Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

2008: Las orejas del lobo del límite de los recursos naturales.

Posted by juanjesus en diciembre 28, 2007

El final de 2007 parece que ve síntomas de lo que se denomina “desaceleración”. El ritmo de crecimiento en el consumo de recursos naturales (que es lo que implica el crecimiento económico), está dándose de bruces con varios factores: límites en la expansión de la producción de cultivos alimentarios y en la posibilidad de estos para abastecer a una población creciente, que además quiere comer más carne, y que quiere también granos para la producción de agrocombustibles. Por otro lado, como se reconocía recientemente en el Financial Times (Financial Times: Oil prices will continue to rise in 2008), los precios del petróleo seguirán subiendo. De hecho, asistimos aún a un “record” histórico de producción del petróleo convencional hace ya dos años (datos aquí: http://www.theoildrum.com/node/3439 ), lo que augura subidas de precios en un futuro próximo, o al menos el mantenimiento de precios que casi doblan a los de hace tan sólo un año. En 2008 es probable que veamos más síntomas de este “cambio de ciclo”, que podemos calificar de histórico, y al que nos deberemos adaptar.  Varios de los factores que jugarán baza en ese año serán:            Mantenimiento de las tasas de declive del turismo, o aceleración de la misma (un factor clave en esta tendencia será el clima geopolítico de Oriente medio, Mediterráneo, la percepción sobre el “terrorismo islámico”, etc), que puede aliviar la tendencia existente, junto a otros factores. Parece claro que los ritmos de crecimiento de los años 80 y 90 son ya historia. La “recaida turística” (Canarias 7: 2007, el año de la recaída turística) tiene visos de gripe crónica en los próximos años.          Caida de la construcción residencial (VIERNES, 28 DE DICIEMBRE DE 2007 – EL DÍA: El parón de la construcción se agudiza y frena más el crecimiento económico isleño), cuyo vertiginoso ascenso fue fruto del refugio de la masa monetaria de carácter especulativo que permitió el incremento de consumo de recursos naturales a nivel global. Su desinfle parece que será importante, porque ya se conoce un descenso grande del número de viviendas visadas para su ejecución. La obra pública compensará sólo una pequeña parte de este descenso.          Incremento de las tendencias a reducción del empleo y presencia del pequeño comercio, como ocurre a nivel global (EL PAÍS: La nueva generación de tenderos echa el cierre), lo que acelera la desestructuración territorial, social, etc. que supone la concentración del consumo en grandes centros comerciales.           Incremento de la inflación en los precios de los alimentos y en otros sectores, debido a factores estructurales y especulativos (hiperinflación).           Incremento del desempleo, a resultas de los factores anteriores. En el origen de muchas de estas tendencias se encuentran los límites de recursos naturales. La crisis financiera anunciada será un ajuste a una realidad de mayor pugna por los recursos mundiales. La gran subida de precios es una tendencia “natural” en una economía global de ajuste de una oferta que no puede crecer (o incluso tiende a declinar en algunas materias primas) para mantener el ritmo solicitado por la demanda mundial de crecimiento.   Canarias 7: 2007, el año de la recaída turísticaCanarias recibió entre enero y noviembre de este 2007 unos 8,4 millones de turistas extranjeros, 242.000 menos que en el mismo periodo de 2006, según las estadísticas del Istac. El aumento de más de un 5% en la llegada de turistas nacionales compensa, en parte, esta caída. Pero, ¿cómo está afectando este cambio de escenario? Las estadísticas confirman que el sector extrahotelero ha sido el claro perdedor. A falta de los datos de noviembre, los apartamentos acogieron en los 10 primeros meses del año a 2,8 millones de turistas extranjeros, unos 243.000 menos que en el mismo periodo de 2006 (casi un 8% menos). No obstante, el ligero incremento de turismo nacional en este sector suavizó los resultados, y permitió que los extrahoteleros sumaran un total de 3,6 millones de turistas, lo que significa un 5,5% menos que en el 2006, según los datos del INE. En cualquier caso, el cuarto de millón de turistas que han perdido los extrahoteleros este año suponen el 88% de los 277.000 visitantes foráneos que dejaron de venir a las Islas en los diez primeros meses de 2007 en comparación con el mismo periodo de 2006. Esto no es todo. Las pernoctaciones en los bungalós también han bajado un 3,75% respecto al pasado año. Este bajón de la demanda extrahotelera se ha traducido, a su vez, en el cierre de muchos establecimientos alojativos. De hecho, los complejos turísticos de este sector han ofertado en el mercado un número medio de en torno a 202.262 plazas mensuales, o sea, unas 10.000 menos que en idéntico periodo de 2006. Esta reducción de la oferta ha permitido que a pesar de la bajada de turistas, los apartamentos hayan mantenido una ocupación similar a la del pasado año, de en torno a un 50%. Afortunadamente, el retroceso del sector no se ha traducido aún en una destrucción masiva de empleo, ya que el sector extrahoteleros han mantenido una media de 14.400 trabajadores al mes en este 2007, la misma cifra de 2006, «a la espera de que la situación mejore en 2008». Todo lo contrario de lo sucedido en el sector hotelero, el gran beneficiado del cambio de preferencias de los turistas: Entre enero y octubre de este 2007, los establecimientos hoteleros sumaban casi 6 millones de clientes, 285.000 más que en el mismo periodo de 2006 y, atención, casi tres millones más que en 2005. Esta tendencia ha continuado en noviembre, ya que en los primeros once meses del año, los hoteles sumaban 6,6 millones de clientes, un 6% más que en el acumulado de 2006 y 35,2 millones de pernoctaciones, otro 2,7% más que en 2006. Además, la ocupación hotelera supera el 68% de media este año, sólo un punto porcentual menos que en 2006, aunque este ligero descenso también es engañoso. Y es que los hoteles han logrado mantener los niveles de ocupación a pesar del destacado incremento de la oferta hotelera de los últimos años. De hecho, los hoteles canarios han mantenido este año en el mercado una media de 193.000 camas, lo que supone un aumento de un 18% respecto a 2005. La oferta hotelera se acerca así a la que mantienen en el mercado los extrahoteleros (sólo 9.173 plazas de diferencia). Con esta evolución, no es de extrañar que los hoteleros hayan incrementado en los últimos dos años en un 19% el número de trabajadores, hasta alcanzar una media de 35.241 empleados mensuales en este 2007. Eso sí, los hoteles han congelado sus precios para competir. Entre enero y octubre sólo los subieron un 0,7% respecto a 2006, según el Istac.La Provincia: La economía canaria pierde fuelle Canarias pasa en seis años de liderar el crecimiento de las regiones españolas a ocupar el vagón de cola, al registrar en 2006 el menor dinamismo del Estado  RUBÉN REJA – LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. La economía canaria se ralentiza y el dinamismo que protagonizó la región hace sólo seis años se desvanece poco a poco. La comunidad ha pasado del pelotón de cabeza al vagón de cola en el crecimiento de todo el Estado. Si en 2001 protagonizó el mayor aumento de la economía española con ratios que rondaban el cinco por ciento (4,9 por ciento), en los dos últimos años la desaceleración se ha instalado en la región para quedarse. Asimismo, los últimos datos de contabilidad regional aportados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que el Archipiélago es el área geográfica que menor dinamismo ha tenido al incrementar su PIB en términos reales un 3,3 por ciento, seis décimas por debajo de la media nacional (3,9 por ciento).

Además, la economía canaria ha cortado definitivamente su racha de alzas y empieza a perder fuelle. De hecho, ya acumula dos ejercicios de tímidos crecimientos, que apenas rozan el tres por ciento. Las señales de agotamiento que evidencian algunos indicadores de demanda, especialmente los de consumo durante el pasado año, unido al menor tirón de la construcción, están empujando a la región hacia una senda de pronunciada ralentización que, según los expertos, se ha complicado debido a la falta de liquidez en los mercados. Además, durante el presente ejercicio, los signos de debilitamiento son más pronunciados, sobre todo, en el área de la construcción. De hecho, los últimos datos del paro con un total de 137.000 parados evidencian el inicio de una crisis. Asimismo, los principales organismos económicos ya han rectificado a la baja las ratios de crecimiento ante la incertidumbre económica.

HOGARES MÁS RICOS. En cuanto a la renta disponible bruta por habitante, Canarias ocupa el tercer puesto más bajo de todo el Estado con 11.932 euros de media. En el conjunto de España durante el pasado año, la media fue de 13.384 euros, siendo los hogares del País Vasco los que registraron la más elevada, con 17.066 euros, por delante de Navarra, donde la renta fue de 16.858 euros. Otras comunidades españolas que también superaron la media nacional fueron: la región de Madrid, Cataluña, las Islas Baleares, Aragón, La Rioja, Cantabria y Castilla y León. Por el contrario, Extremadura, con un total de 10.327 euros por habitante, y la región de Andalucía, con un total de 10.798 euros, presentaron los registros más bajos, junto a la comunidad canaria.

De los datos publicados por por el INE, y analizando el periodo 2000-2006, la comunidad que presenta el crecimiento medio anual más elevado es la región de Murcia, con un 3,9 por ciento, seis décimas más que la media nacional (3,3 por ciento). Por detrás de la comunidad murciana le siguen la región de Andalucía (3,7 por ciento) y Madrid (3,5), mientras que el Archipiélago Balear (2,2 por ciento) registró el crecimiento medio menor en ese mismo periodo. Canarias, por su parte, registró un crecimiento medio en los últimos seis años de un 3,37 por ciento.

Si se comparan los datos de 2006 del PIB por habitante con los de la Unión Europea de 27 Estados miembros, ocho comunidades españolas presentaron registros superiores a la media europea.
En concreto, Madrid y el País Vasco registraron unos índices un 36 por ciento superiores a la media europea, mientras que en Navarra lo fueron un 32 por ciento, Cataluña (un 24 por ciento), Baleares (un 15 por ciento), Aragón (un 12 por ciento), La Rioja (un 11 por ciento), Cantabria (un 4 por ciento), mientras que Castilla y León los iguala.

En el extremo opuesto, Extremadura es la autonomía que registra el menor PIB per cápita, con un 29 por ciento inferior a la media de la Unión Europea, según revelan los últimos datos proporcionados por la contabilidad regional elaborada por el INE. VIERNES, 28 DE DICIEMBRE DE 2007EL DÍA: El parón de la construcción se agudiza y frena más el crecimiento económico isleñoAsí se desprende de los datos que ayer facilitó la CEOE-Tenerife, que estima que el ritmo de expansión de la economía del Archipiélago se redujo desde el 3,2% del segundo trimestre a un 2,9% en el tercero “debido a una desaceleración de la construcción y a la mayor contribución negativa del sector exterior”.EL DÍA, S/C de Tenerife“El crecimiento de la economía canaria se redujo desde un 3,2% del segundo trimestre de 2007 a un 2,9% durante el tercero debido a una desaceleración en la actividad del sector de la construcción y a la mayor contribución negativa del sector exterior, producto de la reducción en la llegada y el gasto de turistas a las Islas. En este sentido, la caída interanual acumulada en los ingresos turísticos en los nueve primeros meses del año alcanza casi los 292 millones de euros, con una aportación negativa al crecimiento por este concepto superior a los 0,7 puntos”.Ésta es una de las principales conclusiones del informe de coyuntura económica que ayer hizo público la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), correspondiente al tercer trimestre del año. De acuerdo con las estimaciones de la patronal tinerfeña, que se apoya en la Encuesta de Población Activa (EPA), “la construcción destruyó 14.430 empleos durante el tercer trimestre del año en las Islas en comparación con el anterior”.Tras advertir de que la industria “sigue en franco retroceso, como muestra la producción industrial, que continúa disminuyendo y cae un 1,88% interanual en el intervalo de referencia”, los expertos de la CEOE apuntan que “el crecimiento actual se sigue manteniendo en niveles positivos debido al otro gran componente sectorial del Producto Interior Bruto (PIB), los servicios, que muestran una fuerte resistencia a la baja a causa de la vigorosa demanda interna, sostenida por el crecimiento poblacional y la alta propensión al consumo de las familias canarias”.Acto seguido, el informe refleja que “los indicadores de demanda en Canarias entre julio y septiembre pasados muestran una continuidad en el vigor del consumo, con un crecimiento del 5% interanual en el tercer trimestre del año en el índice de ventas al menor. Asimismo, la matriculación de automóviles aumentó un 1,31% interanual en el intervalo de referencia, aunque queda muy lejos de los ritmos de crecimiento de años pasados. Como resultado, la recaudación por IGIC continúa mostrando en términos interanuales crecimientos importantes (8,59%), aunque se desacelera progresivamente desde principios de año”.El turismo flojeaLos precios en el Archipiélago, continúa el informe, crecieron en septiembre un 2,1% interanual, lo que supone un diferencial de 0,6 puntos porcentuales menos con respecto a la tasa de inflación nacional. Por lo que respecta a la principal actividad económica de las Islas, el informe precisa que el número de turistas extranjeros que visitan las Islas experimentó una disminución interanual de 260.210 en los nueve primeros meses del año (-3,75%), continuando con la tendencia decreciente que comenzó en el cuarto trimestre de 2006. El mercado de trabajo en Canarias en el tercer trimestre del año ha sufrido el impacto de la caída de la actividad en el sector de la construcción respecto al anterior. La creación de empleo en el Archipiélago se desaceleró del 4,87% interanual del trimestre anterior al 2,65% del actual. Ahora bien, la economía aún continúa dando empleo a 23.500 personas más que en el mismo intervalo de 2006. Con todo, se registra el menor incremento interanual en el número de ocupados desde hace más de dos años. El sector exterior de las Islas, como ya se ha señalado, continúa restando puntos al crecimiento de la Comunidad debido a la persistencia de un déficit estructural en su balanza comercial. A lo largo de los tres primeros trimestres del año, las exportaciones disminuyen (-13,97%) en términos interanuales, mientras las importaciones aumentan (16,16%). En consecuencia, el saldo comercial, de signo negativo, continúa empeorando tras registrar un incremento del 24,93%. Sin embargo, en los meses de julio y agosto la tasa de cobertura ha mejorado merced a un repunte de las exportaciones (7,46% interanual) y un crecimiento más moderado de las importaciones (14,98% interanual).En otro contexto, la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife resalta en su último informe de coyuntura que durante el tercer trimestre el Banco Central Europeo (BCE) mantuvo los tipos de interés al 4%, en un esfuerzo por evitar los problemas de liquidez en la economía real, generada por la crisis de confianza de las hipotecas “subprime”. Sin embargo, de cara al futuro, si la inflación no se controla, el propio gobernador del BCE ha indicado que la “política monetaria permanece lista para contrarrestar los riesgos contra la estabilidad de precios, como nuestro mandato requiere”, así que son de temer nuevos incrementos en los tipos de interés, advierte. VIERNES, 28 DE DICIEMBRE DE 2007EL DÍA: Canarias tuvo la menor tasa de crecimiento económico del país el año pasado, del 3,3%El Producto Interior Bruto aumentó, en cualquier caso, tres décimas por encima de la media de la UE. La renta per cápita del Archipiélago avanzó un 5,4%, el segundo incremento más bajo, junto a La Rioja.EL DÍA, S/C de TenerifeLa estimación de la Contabilidad Regional de España con base 2000, publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), confirma que Canarias experimentó un menor dinamismo en su economía en 2006, con un crecimiento real de su Producto Interior Bruto (PIB) del 3,3%, el más bajo del país. Esta tasa, no obstante, fue tres décimas superior a la media del incremento de la Unión Europea (UE). Murcia, Cantabria, Galicia y el País Vasco fueron el año pasado las comunidades autónomas que registraron un mayor crecimiento real de su PIB. Alcanzaron el 4,1%, dos décimas más que la media nacional (3,9%). Si se analizan las variaciones interanuales del PIB de la serie 2000-2006, nueve comunidades autónomas crecieron por encima de la media nacional (3,36%). Las encabeza Murcia (con un crecimiento medio del 3,99%), seguida de Andalucía (3,72%) y Madrid (3,57%). Canarias creció a un ritmo del 3,37% anual. Los territorios que presentaron un crecimiento medio menor fueron La Rioja (2,99%), Asturias (2,81%) y Baleares (2,29%). El INE dio a conocer, además, que la renta per cápita de los españoles ascendió en 2006 a 22.260 euros, un 6,3% más que un año antes, cuando se situó en 20.933. Canarias se situó, junto a La Rioja, como la segunda Comunidad Autónoma con menor crecimiento de ésta, del 5,4%, sólo por delante de Baleares, que subió un 5%. En 20.062 euros quedó la renta per cápita de los canarios, a 2.198 euros de la media.Los mayores avances de su renta per cápita los registraron Galicia, donde creció un 8,4% respecto al año anterior, Asturias (8,1%) y el País Vasco (8%). Siete comunidades autónomas se situaron por encima de la media nacional, lideradas por Madrid, que alcanzó los 28.747 euros, seguida del País Vasco (28.731), Navarra (27.856) y Cataluña (26.279). Las diez comunidades restantes, junto con las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, se situaron por debajo. Estuvieron encabezadas por Extremadura, con una renta de 15.031 euros, seguida de Andalucía (17.401), Castilla La Mancha (17.672) y Galicia (18.544).Cohesión europeaEl pasado día 17 de diciembre Eurostat difundió las estimaciones del PIB por habitante medido en paridades de poder adquisitivo (PPA) para los 27 estados miembros de la UE. Según dicha información, en el año 2006 el PIB por habitante de España en PPA es un 5% superior a la media europea.Un análisis conjunto de las estimaciones de la Contabilidad Regional y la información publicada por Eurostat habla de que nueve comunidades autónomas presentan un PIB por habitante en PPA superior la media de la UE. Las comunidades que presentan los índices más elevados son Madrid y País Vasco (un 36% superior a la media europea), Navarra (32%) y Cataluña (24%).Además, tres de las cuatro comunidades autónomas que actualmente son objetivo prioritario de cohesión en el marco de las perspectivas financieras de la UE (Galicia, Castilla-La Mancha y Andalucía), superan ya el 80% de la media comunitaria en el año 2006. Únicamente Extremadura permanece por debajo del límite del 75%. Canarias figura en el puesto 11 del ránking nacional, con una congruencia del 95%.Ayer también se dieron a conocer los datos de la renta disponible bruta (RDB) de los hogares por habitante, aunque en este caso sólo hasta 2005. Así, en ese ejercicio, la RDB por habitante fue de 13.384 euros. En este apartado fueron nueve las comunidades que se situaron por encima de la media y diez por debajo, junto a Ceuta y Melilla. Canarias, con una RDB por habitante de 11.936 euros, quedó a 5.130 del País Vasco, que lideró la lista con 17.066 euros.VIERNES, 28 DE DICIEMBRE DE 2007Miguel Ángel González Suárez *EL DÍA: El turismo acelerador del desarrollo en EspañaDESDE PRINCIPIOS del siglo XX, las autoridades fueron conscientes de que el país se estaba privando de una potencial fuente de ingresos, vital para la economía española; y por ello, decidieron dotar a la Administración de órganos dedicados al fomento del turismo. En 1905 se crea la Comisión Nacional, siendo la primera institución gubernamental. Sus cometidos se centraron en la formación y divulgación para turistas extranjeros de élite. Con el fin de obtener divisas: recomendándoles itinerarios, así como la publicación y difusión de guías en varios idiomas que facilitaran los viajes por nuestra nación. También cooperó con los ferrocarriles, con las entidades locales y provinciales para facilitar la elaboración de los viajes y su correspondiente alojamiento. La contienda civil española minoró la preocupación por este sector. A pesar de todo, a comienzos de 1938, se creó el Servicio Nacional de Turismo. Durante este tiempo se comercializó el único producto turístico que España podía ofrecer: “Las rutas de la guerra” por el norte de España, las cuales tuvieron una aceptable acogida, sobre todo en el sur de Francia. Este período fue muy duro, ya que no hay que olvidar que pocos años después estalla la II Guerra Mundial. El estado en el que se encontraba España en los años de posguerra era de decaimiento profundo. No obstante, la Administración no dejó de intervenir en materia turística.En 1951 se instauró el primer Ministerio de Turismo. La decisión fue culminar un proceso de institucionalización gubernamental de la actividad y esto constata la persistente preocupación por este fenómeno. España se encontraba en una situación política y económica que no favorecía las grandes expansiones en materia turística, al menos en la medida en que ello se estaba desarrollando. Sin embargo, se era consciente, a tenor de los estudios de mercado, de que había que trazar estrategias y adelantarse a los acontecimientos para evitar el desbordamiento y el caos.No hay que olvidar que entre 1950 y 1975 hubo elementos que también resultaron taxativos en la transformación del turismo en un fenómeno de masas; por una parte, nuestra nación tenía una imagen de país cerrado, donde no se respetan los principios democráticos, pero, por otra, gozaba de una estabilidad política que era garante de la seguridad ciudadana, y, además, contaba con una enorme riqueza cultural y natural, con una excelente relación calidad-precio y con una disposición hospitalaria hacia el turismo por parte de su población. Por otra parte, países extranjeros, principalmente europeos, cuyas economías estaban en fuerte expansión, repuestos de los daños producidos por la II Guerra Mundial, contaban con una gran flota aérea, inutilizable para el ejército por su obsolescencia, pero no para transporte masivo de turistas. A todo esto había que incluir la generalización en Europa de las vacaciones pagadas, la sanidad y las jubilaciones cubiertas por el Estado, que hicieron que las familias se pudieran permitir el gasto en ocio y turismo. A la vez, se consideraba España como destino exótico.Conjuntamente aflojaron una serie de particulares favorables para que se produjera una expansión turística intensa y rápida: a) Los promotores internacionales descubrieron un destino virgen e ideal para sus negocios. b) La población española tenía un alto nivel de desempleo y esto favorecía la predisposición hacia las relaciones con el extranjero y a los cambios en su modo de vida. c) Existía un amplio colectivo de emprendedores, ocupados en el sector primario, abiertos a la reorientación de sus negocios hacia la actividad turística. El número de turistas que recibíamos mantuvo una tasa interanual media acumulativa de crecimiento del 15,9%, lo que indica el fuerte proceso expansivo, muy superior a la media mundial. La oferta experimentó un crecimiento, pero no tan fuerte como la demanda, ya que la tasa interanual media acumulativa fue de un 10%, mientras que el número de visitantes se multiplicó por 40. Los ingresos de divisas aumentaron un 20,6%; esto supuso en 1950 unos 3.404 millones de dólares. Curiosamente, 25 años después, en 1975, los ingresos se multiplicaron por 165, teniendo una tasa interanual media acumulativa del 22,7%. El impacto del turismo en el PIB se elevó del 2,3% en 1950, pasando al 9,01% en 1974. Es indudable que el turismo se convierte en el verdadero vehículo de desarrollo, fundamental para el aumento de la riqueza nacional. En el año 2006, el turismo representa un 11% en el PIB.Esta actividad impactó en el conjunto de la economía española de manera muy diversa y contribuyó al desarrollo económico de manera decisiva: a) Las divisas sirvieron para reducir el desequilibrio en la balanza comercial y crear un fondo de reservas saneado. b) Muchos sectores económicos se crearon o se desarrollaron a la sombra del turismo. c) La necesidad de construcción de nuevas plazas de alojamiento para turistas supuso el desarrollo de otras ramas económicas relacionadas con ese hecho. d) El número de población ocupada en este sector creció intensa y constantemente. e) Las diferencias en el nivel de vida entre las grandes ciudades y los municipios turísticos se redujeron de manera perceptible.Como efectos complementarios podemos destacar: la generación de rentas fiscales, la mejora en la distribución de la renta y la promoción de inversiones y exportaciones, efectos que en aquellos momentos nadie imaginaba. Probablemente, si no se hubiera alcanzado los niveles de desarrollo turístico conseguidos, nuestro desarrollo económico hubiera sufrido, si no un estancamiento, sí una ralentización importante. Nuestro país hoy no sería lo que es. El turismo fue preparando durante estos últimos 100 años a España para ocupar hoy la octava posición económica internacional. El turismo hizo fácil el desarrollo democrático en España, ya que nuestros turistas provenían de países muy desarrollados y totalmente democratizados. Debemos congratularnos de que España, en tan sólo una centuria, pasó a ser el segundo país del mundo en recepción de turistas y en generación de ingresos por esta actividad. Los inventores de este gran negocio, los británicos, que lo iniciaron 100 años antes que los españoles, con el tiempo han quedado relegados a la sexta posición en el ránking internacional. Por lo tanto, el trabajo de miles de profesionales, apoyados por las diferentes instituciones públicas, han conseguido que seamos uno de los que más sabemos de este negocio en el mundo.* Presidente FECITENFinancial Times: Oil prices will continue to rise in 2008By Javier Blas Published: December 3 2007 21:17 | Last updated: December 3 2007 21:17Predicting oil prices these days seems as easy as picking the last digit of the year to obtain the first digit of the price.Oil averaged $31.5 a barrel in 2003, $41.5 a barrel in 2004 and $56.7 a barrel in 2005. The trend continued in 2006, with $66.2 a barrel, and so far this year has averaged $72.5. So will the first digit of the price be 8 in 2008? Some banks think so, with both Société Générale and Deutsche Bank forecasting average prices of $80 a barrel next year. Ahead of this week’s Opec meeting in Abu Dhabi, many analysts believe relatively robust demand, tight supplies and investors seeking refuge from the weakening US dollar will extend the price boom that started in 2003 for a sixth year. The consensus forecast is that oil will average $74.4 a barrel in 2008, according to the latest monthly Reuters poll. This projection is well below the recent nominal record high of $99.29 a barrel, but it is still higher than the 2007 average because of the low prices that prevailed at the beginning of this year. Having said that, it may take an exceptional event, such as a hurricane, geopolitical conflict or a terrorist attack, for prices to test the $100-a-barrel level again any time soon.There is a strong consensus that the recent fall from $99.29 a barrel to just below $90 marks a correction in an overheated market rather than the start of a fundamental change that would take prices below $50 for any significant period.Moreover, long-dated prices have held firm during the recent sell-off. While spot prices have fallen $11.59 a barrel from their peak to $87.70 on Monday, future contracts for December 2015 have hardly fallen at all from their recent highs and trade $5 a barrel higher than a month ago.This has resulted in a flattening of the futures curve, with the most long-dated contract, for delivery in December 2016, at $86.00 a barrel. Jeffrey Currie, of Goldman Sachs in London, says long-dated prices are unlikely to decline meaningfully from current levels.“This suggests that a potential downside spike in near-dated prices much below the $80-$85 a barrel range is much less likely despite the anticipated fundamental weakness,” he states. He predicts prices falling to almost $80 in the next three months, but rebounding to $92 at the end of 2008. Even if the consensus forecast of $74.4 a barrel for 2008 proves right, most analysts anticipate volatility, in response to financial flows betting on the state of the global economy – oil is seen as a proxy of economic activity – and on the value of the dollar, as some investors use the commodity to seek refuge from the weakening greenback.Michael Wittner, of Société Générale in London, says: “Financial flows are expected to continue to support prices next year.” Financial flows in 2007 created such a strong swing that the year’s low of $49.9 a barrel and the high of $99.29 a barrel were almost $50 apart. Fundamentals appear likely to sustain the price boom in 2008. The International Energy Agency, the western countries’ energy watchdog, has forecast that demand growth will accelerate next year by 1.9m b/d. This will be supported by robust economic growth and fuel subsidies in China, India and the Middle East, after this year’s advance of just 1m b/d. However, some analysts believe demand will soften if the US economy slows by more than the Federal Reserve has so far anticipated. That would push average prices below the consensus. But Katherine Spector, of JPMorgan in New York, says that although a “steeper than expected economic slowdown continues to pose a downside risk . . . an escalation of the Iran conflict is still an upside threat.” She is forecasting an average price of $68.2 a barrel.Opec, the oil producers’ cartel, could also dampen prices by increasing production. This would be with the aim of preserving the market for crude oil by encouraging strong economic growth and discouraging policies that would see countries shift away from hydrocarbon energy. Francisco Blanch, of Merrill Lynch in London, who forecasts an average oil price of $73 a barrel in 2008, says that if Opec lifts production by 500,000 b/d this week, “oil prices could dip below $80 a barrel in the next few months”.Opec is being forced to consider such an increase because the expected increase in non-Opec production at 1.1m b/d is not enough to keep pace with the expected rise in global demand. Against the backdrop of rising demand, non-Opec supplies are expected to increase by 1.1m b/d, forcing the oil cartel to fill the gap through higher crude oil and natural gas liquids production. But the cartel, which controls more than 40 per cent of global oil supply, is likely to err on the side of caution, due to its perennial fear about a price collapse, probably tightening the oil market more than necessary, analysts believe.On the other hand, Opec will regain some control over the market thanks to an increase in its spare production capacity. New projects from Angola and, particularly, Saudi Arabia will increase the cartel’s cushion to 2.37m b/d, the highest level since 2002 and more than double the 30-year low of 1.02m b/d in 2005. REPORTAJE EL PAÍS: La nueva generación de tenderos echa el cierreUn 10% de pequeños negocios cierra cada año – Grandes cadenas e inmigrantes toman el relevo de comercios y bares familiares AMANDA MARS 28/12/2007  VotaResultado 62 votos Comentarios – 26       La cuarta generación se ha plantado. Ninguna de las dos hijas de Rosa Maria Dosta seguirá con el negocio. La mercería que heredó de su madre, y ésta de su abuela, bajó la persiana para siempre el pasado sábado, después de 84 años de historia en el Eixample barcelonés. Tampoco las hijas de Julio Fernández continuarán al frente de Modas Primitivo, “el pequeño Corte Inglés de Barakaldo”, que echa el cerrojo en 2008. Abrió en 1915 y también desaparecerá tras la tercera generación. Y el dueño del bar Cartago, que llevaba 40 años en el centro de Madrid, sirvió su última caña hace dos semanas.

La noticia en otros webs

·                     webs en español ·                     en otros idiomas Los jóvenes ya no aceptan lo sacrificado de los horariosFaltan 30.000 trabajadores en la hostelería y 50.000 en el comercioEste proceso, natural e imparable, homogeneiza las ciudadesEspecializarse en productos selectos es la salida para el viejo comercioLos inmigrantes copan ya el 20% de los traspasos en la hosteleríaEs imposible rentabilizar un bar si hay uno por cada 125 habitantesCada año cierran en España miles de comercios y bares familiares tradicionales, tiendas y locales con solera que en su día tejieron el ADN de las ciudades. La irrupción de las grandes cadenas les ha sorprendido con el paso cambiado y, a la postre, se enfrentan a un grave problema de relevo generacional. Inmigrantes y grandes empresas toman el testigo y transforman la imagen de los barrios. La saga termina. “Me da mucha pena, pero tal y como está el pequeño comercio, dejado de la mano de Dios… Es un sector sacrificado, es difícil salir adelante, y yo me he labrado otro camino”. Ana Fernández, procuradora, es la mayor de las tres hijas que ya no heredarán Modas Primitivo cuando su padre se jubile el próximo año.Un cierre más para las estadísticas. A lo largo de 2006 desaparecieron en España unas 51.899 empresas de comercio minorista, que representan el 10% del total y eran sobre todo las más pequeñas y particulares, pero se compensó porque en el mismo periodo abrieron más: 55.853. En la misma línea, cerraron también más de 34.713 empresas de hostelería, el 12% del total y principalmente los bares más pequeños, pero abrieron unos 40.000, según explican desde el ministerio de Industria citando los datos del directorio central de empresas (DIRCE). Es decir, que la probabilidad de que una empresa sobreviva más de cinco años es del 50%, y este índice de probabilidad baja a menor tamaño.Así que ambos sectores crecen en empleo y centros, pero cambian de manos y se concentran en grupos cada vez mayores: donde se encontraba la familiar Vehils, en Barcelona, se erige hoy un enorme Zara.Este proceso natural, tozudo, imparable, hace que cada día las ciudades se parezcan más entre sí y que dé igual pasear por la Portal de l’Àngel de Barcelona o Preciados, en Madrid, epicentros de las compras conquistados por gigantes como Mango, Zara o Cortefiel. Provoca también que en una comunidad como Cataluña, tradicionalmente proteccionista con el pequeño comercio, con sus botiguers, los comerciantes hayan calculado la desaparición de 10.000 negocios en una década.Los bares de barrio también se ven cada vez más relevados por las franquicias. “Están cerrando muchos en Madrid, más de lo que creemos, hoy por ejemplo habrá más de 100 ó 150 locales que se traspasan, verdaderas instituciones, en unos años cerrarán más del 20%”, explica Tomás Gutiérrez, presidente de la federación madrileña de hostelería, llamada La Viña. “Los que ahora tenemos 50 o 60 años hemos dado mucha personalidad a nuestros bares, conocemos a los clientes y vienen por nosotros”.Pero no dramatiza: “Llevamos toda la vida trabajando 15, 16 y 17 horas en el bar y ahora no tenemos quién nos siga, afortunadamente, nuestros hijos ya no están dispuestos”. Los “chicos” de Mariano Abad, el dueño del bar Cartago, tampoco están por la labor. “Uno está en el RACE, otro en una constructora y la chica se ha hecho filóloga, enseguida vieron que con los impuestos y la presión no les compensaba tanto sacrificio”, explica.Los jóvenes españoles cuentan con mejor calidad de vida que sus padres y mayor formación, quieren trabajar, y duro, pero no consagrar su vida a los horarios del negocio, tan esclavos a veces. “Antes, el comerciante, por ejemplo, hacía su vida en la tienda, toda su familia vivía en ella, pero la juventud tiene ahora otros horizontes”, explica el sociólogo Lorenzo Navarrete, profesor de la Universidad Complutense y colaborador del Instituto de la Juventud.Esa cuarta generación que pone fin a la Mercería Rosa, a Modas Primitivo o al Bar Cartago, ha estudiado en la Universidad, tiene su pareja y amigos fuera de esa esfera, “y no quieren desencajarse del entorno”.Julio Fernández es el primero en alegrarse de que sus hijas se hayan dedicado a otras labores. “Hemos procurado que las tres tengan sus carreras y puedan pelear y progresar, porque esto da lo justo para subsistir”, explica. Son Ana, la procuradora, su hermana psicóloga y la otra, para más inri, ha acabado trabajando en uno de los gigantes de la competencia: la sección textil de Eroski.Pero el problema de hosteleros y comerciantes no es que los herederos no quieran heredar, sino que los españoles en general no quieren trabajar en el sector. Faltan unos 30.000 trabajadores en la hostelería y unos 50.000 en el comercio, según los cálculos de las patronales, una necesidad de mano de obra alentada por el crecimiento económico general y del turismo. El presidente de la Federación Española de Hostelería, José María Rubio, admite lo duro de las condiciones laborales: “Es trabajar cuando todos los demás descansan, de noche, fines de semana, y nadie lo hace si lo puede evitar”. En su opinión, la mejora de las condiciones de trabajo es la “asignatura pendiente” de los empresarios, la búsqueda de nuevas fórmulas que permitan a los trabajadores conciliar su vida laboral y personal, pero niega categóricamente que el sueldo ofrecido sea el problema. “Muchos jóvenes se despiden del trabajo diciéndote que se van a otro sitio en el que les pagan menos, pero viven mejor”.El sueldo medio del dependiente de una tienda que se incorpora ahora al trabajo ronda los 600 ó 700 euros más comisiones por venta, y el de los camareros, algo superior, según sindicatos y empresarios. Pero comerciantes y restauradores también detectan un problema de escaso “reconocimiento social” al gremio. La Confederación Española de Comercio, por ejemplo, ha propuesto al Gobierno un plan de empleo que, entre otros elementos, propone medidas para “prestigiar” el oficio mejorando la formación. “No tiene nada que ver con el prestigio, los jóvenes saben que van a tener sueldos bajos y, para eso, prefieren ser mensajero o dedicarse a la limpieza”, discrepa el sociólogo Lorenzo Navarrete.El rechazo de los españoles a trabajar en la tienda o en el bar ha llevado en los últimos años a un fenómeno trascendente: entre un 15% y un 20% de bares y restaurantes que se abandonan van a parar a manos de inmigrantes, con mayores necesidades, y en el caso de Barcelona, hasta una tercera parte.Cada vez son más los extracomunitarios, muchos de ellos asiáticos, que trabajan como camareros y cocineros y que, cuando el dueño del local se jubila, se quedan con el traspaso. “Gracias a ellos hay muchos locales que no han desaparecido”, sostiene Rubio. Aun así, asegura que el declive de los bares Paco es inevitable. “En España sigue habiendo más bares que en el resto de Europa junta, un establecimiento por cada 125 habitantes, y muchos son imposibles de rentabilizar”, advierte. La tendencia de futuro, a su juicio, pasa por una reducción progresiva del número de locales, un incremento de su tamaño medio y una mejora de la gestión. “Es ley de vida”, concluye.Y es que, tal como explica el director general de Política Comercial del Ministerio de Industria, Ignacio Cruz Roche, la “renovación” del sector es constante y muchas empresas no están adecuadas al mercado actual. La Mercería Rosa vivió su época de esplendor en los 60 y los 70, cuando las puntillas, el género de punto y el bordado suizo causaban furor en España. En los 80 aún aguantó el tipo, pero a partir de los 90 comenzó el declive. “Han cambiado los hábitos, ya no se cose, las chicas ya no se preparan el ajuar…”, explica Rosa Maria. Y la calidad del tejido ha dejado de importar a todo el mundo, se lamenta. “La gente compra lo más barato y ya está”.Por eso su hija se buscará un empleo fuera. En la guerra de precios los gigantes de la distribución tienen la última palabra. Y las cuotas de mercado también: las tiendas multimarca, que copaban el 66% del mercado textil en 1985, se quedaron con el 32% en 2006 (véase cuadro).La salvación del viejo comercio pasa por la especialización, por el producto más selecto, lo que en el caso del sector alimentario, por ejemplo, pasaría por convertir el viejo colmado en una tienda delicatessen.El presidente de la Confederación Española de Comercio, Miguel Ángel Fraile, descarta la crisis del sector y destaca la transformación: “Se abren más peluquerías y tiendas de informáticos, por ejemplo, que son consideradas de servicios”. Pero admite que las multinacionales acaparan grandes ejes como calle Sierpes en Sevilla o la Gran Vía de Bilbao. “Vienen las multinacionales, expulsan a tu gente y aplican modelos clónicos en cada ciudad, y eso es un empobrecimiento”, critica.En los últimos años, y al calor del boom inmobiliario, las grandes marcas han pagado cifras astronómicas por ubicarse en locales de grandes calles comerciales como el Paseo de Gracia o Preciados. Han ofrecido unos traspasos tan caros que muchos comerciantes han optado por el toma el dinero y corre. La mercería Rosa es un local de 80 metros cuadrados en la calle Balmes con Provença. Cuando Rosa Maria lo venda podrá embolsarse más de 5.000 euros por metro.Fraile resalta que “a todos nos conviene proteger el comercio autóctono, la seña de identidad”, y advierte del peligro de confiar el empleo al monocultivo del gran formato comercial.Al final, Lorenzo Navarrete observa que el debate sobre la extinción del comercio tradicional refleja las dudas de una sociedad indecisa, medrosa, una España “que se enamora de la modernidad, pero al mismo tiempo, refunfuña por la pérdida de valores”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: