Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Especial Fuerteventura en La Voz de Galicia: retornan miles de gallegos

Posted by juanjesus en febrero 25, 2008

Burbuja.info, el recomendable foro informativo que ofrece noticias sobre la situación económica, del sector de la construcción, etc. en España y en el conjunto de Europa, acerca la realidad de Fuerteventura vista desde Galicia, a través de uno de sus diarios, a través de varias noticias.  

Según La Voz de Galicia, “La crisis de la construcción expulsa de Fuerteventura a 3.000 gallegos”. En un reportaje especial del mismo, se afirma que “Un territorio que rozaba el pleno empleo y que ahora casi ha triplicado su tasa de parados”, o que “Los ingresos por licencias de obras se redujeron un 80% en la capital”. La importante comunidad gallega de la isla está bajando en cifras de trabajadores de forma importante. Así, se afirma, por parte de la comunidad gallega, “Que nuestros paisanos se fuesen era la excepción, y hoy es la regla”. «Que nuestros paisanos se fuesen era la excepción y hoy es la regla»

El llamado “cambio de ciclo” está obrando de forma importante en aquellos lugares con mayor ritmo de crecimiento. Queda por analizar, en los próximos meses, cómo reaccionará la economía isleña ante este parón inmobiliario, y las repercusiones sobre el conjunto de la población y los flujos migratorios. TEXTO DE LAS NOTICIAS:  LA VOZ DE GALICIA: La crisis de la construcción expulsa de Fuerteventura a 3.000 gallegosLa crisis de la construcción expulsa de Fuerteventura a 3.000 gallegos

La crisis de la construcción expulsa de Fuerteventura a 3.000 gallegos: Desde el pasado verano cientos de trabajadores han optado por retornar a Galicia o por buscar empleo lejos de las islas

La moratoria para hacer hoteles, la llegada de mano de obra barata y la saturación del mercado motivan el éxodo. Autor: Natalia Bore |Enviada especial Fecha de publicación: 23/2/2008 Las cifras se muestran igual de esquivas a la hora de concretar con exactitud lo numeroso de la comunidad gallega que, aprovechando el despegue turístico de Fuerteventura -hace algo más de una década- llegó a la isla para trabajar en la construcción de hoteles y complejos residenciales, que ahora, cuando la marea de trabajadores está optando de forma masiva por retornar, obligada por la crisis del sector. Las fuentes oficiales estiman que Fuerteventura ha llegado a tener censados hasta 12.000 gallegos entre su población de apenas 100.000 habitantes y que en el último año, especialmente a partir del verano, la han abandonado en una cifra no menor a las tres mil personas. Ésta es la isla del archipiélago canario con mayor concentración gallega, pues son, tras los propios majoreros, el segundo colectivo demográfico de Fuerteventura.Los tres factoresPero la crisis de la construcción que explica el éxodo de los trabajadores no tiene un motivo único, ya que responde a la combinación de tres factores: en primer lugar, la moratoria que el Gobierno canario aprobó, suspendiendo todas las licencias y expedientes de obras destinadas al turismo, y que se ha traducido en la práctica paralización de la construcción hotelera en el territorio; seguida de la saturación del mercado inmobiliario unida al encarecimiento de las hipotecas, que propició la inundación de oferta de vivienda para una demanda en franco retroceso y, por último, la llegada de inmigración -especialmente latinoamericana, magrebí, subsahariana, rumana y búlgara- que ha abaratado el precio de la mano de obra. Así las cosas, los miles de gallegos que llegaron a partir de la segunda mitad de los 90, atraídos por el bum de la construcción, se ven en la tesitura de elegir entre el regreso a su tierra de origen o probar suerte en otros puntos, tanto de la península como de fuera de ella. De hecho, Cabo Verde o Marruecos están tomando el relevo de Canarias en la construcción turística.Lo cierto es que, como afirman tanto los promotores como los trabajadores del sector, lo que en su día fue Eldorado para los gallegos, que llegaron a la isla con el reclamo de empleo seguro y salarios que podían alcanzar los 3.000 euros al mes -ahora están en la mitad- e incluso doblarlos, se ha evaporado. «A un oficial aquí pagábanlle a 1.500 ó 1.700 pesetas da época á hora. Houbo xente que chegou a gañar ata un millón ao mes poñendo azulexo e plaqueta a metro, en dez ou doce horas. Pero socialmente non éramos naide. Se non traballabas, non cobrabas. Dereitos cero», recuerda el lucense Carlos Lago, fontanero.El «paraíso» canario, de trabajo duro y jornadas de sol a sol, pero salarios abultados, ha desaparecido. «Xa non hai obras. As poucas que estanse a facer son de licencias de antes da moratoria. Os galegos imos donde hai noces que coller, senón non paramos», resume José Manuel Alfonso, encargado de obra y residente en la isla desde 1995.

La Voz de Galicia: Un territorio que rozaba el pleno empleo y que ahora casi ha triplicado su tasa de parados. Un territorio que rozaba el pleno empleo y que ahora casi ha triplicado su tasa de parados

 Tanto el PSOE como el PP coinciden en el mismo análisis negativo de las consecuencias de la moratoria, que se ha traducido -asociada a otros factores- en que el pleno empleo del que casi gozaba Fuerteventura, con una tasa de paro de en torno al 4%, la haya casi triplicado en la actualidad, con porcentajes del 12%.«Nosotros ya le advertimos al Gobierno canario que la aprobación de la moratoria provocaría bolsas de desempleo, sobre todo en construcción y hostelería», señala el socialista Domingo Fuentes, para añadir también la incidencia de la recesión económica mundial, que califica de «reajuste» y no de crisis.El PSOE está en contra del «crecimiento cero» que plantea Coalición Canaria y aboga por un desarrollo hotelero y turístico con criterios de excelencia: «Habría que contemplar la posibilidad de futuros desarrollos turísticos excepcionales, con calidad y valor añadido».El representante socialista también reclama inversiones en obra pública que mejoren los deficitarios servicios de Fuerteventura, desde la sanidad a la educación o las comunicaciones. «Y esa obra pública reabsorbería a los trabajadores de la construcción que se quedan sin empleo», añade.Desde las filas del PP, la cabeza de lista al Senado, Ana Padilla, constata el «notable» descenso de los gallegos residentes en la isla, no sólo en el sector de la construcción, sino también en otras áreas de negocio como los bares y restaurantes o las tiendas. «Quienes sostienen el sistema económico son las pequeñas y medianas empresas, por eso hay que ofrecerles medidas políticas adecuadas.Si a una empresa le reduces el impuesto de sociedades, le haces pagar menos, la ilusionas para crear empleo ya que con el dinero que se ahorra puede pagar a otro empleado», insiste, mientras que sobre la moratoria matiza que «aunque no la consideramos la forma más acertada, en Canarias hacía falta equilibrar la construcción».La Voz de Galicia: Los ingresos por licencias de obras se redujeron un 80% en la capitalDe la gravedad del parón de la construcción en Fuerteventura da fe la caída de la recaudación que los municipios de la isla realizan de impuestos y tasas por obras. El caso de la capital majorera, Puerto del Rosario, es el más llamativo, ya que el Ayuntamiento recauda desde diciembre un 72,6% menos por el impuesto de construcciones, pasando de unos ingresos de 139.636 euros en noviembre a 38.355 en diciembre, y un 81,6% menos en tasas por concesión de licencias urbanísticas (impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras), que se redujo de 167.809 euros a 30.944 al cerrar el 2007.Municipios turísticosEn municipios más turísticos, como el caso de Antigua, también se ha previsto en los presupuestos de este año una merma en los ingresos por concesión de licencias. De hecho, durante el mes de noviembre se presentaron dos solicitudes de licencias de obra y solo se concedió una, mientras que en diciembre se presentó una y se autorizaron tres (correspondientes a solicitudes anteriores). En La Oliva, el Ayuntamiento del norte majorero, o en Pájara, el del sur, por el momento se mantiene la estabilidad en cuanto a la recaudación por licencias.Lo cierto es que es ahora cuando comienzan a sentirse los efectos reales de la Ley de Directrices de Ordenación General y del Turismo, más conocida como moratoria, aprobada por Coalición Canaria. «En los municipios turísticos de la isla, como La Oliva, Antigua y Pájara, cuando se aprobó la moratoria los ayuntamientos reconvirtieron las licencias de construcción para uso turístico en residencial, es decir, no se edificaron hoteles, pero el sector de la construcción siguió haciendo viviendas. Ahora el mercado está saturado y no se venden pisos como se esperaba. Las obras se han parado y la población inmigrante, que estaba empleada mayoritariamente en la construcción, tiene dificultades», dice Domingo Fuentes Curbelo, diputado socialista en el parlamento canario

La Voz de Galicia: Prevén un par de años de parón debido al exceso de viviendasPrevén un par de años de parón debido al exceso de viviendas.

o                                                        EL CONSTRUCTOR«Aquí se bromeaba diciendo que un gallego era un emigrante y dos una constructora», dice Fernando López, que junto a Antonio Pita regenta la empresa Servicon Islas. Fernando, de Sanxenxo, llegó en 1995, «cando aquí, no sur, despegaba a construción de hoteis».Trata de encajar la crisis con optimismo y augura que serán un par de años de vacas flacas. «Solo en Puerto del Rosario hay 2.000 viviendas sin vender. El mercado está saturado», dice, mientras recuerda que solo de Noia él trajo a 30 obreros. «Nos bos tempos, na miña aldea non quedou persoa en idade de traballar, pero no último ano voltaron todos», dice.Por el momento, Servicon solamente ha prescindido de un obrero.  La Voz de Galicia: La Voz de Galicia: La hostelería gallega se resiente del retorno masivo desde el verano.

La hostelería gallega se resiente del retorno masivo desde el verano

LA RESTAURACIÓNVolver El descenso del número de gallegos en Fuerteventura se deja sentir en todos los ámbitos del día a día isleño. A Taberna de Oubiña, el bar regentado por el vilalbés Joaquín Gayoso, es ejemplo de ello.Lugar de encuentro de la galeguidade de Puerto del Rosario, la taberna sirve comidas a los trabajadores de la construcción a mediodía y, aunque de 13 a 14 horas uno tiene allí la sensación de estar na terra, lo cierto es que la actividad se ha reducido un 50% desde el verano. «Tenemos la mitad de clientela porque la gente, si se queda sin trabajo, se marcha.«Al menos así se ahorran el alquiler que pagan aquí», explica Gayoso, que hace una semana tuvo que despedir a sus dos camareras. Ahora el negocio lo llevan en exclusiva él y su mujer. Aunque su pulpo, sus queimadas y el albariño gozan de gran popularidad entre los majoreros, Gayoso constata que «la gente está sin dinero y se vive al día».

La Voz de Galicia: “Que nuestros paisanos se fuesen era la excepción, y hoy es la regla”. «Que nuestros paisanos se fuesen era la excepción y hoy es la regla»

o                                                        EL ASOCIACIONISMOXurxo Rodríguez lleva siete años en la isla y es una institución que aglutina a sus paisanos, porque dinamiza la vida y la cultura gallega en tierra canaria. No solo preside la asociación cultural Alexandre Bóveda, que organiza la celebración del Día de Galicia en Fuerteventura, sino que además promovió la instalación de un cruceiro genuino en uno de los accesos más concurridos a la capital. También, desde las ondas y a través de su programa radiofónico -antes llamado Troula y ahora Utreia- acerca a los gallegos la lengua, la historia, la actualidad política y la cultura patria. Comenta que miembros de la asociación se han marchado en el último año de la isla: «Antes íbamos a despedirlos al aeropuerto porque que se fueran era la excepción. Hoy es la regla».La Voz de Galicia: “Llegamos a ser 60 obreros en la empresa, ahora somos 16

«Chegamos a ser setenta galegos na empresa e agora somos dezaseis»

Carlos Lago es fontanero y tiene 64 años. Llegó a la isla en 1995, con la empresa lucense Arista Construcción Integral. Cuando se jubile, a finales de año, quiere regresar a su tierra, pero muchos de sus compañeros han tenido que hacerlo ya por obligación, ante la crisis de la construcción. «En Arista somos uns 16 galegos, pero chegamos a ser 70. Dende agosto foron marchando, pero no Nadal foi unha desbandada, xa que non lles renovaron», explica. La mayoría eran menores de 45 años. Como contrapunto a los que se van, otros llegan.Es el caso del práctico del puerto de la capital, el coruñés José Carlos Vázquez, que desde octubre sustituye a José Ignacio Yáñez, de O Vicedo, ahora en Alicante.

La Voz de Galicia: “El retorno al hogar ha pasado de ser un objetivo a una obligación ante la falta de trabajoEl regreso al hogar ha pasado de ser un objetivo a una obligación ante la falta de trabajo

Fecha de publicación: o                                                        document.write(d.getDate() + “/” + (parseInt(d.getMonth())+1) + “/” + d.getFullYear());23/2/2008 Aunque las cifras del éxodo gallego de Fuerteventura son, por el momento, estimaciones, todas las fuentes consultadas coinciden en apuntar que de la capital se han marchado en el último año del orden de 1.500 personas, y se calcula que un número similar abandonaron el resto de la isla. A estas cifras habría que sumar el retorno desde las otras islas con presencia gallega -Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote-, aunque en mucha menor medida, según confirmaron los presidentes de los Centros Gallegos de Las Palmas y Tenerife, ya que la construcción en ellas no era tan intensa como en Fuerteventura, por lo que su población gallega está más asentada y es menos fluctuante. A esto se añade el hecho de que muchos optan por no darse de baja en el censo canario por la ventaja que supone, ya que los residentes insulares tendrían descuento en aviones y barcos si decidieran regresar cuando la situación mejore.Pero el caso es que, en el territorio majorero, la marcha con la que todos los trabajadores sueñan, después de haber conseguido ahorrar para comprarse una casa en Galicia o montar allí un negocio, se ha convertido en los últimos meses, ante la falta de trabajo en una obligación. «Es cierto que la mayoría vienen aquí a trabajar un tiempo y luego se marchan. La gente se lo toma como algo temporal y poco más del 20% se establecen en la isla definitivamente», apunta Román Bugarín Areal, un joven empresario de Porriño que, junto a su socio, Alberto, dirige la constructora Roal. De sus 54 trabajadores, actualmente 20 son gallegos. Aunque tiene obra residencial en marcha en la isla, Roal contaba hace cinco meses con quince empleados más. 

Anuncios

2 comentarios to “Especial Fuerteventura en La Voz de Galicia: retornan miles de gallegos”

  1. Especial Fuerteventura en La Voz de Galicia: retornan miles de gallegos

    La crisis de la construcción expulsa de Fuerteventura a 3.000 gallegos: Desde el pasado verano cientos de trabajadores han optado por retornar a Galicia o por buscar empleo lejos de las islas

  2. Jagua said

    Lo siento por los trabajdores galegos, pero más lo siento por los canarios y majoreros en general, que pagamos los platos rotos en nuestra tierra, de la inoperancia y falta de previsión del “gobierno autónomo”. Fuerteventura no es la excepción, y el hecho que los majoreros sean una minoría diluida, es un hecho incontestable, que para la prensa galega y española en general pasa por una indolencia que raya el colonialismo más mezquino. ¿Que pensaban reventar la isla?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: