Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Italia, ensayo de colapso.

Posted by juanjesus en diciembre 13, 2007

Han bastado tres días de bloqueo de algunas importantes vías de comunicación y centros de distribución por parte de los camioneros que están afrontando las subidas permanentes del precio del combustible, para que Italia sufriera un desabastecimiento alimentario, la paralización de numerosas actividades económicas, el racionamiento y cierre en gasolineras, escenas de especulación de los precios y acaparamiento, así como la pérdida de miles de toneladas de alimentos perecederos, entre otros efectos. (Noticia en El País: “Los camioneros bloquean Italia por tercer día consecutivo“):El petróleo va a seguir subiendo de precio durante los próximos años porque, como ha advertido nuevamente la Agencia Internacional de la Energía, la oferta no satisface la demanda, en una tendencia creciente. El catedrático de recursos energéticos de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo señaló recientemente que de aquí al año 2015 el Mundo debería añadir – cambios climáticos aparte – 12,5 millones de barriles de petróleo al día nuevos para compensar el declive. El problema es que no estarán porque ya se sabe cuántos pozos nuevos entrarán en funcionamiento para esos años, dados los importantes plazos que requiere el proceso de optimización del descubrimiento de un yacimiento. La crisis es inevitable por razones físicas, y las sociedades de la abundancia no están preparadas para ello, y prefieren mirar a otro lado. Por lo tanto, episodios como los de Italia, cerrados en falso con promesas de rebajas del precio del gasóleo profesional, se reproducirán de forma importante, no sólo en los países pobres – donde los episodios de desabastecimiento son algo habitual – sino en el mismo centro de las economías industrializadas. Como no podía ser de otra manera, el bloqueo protagonizado por los transportistas del país ha paralizado la esencia de la civilización tecnológica: el frenético flujo de mercancías y personas a zonas de alta entropía – países ricos y zonas metropolitanas – devoradoras de recursos de medio mundo para alimentar esófagos inmobiliarios a velocidades nunca vistas. Este episodio ejemplar nos sirve de importante apunte para intuir cómo una situación de “prolongada emergencia” (James Howard Kunstler) puede afectar a un país “desarrollado” (alto consumidor de recursos del exterior). Sin duda alguna, el proceso de declive del petróleo, esencia de nuestro modelo, estará salpicado de fenómenos de este tipo. Algunos de los elementos a destacar, vistos en el caso de Italia, serían:

  • El incremento de la conflictividad social y sus consecuencias fundamentales sobre la alteración del “normal” ritmo de producción y consumo, fruto del incremento de los costes fijos en las actividades económicas (comenzando por los “autónomos” que encajan individualmente esos procesos de ajuste). El recurso al sabotaje y a la violencia como fórmula para dirigir el descontento social, lo que agudiza los problemas de control del sistema complejo, y es síntoma de descomposición.
  • La vertiginosa rapidez (han bastado tres días en el caso de Italia para poner en vilo al país) del desabastecimiento en una sociedad “just in time” confiada en la exactitud de los horarios comerciales, las entregas a cuenta y que confunde las transacciones monetarias con las físicas.
  • La vulnerabilidad del tejido de una sociedad compleja, que depende del funcionamiento exacto de “macro” puntos viarios, centrales de distribución, generación, etc. para su supervivencia.
  • El comienzo inmediato del racionamiento de combustible y otros bienes, ante la falta de reservas y el uso intensivo del recurso.
  • El funcionamiento de los mecanismos del Estado para promover la vuelta al “orden”, y al tiempo su propia fragilidad y, previsiblemente, imposibilidad real de administrar un estado de desabastecimiento generalizado y repentino, más que con medidas de tipo marcial. No serían descartables medidas posteriores de ejercicio de la “autoridad” en la regulación del derecho de huelga y otras medidas relacionadas con el derecho de asociación, manifestación, opinión, etc. así como su previsible supresión en un inmediato futuro, cuando episodios de este tipo, en la medida en que se pretenda mantener la economía – y además crecer – con unos recursos fósiles declinantes.
  • El desabastecimiento alimentario (y su apresurado acaparamiento) y problemas sanitarios, de salubridad, económicos, etc. que tendrían lugar en pocos días en las zonas urbanas metropolitanas de mantenerse, vía sabotaje, huelga o salida desesperada, una situación de bloqueo de suministros.

Italia ha escenificado un ensayo de colapso. Convendría aprender de las experiencias que nos demuestran una y otra vez que nuestro vulnerable sistema de alto consumo energético y trasiego de mercancías básicas no es sostenible. Noticia en El País: “Los camioneros bloquean Italia por tercer día consecutivo“:El Ministerio de Transportes ordenó ayer el final de la protesta para la pasada medianoche por los graves problemas que los camiones están provocando a la circulación en muchos puntos de las carreteras italianas. Sin embargo, varios nudos de la red viaria han amanecido bloqueados por los vehículos pesados. Las situaciones más graves se registran en Cerdeña, donde todos los puertos se encuentran bloqueados, en Génova, donde hay enormes retenciones y en Campania, la región de Nápoles, donde se ha suspendido la recogida de la basura, según informa la prensa italiana.Noticia en El Mundo: “La huelga de camioneros en Italia se mantiene pese a la orden del Gobierno de suspender las protestasEl Ministerio de Transportes ordenó que en la madrugada del miércoles se suspendiera la protesta, decisión “necesaria” por la crítica situación de la circulación en muchos puntos de la red estatal, que “ha determinado la posibilidad concreta de que se vea perjudicada la distribución de bienes esenciales”. Además, el Gobierno anunció que si no se respeta la medida se traducirá en sanciones administrativas de hasta 500 euros diarios en el caso de los camioneros y de hasta 25.000 para las asociaciones.También se prevén hasta cuatro años de cárcel en el caso de comportamientos concretos contemplados en el Código Penal, como los casos de violencia privada, o para los que impidan el acceso a los puestos de peaje de las autopistas o entradas a los puertos.  

Anuncios

Una respuesta to “Italia, ensayo de colapso.”

  1. […] días de huelga de transportes que bloquearon el país, llegando prácticamente al colapso (ver artículo al […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: