevos, el 10,38%. Por encima del 8% han subido productos como limones, manzanas, naranjas, peras, plátanos, acelgas y cebollas, que anotan una espectacular subida del 20% y se pagan, en media a 1,14 euros el kilo. Además, según los datos del IPC, el pan ha subido el 8,1% en un año.
A partir de la encuesta de presupuestos familiares que elabora el INE es posible saber cuánto pesan estos alimentos en la compra de los hogares. Dejando a un lado el pago de la hipoteca, las familias dedican alrededor del 22% de sus gastos a alimentación.
ALIMENTOS, HIPOTECA Y GASOLINA Según el INE, de cada 100 euros que se dedican a alimentación, 30 se gastan en pan, pollo, leche, huevos, frutas y hortalizas. Con el encarecimiento de estos productos, estos 30 euros se han transformado en 38,27 euros, lo que supone una subida del 27%. Si se tiene en cuenta que otros productos han bajado (como el aceite, la carne de cordero, las judías verdes o los tomates) o han subido poco (como la patata), la resultante del 20% a la que ha llegado la Ceaccu no resulta nada descabellada.
“El consumidor está muy preocupado. Los sueldos suben como el IPC pero algunos alimentos suben mucho más. Puede parecer anecdótico, pero no todas las economías familiares son iguales” explica Manel Ruiz, director técnico de la Unió de Consumidors de Catalunya (UCC).
“Además han subido los préstamos hipotecarios y las cuotas son unos 50 euros más caras que hace un año y las gasolinas han subido”, explica la presidenta de Ceaccu, Isabel Ávila. Ceaccu calcula que el presupuesto mensual de gastos familiares ha subido más de 250 euros.
Según esta y otras organizaciones de consumidores, el problema “no es coyuntural”, como ha explicado hace unos días el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Senado. Sino que es “estructural” y tiene que ver con “falta de competencia”, explica Isabel Ávila.

SUBIDAS UNIFORMES Ceaccu ha denunciado ante la Comisión Nacional de Competencia (CNC) a las organizaciones empresariales Ceopan y Propollo, que agrupan a la mayoría del mercado del pan y del pollo, por entender que han emitido “consignas” sobre subidas uniformes de precios. El 30 de octubre, la CNC comunicó que “en el marco de una investigación de oficio” ha llevado a cabo inspecciones en las sedes de empresas y de asociaciones sectoriales para determinar “si los mensajes que desde distintos foros se han lanzando para justificar o incitar el aumento de los precios pudieran responder a alguna práctica anticompetitiva”.
Para la Unió de Consumidors de Catalunya (UCC), “hay que mirar de dónde vienen las subidas, porque al campesino ahora le cuesta más producir pero vende al mismo precio”. Según Manel Ruiz, “la Administración debe investigar si son los intermediarios los que suben los precios”.
Los productores de alimentos como el pan, la leche y el pollo, argumentan que el incremento del precio de los cereales –por la elaboración de biocombustibles– ha encarecido los costes de producción. Desde el Ministerio de Agricultura se niega este argumento. Como mucho, se admite una tensión en los precios por la elevada demanda de los países emergentes, que, en ningún caso justifica los incrementos en los alimentos españoles. 

Cotizalia.org: La caída del consumo y de la venta de viviendas provocan un agujero en los ingresos de las CCAA La desaceleración de la actividad económica y, en particular, del consumo de las familias comienza a pasar factura en términos presupuestarios. Tanto es así que los ingresos por IVA -el principal tributo que grava el consumo- crecieron entre enero y julio únicamente un 5,1% en términos homogéneos, prácticamente la mitad de lo que aumentó la recaudación en los últimos ejercicios (un 12% en 2005 y un 9,6% en 2006).No se detiene ahí la sangría, en este caso y de manera especial para las comunidades autónomas. Los ingresos derivados de dos tributos cedidos totalmente a las regiones, el de Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos Documentados, también se han visto afectados negativamente por la ralentización de la actividad económica, en concreto por la caída en el número de transacciones inmobiliarias.Según datos de los registradores, el número de compraventas ha caído un 12% entre el primer trimestre de este año y el mismo periodo de tiempo del año anterior, hasta las 893.310 unidades (entre viviendas nuevas y usadas), lo que sin duda ha afectado a los recursos de las comunidades autónomas. Sobre todo teniendo en cuenta que la caída en el número de transacciones se ha acelerado en los últimos meses. Y hay que tener en cuenta que, según un reciente estudio publicado por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF), realizado por el economista Miguel Ángel García Díaz, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos se han convertido en la segunda fuente de ingresos en los impuestos indirectos (tras el IVA).El negocio inmobiliarioEn concreto, el 11,6% del total de los recursos autonómicos procede en estos momentos de ambas figuras impositivas, por lo que su evolución es una variable relevante a la hora conocer la cuantía de los recursos públicos. Fundamentalmente en algunas comunidades que han hecho de las actividades inmobiliaria la parte del león de sus ingresos. Este es el caso de Madrid, donde Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos aportan, según el citado estudio, cerca de la cuarta parte de sus ingresos (un 21,9%). Murcia (17%), Cataluña (16%) y la Comunidad Valenciana (15,9%) se sitúan a continuación, mientras que en Extremadura y Galicia es donde tienen menor peso ambos tributos. Según el autor del informe, “el intenso incremento en las transacciones inmobiliarias y el desmesurado aumento en los precios de la vivienda son, sin duda, causas determinantes que explican ese comportamiento”. La desaceleración de los ingresos por IVA también afectará de forma negativa a las comunidades autónomas, ya que el vigente modelo de financiación ancla una parte de los recursos en la evolución del principal tributo que grava al consumo. En concreto, el 35% de la cuota líquida asignada, ya que se trata más de una transferencia del Estado que de una verdadera cesión del tributo. Y, según los últimos datos de la Intervención General del Estado, lo que se observa es un radical cambio de tendencia, en línea con lo que sugieren las encuestas sobre clima económico y confianza del consumidor.Las CCAA, más afectadas que el EstadoMientras que el conjunto de los ingresos no financieros (durante los siete primeros meses del año) crece un 11,5% -cinco puntos más que el PIB nominal-, la recaudación por IVA aumenta menos de la mitad (un 5,1%), algo que no sucedía desde hace al menos un quinquenio. Por el contrario, tanto el impuesto sobre la renta como el de sociedades mantienen un buen tono al calor de los buenos datos desde el punto de vista del empleo y de los beneficios empresariales, en ambos casos con crecimientos superiores a los dos dígitos. La contracción del consumo y de la actividad inmobiliaria afecta más a las regiones que a la Administración General del Estado, toda vez que el Ministerio de Economía tiene mayor margen para actuar. Según el objetivo de estabilidad presupuestaria pactado en mayo, el conjunto de las administraciones públicas deberá cerrar el año 2006 con un superávit presupuestario equivalente al 1,15% del PIB. Pero mientras que la Administración Central será responsable de 0,9 puntos porcentuales (incluyendo la Seguridad Social), las regiones sólo tendrán un excedente de 0,25 puntos del Producto Interior Bruto, lo que en un contexto de desaceleración de la actividad económica hace que su margen de maniobra sea sensiblemente menor.Noticia tomada de http://www.burbuja.info/inmobiliaria/showthread.php?t=39442  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: