Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Pesca ilegal y sostenibilidad: ¿empleo en Canarias, desempleo en África?

Posted by juanjesus en marzo 18, 2008

barcopesca1.gif Como sabemos, el Puerto de la Luz y de Las Palmas recibe a flota ilegal de pesca que captura, teniendo importancia las capturas en el área del África Occidental, la zona conocida como “Atlantic, Eastern Central” en el argot internacional. (La Provincia: La Agencia Europea de Pesca admite que hay comercio ilegal en el Puerto de La Luz y que es difícil de controlar) (El Mundo: La Pesca pirata saquea África) . De hecho, las estadísticas portuarias reflejan un considerable incremento del volumen de pescado que ha pasado por el Puerto de la Luz (aquí), y las instalaciones propias se han multiplicado, especialmente con la apertura de nuevas instalaciones frigoríficas de mayor capacidad, que sirven de amparo a un elenco importante de empresas con alta tecnología en la conservación de la cadena de frío. Realmente, el desarrollo de la industria del frío es reciente, y surge como una “necesidad” ante las escasas capturas en zonas próximas a los puertos originarios (por ejemplo, gallegos), y la evidencia de que era preciso ir a caladeros más lejanos a buscar la pesca: en ese escenario, surge la figura del Puerto de La Luz y de Las Palmas. Un reciente estudio publicado en Science ha advertido que al ritmo actual de capturas, la pesca desaparecería como actividad económica humana alrededor del año 2048 (EL PAÍS: Un estudio augura el agotamiento total de la pesca en 2048), porque se están agotando las pesquerías del Mundo, al capturarse de forma indiscriminada, con artes que impiden el mantenimiento del ciclo reproductivo, y no existir zonas libres de la presión de una ingente flota industrial con potentes motores e inclusive seguimiento aéreo de las colonias de peces.Hay un acuerdo generalizado de que ha habido un “cenit de la pesca” desde finales de los años 80, y que en la actualidad se obtiene menos pesca que entonces (ver gráfico de capturas totales en el periodo 1950 – 2008). En los últimos 50 años se multiplicó por ocho el volumen de capturas, aunque ahora ya declina. Esta geométrica evolución llevó a la sobreeplotación de pesquerías importantes y a la generación de un excedente de flota industrial que era necesario “colocar” en otras zonas geográficas no tan explotadas de forma industrial. Así, llegaron los acuerdos de la Unión Europea con Mauritania, Guinea Conacktry, Senegal, Angola o Namibia. Como dicen los pescadores angoleños, “La pesca de arrastre acaba con todo. Ya no quedan criaderos ni lugares para que crezcan los peces pequeños. Cuando suben la pesca a bordo, escogen los que van a vender y botan el resto, que se muere. Esto es malo para nosotros. Hoy pescamos algo, pero la semana pasada no obtuvimos nada. Pescaríamos más si nos adentráramos en el mar, pero no podemos hacerlo sin renovar nuestro equipo.”Estas mismas reflexiones son extensibles a otros países del África Occidental. La cuestión es que en esos países el suministro de pescado – que se obtiene mayoritariamente a partir de pequeñas embarcaciones – es una parte esencial de la dieta alimentaria de la población costera, al contrario que en las zonas continentales europeas donde, a base de prácticas como las descritas, el pescado accede a una dieta como alimento de “alta calidad alimentaria”.  La consecuencia lógica de este fenómeno ha sido el empobrecimiento de las economías de subsistencia en esa zona, y el incremento del desempleo o de la salida en cayucos al exterior, ya que, además, la población dedicada a este sector suele ser de una extrema pobreza.  Los especialistas en recursos pesqueros piden una reducción de los esfuerzos pesqueros y tener en cuenta a las economías locales en la gestión de esos recursos. De seguir estos consejos – algo deseable si no queremos acabar con los recursos marinos – sería necesario reducir de forma importante la captura, el número de barcos y el pescado importado. Además, si se quiere frenar el movimiento migratorio, resultaría lógico dedicar esfuerzos a mantener a la población local que se dedica a la pesca, con métodos menos intensivos y, por tanto, más sostenibles. La consecuencia final de todo ello sería la reducción sustancial de la actividad económica vinculada a la pesca industrial, lo que redundaría finalmente en una pérdida de empleo local.  Texto de noticias relacionadas:  Evolución de las Capturas en FAO area E Central Atlantic (zona occidental de África) Evolución de las Capturas en la zona del Sureste Atlántico (Namibia, etc) La Provincia: La Agencia Europea de Pesca admite que hay comercio ilegal en el Puerto de La Luz y que es difícil de controlar Culpa a varios países africanos y a los barcos asiáticos que faenan en la zona. Harm Koster anuncia medidas legales para inspeccionar el mercado pesquero. XAVIER BARROS / EFE – VIGO. El director de la Agencia Europea para el Control de Pesca, el holandés Harm Koster, aseguró este sábado acerca de las críticas de organizaciones no gubernamentales de que el Puerto de La Luz se ha convertido en una plataforma de comercio del pescado ilegal de la zona del oeste de África, que “tienen razón”, pero consideró que eso es “injusto”.

Añadió que el Puerto de Las Palmás “es un gran puerto pesquero, base de muchos barcos que operan en esa zona del Atlántico, en el que se descarga mucho pescado”, entre ellas “capturas ilegales, porque no siguen canales de distribución diferentes y es difícil distinguir las capturas legales de las que no lo son”.

Señaló que hay varios países de África occidental, entre los que citó Guinea Bissau, Guinea Conakry y Liberia, en los que hay pesca ilegal difícil de controlar, y apuntó que “en cambio en Marruecos, Mauritania o Senegal hay muy poca porque hay más medios de inspección y vigilancia”. Aseguró, además, que en esa zona del Atlántico faenan muchos barcos de pesca asiáticos “cuyas capturas van a los puertos mas cercanos como Las Palmas”.

Señaló que la Unión Europea tiene previsto establecer medidas legales para acabar con ese comercio ilegal y, una vez se adopten, la Agencia que dirige podrá establecer medidas de prioridad en cooperación con España y otros países.

Destacó que las medidas para acabar con la pesca ilegal deben establecerse desde la perspectiva de la “cooperación” entre Estados, ya que, en caso contrario, algunos pescadores sin escrúpulos podrían estar tentados de aprovechar los “agujeros” legales, entre los que mencionó los barcos que navegan bajo pabellón de conveniencia.

Consideró que un buen ejemplo para resolver la situación de los caladeros en dificultades es la cooperación establecida por la Organización de Pesca del Atlántico Noroccidental (NAFO, en sus siglas en inglés), que ha contribuido a reducir las capturas y a salvar algunas especies de la extinción, estableciendo incluso una lista negra de barcos piratas.

“No soy contrario a denunciar los países violadores, pero hay que tener mucho cuidado y tener una base consistente para ello”, dijo el responsable de la Agencia, quien expresó su confianza en que una armonización de las leyes y una mejor coordinación en las inspecciones contribuyan a una pesca sostenible. EL MUNDO: La pesca pirata saquea Africa

Un informe de Greenpeace denuncia la descarga de la captura ilegal en Las Palmas, desde donde accede a los mercados de Europa

GUSTAVO CATALAN DEUS

MADRID.- El saqueo de los mares se incrementa. Esta es la conclusión de organismos internacionales como la Agencia Alimentaria de la ONU (FAO), la Comisión Europea y grupos ecologistas internacionales como Greenpeace. Desde que a principios de los 90 varias instituciones internacionales tratan de proteger los bancos pesqueros del crecimiento insostenible de la actividad pesquera, ha surgido una flota pirata para burlar todas las reglas del juego. El esfuerzo de numerosos países para hacer de la actividad pesquera algo racional, es abortado cada día por más de 1.000 grandes barcos con bandera de conveniencia, que en todos los puntos del planeta calan sus artes en el sitio que quieren y sin someterse a regulación alguna. Más de 500 empresas de numerosos países, entre los que destaca el nuestro, abanderan sus buques en naciones no firmantes de los tratados de pesca, para no dar explicaciones. En el caso de España, 116 empresas han creado compañías fantasma en países como Guinea Ecuatorial, Honduras, Belice o San Vicente y las Granadinas, desde donde cada una envía a alta mar barcos con tripulaciones mal pagadas, sin reglas laborales, pero que producen altísimos beneficios, según se desprende del informe Pesca pirata: el saqueo de Africa Occidental, elaborado por Greenpeace tras tres años de campaña. «De nada sirve fijar cuotas de pesca, cuando hay barcos que hacen lo que quieren», afirma María José Caballero, responsable de pesca de Greenpeace España, que llegó ayer a Las Palmas tras pasar un mes navegando por aguas de Africa. «Hemos visto de todo. Desde arrastreros piratas esquilmando los fondos junto a las playas de Guinea-Conakry, a tripulaciones que trabajan en régimen de semiesclavitud. Se te cae el alma», añade Caballero. El papel de España Lo peor es que España tiene un gran papel en esta aniquilación de la vida de los océanos y en concreto de las costas de Africa Occidental. Una gran parte de los entre 500 y 1.000 barcos que pueden faenar ilegalmente en Africa occidental, logran introducir en el mercado sus ilícitas capturas por el puerto de Las Palmas. Logran burlar los controles sin necesidad de acercarse a puerto, donde quienes descargan son grandes congeladores nodriza que van recogiendo la pesca ilegal en alta mar y proporcionando víveres y combustible a los pesqueros pirata. El pescado procede de distintos orígenes. Imposible saber de dónde. En Europa, y especialmente los españoles, comemos el fruto de esta piratería marina. Nadie sabe cuánto, no existen cifras de este comercio ilegítimo. Y no se trata sólo de un robo al mar. Tampoco es sólo la destrucción de los recursos vivos salvajes hasta situar al borde de la extinción a algunas especies. Es también un saqueo de las débiles economías de muchos países y de sus artesanales pescadores. Países pobres como Sierra Leona, Guinea-Conakry, Guinea Bissau y otros, que no tienen recursos para vigilar sus Zonas Exclusivas Económicas (ZEE), se ven ultrajados por estos piratas. Se han dado casos en que los arrastreros piratas han hundido pequeñas canoas en su afán desmedido de pescar día y noche sin reparar en los débiles. «Queremos que España se lo tome más en serio», afirma Caballero. Aunque reconoce que la Secretaría de Pesca Marítima conoce el problema y quiere actuar, todavía no se han tomado medidas firmes y contundentes. Sudáfrica ha cerrado sus puertos a estas actividades. Un país pobre como Cabo Verde también lo ha hecho a instancias de Greenpeace. «¿Por qué España no cierra el puerto de Las Palmas a este tráfico?», plantea María José. Sólo el pasado mes de julio aprobó una medida que puede tener transcendencia. La Dirección General de la Marina Mercante podrá desposeer del título de patrón de pesca o de barco a aquellos españoles cazados al frente de barcos con bandera de conveniencia. La medida tiene su sentido, pues las tres aprehensiones de barcos piratas que hubo el año pasado en todo el mundo, tenían que ver con España o españoles. Uno de ellos estaba gobernado por un gallego que va a ser juzgado en Australia. Tampoco la UE ha hecho mucho. Ni ha legislado una directiva ni ha dado órdenes de cerrar los puertos europeos al tráfico de pesca ilegal. Eso sí, al menos ha logrado bloquear fondos de ayuda comunitarios para que barcos europeos pudieran reciclarse, tras lo que pasaban a abanderarse en países de conveniencia.  EL PAÍS: Un estudio augura el agotamiento total de la pesca en 2048Los investigadores alertan de que la pérdida de biodiversidad se volverá contra el hombre JOSÉ ÁNGEL MARTOS – Barcelona – 03/11/2006  VotaResultado 0 votos  El conjunto de la fauna marina está en peligro, y su situación repercutirá en la calidad de vida de la humanidad, según el estudio más completo realizado hasta la fecha. El 30% de las especies marinas que se pescaban ya han colapsado, lo que significa que su número total se ha reducido en un 90% desde 1950. Más aún. Todas las especies que ahora capturan las flotas pesqueras entrarán en esta situación de colapso en el año 2048 si no se toman medidas.

La noticia en otros webs

·                     webs en español ·                     en otros idiomas Un equipo internacional de biólogos, economistas y especialistas de otras disciplinas, liderado por el canadiense Boris Worm y en el que participa el ecólogo marino español Enric Sala, ha trabajado durante dos años para realizar por primera vez un análisis muy amplio sobre el estado de la biodiversidad marina en su conjunto y la productividad de los servicios que presta a la sociedad. Estos servicios son más de los que podría parecer: el mar provee el 50% del oxígeno que respiramos, es históricamente una fuente de alimento esencial, actúa como filtro de contaminantes y, en los últimos tiempos, se ha convertido en un valor económico para sectores tan importantes como el turismo.Los autores del trabajo, que hoy publica la revista Science, han recurrido a datos arqueológicos, históricos y experimentales, que después han pasado por el tamiz de un análisis estadístico para realizar una proyección de su evolución futura. Entre estos datos están las estadísticas de las pesquerías mundiales que la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de la ONU, comenzó a recoger en 1950. Para la prestigiosa experta Jane Lubchenko, por ejemplo, el trabajo constituye un hito en el estudio de la pérdida de biodiversidad.“Muchas veces nos preguntan por qué es tan importante la biodiversidad marina y es un interrogante que no resultaba fácil responder más allá de consideraciones éticas sobre el respeto a otras especies”, explica Sala a este periódico. “Ahora podemos añadir que la biodiversidad marina también tiene un valor utilitario: su pérdida pone en peligro el bienestar de los humanos”, afirma este científico, de 38 años, del Centro de Estudios Avanzados del CSIC en Blanes (Girona), vinculado a la californiana Scripps Institution of Oceanography, uno de los principales centros de estudio de la biodiversidad marina y su conservación. Participan también investigadores de instituciones estadounidenses, australianas, británicas y suecas.Además del declive, la extinción es ya una realidad para muchas especies: el 7% de los organismos vivos en ecosistemas costeros, los más afectados, por la presión de los habitantes, ha desaparecido en los últimos 200 años. “La flota pesquera española cada vez es más dependiente de caladeros muy lejanos, como Namibia, y en la Costa Brava, donde yo trabajo, el mero, la langosta y la mayoría de especies que el escritor Josep Pla enumeraba cuando describía la vida de los pescadores hace unas cuantas décadas han desaparecido hoy de los menús de los restaurantes”, se lamenta Sala. “La erosión de la biodiversidad marina no es uno de esos problemas que, como se suele decir, sufrirán nuestros nietos, sino que ya lo estamos sufriendo nosotros. La generación de nuestros hijos podría ser la última que coma pescado salvaje”.Los autores del estudio trazan un panorama preocupante pero creen, que “aún estamos a tiempo” de reaccionar, como dice Sala. La principal alternativa que plantean es el establecimiento de reservas marinas que permitan restaurar la biodiversidad marina en áreas protegidas. En estas zonas, en las que está prohibida la pesca, la riqueza de especies aumenta como media en un 23%, han encontrado los investigadores. “Además, se trata de medidas que tienen efectos también sobre una zona más amplia en los alrededores de sus límites”, explica Sala. En una reserva marina, la productividad pesquera se multiplica por cuatro y los ecosistemas se vuelven un 20% menos sensibles a las fluctuaciones. Este último dato es importante porque cuanto mayor estabilidad, más regularidad en las capturas futuras.¿Es compatible la política de aumento de reservas marinas con el mantenimiento de la industria pesquera? Sala responde: “En España menos del 1% de las aguas territoriales están protegidas, es un porcentaje insignificante. Si la reserva es muy pequeña, la influencia que tiene más allá de sus límites también lo es”. El biólogo español no duda en afirmar: “El mar necesita su propio Protocolo de Kioto”.Público: La UE y Mauritania rubrican un acuerdo de pesca que prevé menos barcos y capturasEFE – Bruselas – 13/03/2008 22:07La Unión Europea y Mauritania han rubricado hoy un nuevo acuerdo de pesca para los próximos cuatro años que establece una reducción del número de buques y de capturas.El acuerdo, el más importante para la flota comunitaria, estará en vigor del próximo 1 de agosto hasta el 31 de julio de 2012, explicó en un comunicado la Comisión Europea, que negoció en nombre de la UE.Esa reducción es de un 25% para los cefalópodos, especie en la que el número de barcos comunitarios pasará de 43 a 32, indicó a Efe una fuente comunitaria.Además, la reducción en especies demersales (de fondo, como la merluza) será entre el 10 y el 50%, y el recorte en especies pelágicas pequeñas será del 43% una reducción del esfuerzo pesquero hasta 250.000 toneladas anuales frente a las 440.000 actuales.En cambio, no se producen cambios en la pesca de gambas, añadió la fuente.La CE explicó que esas reducciones se deben a “las necesidades reducidas de la flota europea y a los recientes informes científicos” sobre la situación de los recursos.En el plano económico, la contribución económica será también menor, ya que totalizará 305 millones de euros en cuatro años, lo que supone 76,25 millones anuales, en lugar de los 86 del acuerdo actual, que expirará el próximo 31 de julio.A esa cifra habrá que añadir 15 millones de euros para las licencias, mientras que el apoyo al desarrollo del sector pesquero y la acuicultura en Mauritania pasa a 16,25 millones de euros (frente a los 10 millones actuales).El convenio actual, de seis años de duración, ofrece licencias pesqueras para 200 barcos comunitarios, la mayoría españoles, y la CE apoyó el recorte de licencias porque algunos de los 13 países de la UE que se beneficiaban no las aprovechaban en su totalidad, especialmente los del norte. 

Anuncios

3 comentarios to “Pesca ilegal y sostenibilidad: ¿empleo en Canarias, desempleo en África?”

  1. concapro said

    Parece que una vez logrado agotar parte de los recursos en Canarias, se impone una especie de “colonización” africana. Canarias, históricamente una región pobre, hasta la llegada del turismo, parece olvidar su pasado. Tanto en la pesca como en el mundo inmobiliario. Nos proponemos como trampolín, no sólo de compañías canarias, sino también de multinacionales que crearán aquí su base de operaciones… Ay …

    Un saludo,

    consultoracanaria.blogspot.com

  2. […] https://crisisencanarias.wordpress.com/2008/03/18/pesca-ilegal-y-sostenibilidad-¿empleo-en-canarias-… […]

  3. […] ya se ha expuesto en estas líneas, ahora Canarias ha desarrollado una industria portuaria y de pesca congelada que se sirve del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: