Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Inflación y límites de los recursos naturales

Posted by juanjesus en enero 16, 2008

Al haberse registrado un incremento de prácticamente el 100% del precio de cotización del petróleo a lo largo del año 2007, y una similar de los principales productos alimentarios – los cereales – en los mercados globales, era inevitable la subida de los precios. Al margen de las operaciones especulativas que siempre han existido, tan caras a nuestro modelo socioeconómico, disciplinado en el crecimiento sin prejuicios, los costes reales de producir, transportar, embalar y procesar productos han subido. La subida de precios tiene mucho que ver con los límites de los recursos naturales. Desde mayo de 2005, el petróleo crudo extraído del subsuelo no ha superado los 74.3 millones de barriles al día. Los incrementos de producción se han realizado a partir del incremento de los líquidos del gas natural, ganancias en refinerías, etc. pero de una forma no sostenible, como comenta Matthew Simmons (esas ganancias depende de que siga incrementándose la extracción de crudo del subsuelo). Se ha alcanzado en este periodo histórico un momento en que la demanda ya no está satisfecha por la oferta. En ese escenario, es inevitable una subida de precios, “para destruir demanda”.  En el caso de los cereales, los stocks de cosechas han bajado a mínimos importantes, por la conjunción de varios factores, entre los que se encuentra la dedicación de crecientes porciones de cultivos a los fallidos agrocarburantes que, aunque no representan prácticamente nada en el consumo mundial de carburantes, están haciendo mella en la carestía alimentaria.  Este proceso que se ha iniciado tiene un carácter alcista, tanto debido a los límites de los recursos naturales como si se mantiene la “necesidad” de seguir impulsando la economía, con estímulos al consumo, etc. Cuanto más se quiera consumir (y crecer), más subirán los precios. Una depresión económica, en un Mundo tan voraz, no hará probablemente el daño que se supone de reducir el consumo global. La necesidad de energía y granos es tan importante en el Planeta que cada vez se querrá pagar más, y cada vez más el dinero se refugiará en lo cada vez más importante: el petróleo y los alimentos. Por lo tanto, independientemente de lo inescrupuloso de algunos comportamientos empresariales, conviene tener en cuenta que buena parte de los factores esenciales de producción se cotizan en los mercados internacionales a precios muy superiores que hasta hace sólo un año: es la lucha por los recursos, que provoca la inflación, aquí y en Pekín.   La Opinión de Tenerife: La inflación isleña se eleva al 4,3%, la más alta desde 2001  Los precios volvieron a subir en diciembre del pasado año un 0,6%
La inflación en las Islas se sitúa una décima por encima de la media estatal que es del 4,2%
EP-IP | SANTA CRUZ DE TENERIFE Los precios subieron en Canarias un 4,3 por ciento en el 2007, lo que supone el mayor crecimiento del IPC isleño de los últimos seis años, según afirma hoy el Instituto Nacional de Estadística (Istac).
En el año transcurrido desde diciembre de 2006, Canarias (4,3%) presenta una inflación 1 décima superior a la observada en el conjunto de España (4,2%). Murcia (4,7%) es la Comunidad Autónoma más inflacionista, seguida de Castilla La Mancha (4,5%) y Castilla y León (4,5%).
Además, y respecto a la situación interanual reflejada en el mes anterior se ha producido un aumento de 3 décimas (en el mes anterior el interanual se situaba en el 4,0%); el índice estatal ha experimentado una subida de 1 décimas (en noviembre era del 4,1%). La inflación interanual en Canarias se sitúa por encima del dato de hace un año (4,3% frente a 2,0% en diciembre de 2006); a nivel estatal la situación también ha empeorado (4,2% frente a 2,7% en diciembre de 2006).
Por provincias, la tasa de variación interanual de Las Palmas se cifra en el 4,1%, mayor que en el mes anterior; frente al 4,6% registrado en la de Santa Cruz de Tenerife, que ha experimentado un aumento de 2 décimas.
Por grupos, los que más destacan por haber experimentado mayores variaciones positivas o negativas durante los últimos doce meses han sido
Transporte, con una tasa interanual del 8,6%, 8 décimas mayor que el dato del mes anterior, y se sitúa 15 décimas por encima de la tasa estatal (7,1%). Alimentos y Bebidas no Alcohólicas, cuya tasa interanual es 8,3%, implica 7 décimas superior al dato registrado en noviembre. A nivel estatal la tasa se sitúa en el 6,6%.
La tasa de variación interanual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) ha sido en el mes diciembre del 2,9%, superior en 3 décimas a la del mes precedente y 9 décimas por encima del dato del mismo mes del año pasado. Este indicador resulta 4 décimas inferior respecto al dato registrado en el conjunto de España, que ha sido del 3,3%.

La incidencia del precio del petróleo. En el conjunto del Estado, el encarecimiento del petróleo y los alimentos ha hecho que la tasa de inflación de 2007 se sitúe en el 4,2 por ciento, la más alta desde enero de 2006. Así, tras subir cuatro décimas en diciembre, la inflación de 2007 alcanzó el 4,2 por ciento -una décima menos de lo avanzado por el indicador adelantado-, en tanto que la tasa subyacente -que excluye los precios de los alimentos frescos y de la energía- subió dos décimas en diciembre y cerró el año en el 3,3 por ciento, ocho décimas más que una año antes. La Provincia: Canarias cierra 2007 con la peor subida de precios de los últimos doce años El IPC obligará a las empresas canarias a compensar los salarios con 140 millones de euros más  RUBÉN REJA – LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. La inflación se ceba con Canarias. La escalada de precios de los productos básicos y la carestía del combustible castigan las economías domésticas hasta el punto de que las Islas cerraron el pasado ejercicio con el peor dato inflacionista en 12 años. El Archipiélago acabó el ejercicio con una inflación del 4,3%, una décima por encima de la registrada a nivel nacional. De esta forma, y desde 1999, las Islas no acababan el año con un dato de precios más elevado que el resto del Estado.

El incremento inflacionista, además, obligará a los empresarios canarios a compensar el desajuste de precios. Así, las empresas afrontarán un pago superior a los 140 millones de euros a la hora de revisar los salarios de los trabajadores, según cifran desde la Confederación Canaria de Empresarios de Las Palmas (CCE). La patronal exige “esfuerzos para mitigar los efectos sobre el sistema de precios de la energía y los productos básicos, estableciendo medidas, con carácter inmediato, de forma que se consiga frenar la creciente pérdida de competitividad que el aumento de la inflación, fundamentada en factores externos, ocasiona en Canarias”. Nada más arrancar el año, numerosas empresas se enfrentan a serias complicaciones en sus cuentas, al verse obligadas a revisar los salarios de sus empleados, asegura la CCE.

DICIEMBRE NEGRO. Asimismo, la inflación subió en diciembre en Canarias un 0,6 %, con lo que se convierte en la región más inflacionistas de todo el Estado y supera en dos décimas la media nacional. En Canarias, por grupos, destacan con mayores incrementos en 2007 el área de transportes (8,6 %), alimentos y bebidas no alcohólicas (8,3 %) y hoteles, cafés y restaurantes (3,9 %). Los precios descendieron, por su parte, en medicina (-4,2 %) y ocio y cultura (-0,8 %). En diciembre, las subidas más importantes se registraron en bebidas alcohólicas y tabaco (1,3 %) y ocio y cultura, alimentos y el segmento de bebidas no alcohólicas (uno por ciento), respectivamente.

Sin embargo, los precios bajaron en vestido y calzado con un -0,6 %, comunicaciones (-0,2 %) y medicina (-0,1 %). La explicación a este descenso de precios en la moda está en que muchos establecimientos redujeron precios para alentar el consumo durante la campaña navideña. Asimismo, la patronal canaria también confía en que la llegada de las rebajas relaje la tensión inflacionista durante el mes de enero.

Por provincias, la inflación de todo el 2007 fue mayor en Santa Cruz de Tenerife, con un 4,6 %, en tanto que Las Palmas registró un 4,1 %. En diciembre, no obstante, la inflación subió en la provincia oriental hasta un 0,6 %, mientras que en Tenerife fue una décima menos.

La inflación de 2007 es un “pésimo dato” para la sociedad y la economía porque resta competitividad con los países de la Unión Europea, por el gasto público adicional que incorpora la revisión de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos con menor renta, coinciden los sindicatos. De hecho, la inflación canaria supera en 1,2 puntos a la media registrada en el resto de la Unión Europea. Para los sindicatos el “intenso” aumento de los precios es “responsabilidad exclusiva” de aquellos empresarios “sin ningún compromiso social y una visión cortoplacista” que se han aprovechado para imponer unos precios muy por encima del valor de los productos.

Además, los sindicatos exigen un mayor control sobre los precios del Archipiélago, donde la subida de la cesta de la compra restará competitividad frente a otras regiones. EL PAÍS: La inflación cierra 2007 en el 4,2% impulsada por la carestía de los alimentos y el petróleoLa subida de cuatro décimas en diciembre sitúa el IPC en su nivel más alto desde enero de 2006. -Solbes apela al ahorro energético para atajar el alza de los precios El encarecimiento del petróleo y los alimentos ha hecho que la tasa de inflación de 2007 se sitúe en el 4,2%, la más alta desde enero de 2006, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Tras darse a conocer el dato, que es una décima inferior al avanzado por el indicador adelantado, el ministro Solbes ha apelado al ahorro energético como una de las vías para atajar el avance de los precios.Así, tras subir cuatro décimas en diciembre, la inflación del pasado año ha alcanzado el 4,2% en tanto que la tasa subyacente -que excluye del índice general los precios de los alimentos frescos y de la energía- ha subido dos décimas a lo largo de este mes y ha cerrado el año en el 3,3%.De los doce grupos que componen la cesta de la compra, los que más se han encarecido en 2007 fueron los de transporte, cuyos precios subieron el 7,1%, Alimentos y bebidas no alcohólicas (6,6%), bebidas alcohólicas y tabaco (6,1%), hoteles, cafés y restaurantes (4,9%), y vivienda (4,8%).Por su incidencia en el alza del IPC anual, destacan la subida de algunos productos básicos como la leche, un 31,7%, el pan, con un encarecimiento del 14,4%, y las frutas frescas, un 7,8% más caras que en enero de 2007. Por su parte, el precio de la carne de ave o el pollo -la de mayor consumo- ha aumentado un 10,2%.En el lado opuesto, el aceite ha bajado un 10,4% en el mismo periodo. También se han abaratado los medicamentos y material terapéutico (-6,6%), los objetos recreativos (-6,5%), las patatas y sus preparados (-4,8%) y los electrodomésticos y las reparaciones (-0,3%).Por lo que respecta a los datos correspondientes estrictamente a diciembre, el incremento de cuatro décimas de la inflación se ha debido, principalmente, al aumento de los precios de ocio y cultura (1,4%) y a la subida de los alimentos y bebidas no alcohólicas, que se han encarecido un 0,9%, sobre todo en los pescados, crustáceos y moluscos, la carne de vacuno, las frutas frescas y los quesos.Además, el transporte ha registrado un incremento mensual del 0,8% debido al comportamiento de los carburantes y lubricantes, y los hoteles, cafés y restaurantes subieron un 0,4% por la evolución de los precios de restaurantes, bares, cafeterías, cantinas y comedores.Por el contrario, han bajado los precios del vestido y el calzado (-1%) al recoger los efectos de las bajadas de precios previas al inicio de la campaña de rebajas de invierno.Murcia, la más inflacionistaLa inflación ha subido en diciembre en todas las comunidades autónomas en términos mensuales, destacando el aumento del 0,6% en Canarias y Cataluña, mientras que País Vasco ha registrado el menor aumento, con un alza del 0,2%.En tasa interanual, el mayor incremento, con una tasa del 4,7%, ha correspondido a Murcia, seguida de Castilla y León y Castilla-La Macha, que han registrado un incremento del 4,5%. Igual a la tasa nacional (4,2%) se han situado comunidades como Extremadura, Navarra, País Vasco y Andalucía.Por debajo de este nivel y con los menores aumentos aparecen Asturias y Galicia, con un incremento del 4,1%, Madrid (4%), Islas Baleares y La Rioja, con subidas del 3,9%, Melilla (3,8%) y Ceuta (3%).Esta ha sido la segunda vez que la inflación alcanza el 4,2% en esta legislatura, tras haberse registrado el mismo nivel en enero de 2006, y se ha convertido así en la cota más alta registrada en los cuatro años de Gobierno socialista.Reacción de SolbesTras darse a conocer el dato, el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha reiterado en declaraciones a la Cadena Ser la preocupación del Gobierno por las familias con menos recursos, que lo “están pasando mal” por el incremento del IPC al tiempo que ha destacado la necesidad de que España reduzca su consumo energético para luchar contra la inflación.Tras afirmar que el alza de los precios “es consecuencia, en parte, del exceso de consumo energético que España tiene por unidad de producto”, el también vicepresidente ha manifestado que por ello son “importantísimas” las medidas que ya ha adoptado el Gobierno a favor del ahorro energético y la apuesta por las energías renovables.En su opinión también es fundamental diversificar el abastecimiento energético y “en algunos casos” la puesta en marcha de energías renovables.Sobre el alza de los alimentos, el ministro ha confiado en que la mejora de las cosechas en 2008 palíe el efecto sobre los precios que han provocado el aumento de la demanda en países como China e India.Con respecto a la reducción de una décima de la tasa definitiva de la inflación al 4,2%, Solbes ha destacado que “una décima es importante porque significa que nos separamos algo menos de Europa y porque tampoco alcanzamos esa punta que podemos decir histórica del 4,3%”.Así, ha recordado que la economía española se encuentra en un pico de inflación que se repite, ya que la cifra del 4,2% ya se alcanzó en 2006 y también entre mayo y junio de 2001.Además, Solbes se ha referido a los 1.500 millones de euros que las arcas públicas tendrán que desembolsar para compensar a los pensionistas (que se calculó con la cifra de la inflación de noviembre, que fue del 4,1%) y ha dicho que este cantidad servirá para reactivar la economía porque va directamente al consumo privado.La inflación, ha recordado, afecta más a los convenios colectivos y depende de las características de éstos (si los ajustes son bianuales o anuales) pero, ha añadido, “hay más dinero disponible para los asalariados que tienen estas cláusulas”.Preguntado sobre la percepción que muchos ciudadanos han tenido de que el Gobierno ha hecho un discurso triunfalista sobre la economía, Solbes ha respondido que a pesar de que algunos lo hayan percibido así, su “discurso ha pretendido ser muy claro”.De este lado, ha calificado los resultados de la legislatura de “excelentes”, aunque al final de la misma se haya producido una desaceleración económica, “que ya estaba prevista” por el alto precio del petróleo y el problema de las hipotecas subprime que, según Solbes, “han contaminado” el mundo del crédito en Europa y España.Por último, ha añadido que España hoy está mejor preparada que al principio de la legislatura si la desaceleración “va más allá” a pesar de los problemas de inflación, la evolución del empleo y el déficit por cuenta corriente, que no ha sido nunca un problema, pero ahora, con las restricciones de crédito, “es más difícil encontrar dinero”. No obstante, ha reiterado que, en su opinión, los tipos de interés y por lo tanto, las hipotecas “han tocado techo”, y en el futuro “tenderán a ir a la baja”.En la misma línea, el Ministerio ha destacado a través de un comunicado que la subida al 4,2% del IPC “continúa teniendo un carácter exógeno” y es “previsible” que este indicador se modere “a partir de la próxima primavera”.Críticas de sindicatos y autónomos por la pérdida de poder adquisitivoDentro de las reacciones que ha generado la noticia, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha reconocido que “el deterioro” de la inflación “es innegable”, aunque se ha mostrado confiado en que “en primavera” retornará a la tasa del 3% tras atribuir la subida al petróleo y los alimentos. Además, ha descartado medidas excepcionales por parte del Gobierno para atajar el fenómeno y ha descartado nuevos repuntes para este año.De este lado, el sindicato UGT ha insistido en la necesidad de incluir cláusulas de revisión salarial en todos los convenios para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo por la subida de la al 4,2% de la inflación, un repunte que a su juicio viene determinado por la “sensibilidad a los factores” externos en los dos últimos meses del año.CC OO, por su parte, ha asegurado que el IPC de 2007 es un “pésimo dato” para la sociedad y la economía española porque resta competitividad con los países de la Unión Europea, por el gasto público adicional que incorpora la revisión de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos con menor renta.La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) también ha lamentado la pérdida del poder adquisitivo al tiempo que ha señalado que el “elevado” nivel de la inflación “está castigando duramente la economía doméstica”.El coordinador ejecutivo de Economía y Mundo del Trabajo de IU, Javier Alcázar, ha considerado que la tasa de inflación de 2007 es “nefasta” y “deja en evidencia” al equipo económico del Gobierno por desviarse más del doble del objetivo previsto del 2%. Además, ha reclamado cláusulas de revisión salarial.CCOO considera que el crecimiento de los precios en 2007 es una pésima noticia para la sociedad y para la economía españolaLa inflación de 2007 es un pésimo dato para la sociedad y la economía española tanto por acumular un año más una nueva pérdida de competitividad con los países de la Unión Europea –1,2 puntos en este año que acumula más de diez puntos en la década-, como por el gasto público adicional que supone la revisión de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo de una parte de los trabajadores y de los ciudadanos con menor renta que dedican un mayor porcentaje de la misma al consumo de bienes básicos. El crecimiento de los precios en el 0,4% durante el mes de diciembre finaliza el año con una inflación del 4,2% en los últimos doce meses, 2,2 puntos por encima del objetivo del Gobierno y del Banco Central Europeo. La evolución de los precios en 2007 supera en punto y medio el dato del ejercicio pasado, y es necesario remontarse hasta 1995 para observar una cifra similar.

La inflación subyacente de 2007, la que comprende los precios sin los productos energéticos y alimentos no elaborados, alcanza un resultado (3,3%) con connotaciones todavía más preocupantes para la economía española, como demuestra el hecho de que un índice que recoge sólo una parte de los precios, los de responsabilidad interna, es superior al índice general de la Unión Europea, donde también se incluyen las subidas del petróleo y de los alimentos no elaborados.

Los malos resultados en control de precios son generalizables a casi todos los grupos de productos pero, por su incidencia en las personas con menor renta, son especialmente reprobables los referidos a los alimentos: pan (14,4%, carne de ave (10,2%), leche (31%), productos lácteos (10,0%), frutas frescas (7,8%), legumbre y hortalizas (7,6%). Una larga relación de bienes básicos que han erosionado seriamente la capacidad de compra de los ciudadanos.

El incremento inicial de los salarios pactados en convenio (2,9%) es resultado de asumir el objetivo inicial de inflación y una ganancia de productividad de la economía española, por tanto, no puede ser señalado como causa del fuerte crecimiento de los precios. El intenso crecimiento en los precios es responsabilidad exclusiva de aquellos empresarios sin ningún compromiso social y una visión cortoplacista, que se han aprovechado para imponer precios muy por encima del valor de los productos. Parecería que su comportamiento viene dado al interpretar que debían acumular las máximas ganancias rápidamente ante una hipotética caída en el crecimiento de la economía española.

La desviación sobre el objetivo de inflación obliga a la aplicación de las cláusulas de garantía salarial que afectan al 69% de los trabajadores con convenio firmado (5,8 millones), de los cuales el 85% (4,9 millones) tienen efectos plenos (actualización y efectos retroactivos) y el 15% solo en actualización de las tablas salariales. La repercusión vendrá dada  por el contenido de las cláusulas, si bien, la ganancia de poder adquisitivo en aquellas donde hay cobertura plena puede alcanzar el 0,8% medido en términos reales. La diferencia en la composición de las cláusulas, no obstante, hace imposible realizar una valoración inicial sobre el valor global de su aplicación.

De los trabajadores con convenio firmado sin cláusula de garantía (31%), una parte firmó subidas salariales superiores a la inflación definitiva (4,2%), y como elemento negativo, 2,2 millones de trabajadores (el 26% de los que tienen convenio suscrito) saldrán perjudicados con la elevada inflación, e incorporarán pérdidas de poder adquisitivo, al no disponer de cobertura para hacer frente al crecimiento de los precios.

La inflación de 2007 es un pésimo dato para la sociedad y la economía española tanto por acumular un año más una nueva pérdida de competitividad con los países de la Unión Europea -1,2 puntos en este año que acumula más de diez puntos en la década-, como por el gasto público adicional que incorpora la revisión de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo de una parte de los trabajadores y de los ciudadanos con menor renta que dedican un mayor porcentaje de la misma al consumo de bienes básicos.  

En este contexto, sería necesario una mayor voluntad política para hacer frente a este problema que tiene raíces internas, sin ampararse sólo en los factores exógenos, y en el caso de considerar oportuno incorporar rebajas fiscales concentrase en bajadas del IVA que afecta a los productos básicos, con mayor incidencia en la inflación y en el poder adquisitivo de las rentas inferiores.
CCOO se reafirma en los criterios de política salarial para el año 2008 y, en coincidencia con las recomendaciones del AINC en esta materia, recuerda a los negociadores de los convenios la importancia que en el actual contexto de evolución de precios mantiene el esquema de objetivo de inflación más productividad con cláusulas de garantía, tanto por su aportación al control de los precios como en su función de preservar el poder adquisitivo de los salarios negociados.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: