Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Recesión en EE.UU., según el FMI y enfilando en España.

Posted by juanjesus en abril 1, 2008

The Independent habla literalmente de USA 2008, “la gran depresión”. Explica este diario que la pobreza, siempre tremenda en el país más rico del Mundo, alcanza a un número record de 28 millones de personas. Crecen en ese país los bonos de comida. Y es que, (EL PAÍS) El FMI da por hecho que Estados Unidos ya está en recesión. Al tratarse de la primera economía mundial, y estar ésta globalizada, parece lógico pensar en un contagio internacional. Así, se habla de que (cotizalia.com) “España enfila la recesión”, tras 15 años de crecimiento casi ininterrumpido. Más allá de los análisis al uso, reiteramos la necesidad de unir esta situación macroeconómica también a las circunstancias de límites en la aceleración del consumo de recursos no renovables.Existen suficientes indicios de límites ecológicos al crecimiento, y la necesidad de iniciar programas de “crecimiento cero” o, inclusive, “decrecimientoGustavo Duch, en El País), para adaptarse a tiempos de mayor escasez, no sólo financiera, sino de recursos naturales.   The Independent: USA 2008: The Great DepressionFood stamps are the symbol of poverty in the US. In the era of the credit crunch, a record 28 million Americans are now relying on them to survive – a sure sign the world’s richest country faces economic crisis By David Usborne in New York
Tuesday, 1 April 2008
We knew things were bad on Wall Street, but on Main Street it may be worse. Startling official statistics show that as a new economic recession stalks the United States, a record number of Americans will shortly be depending on food stamps just to feed themselves and their families.Dismal projections by the Congressional Budget Office in Washington suggest that in the fiscal year starting in October, 28 million people in the US will be using government food stamps to buy essential groceries, the highest level since the food assistance programme was introduced in the 1960s. The increase – from 26.5 million in 2007 – is due partly to recent efforts to increase public awareness of the programme and also a switch from paper coupons to electronic debit cards. But above all it is the pressures being exerted on ordinary Americans by an economy that is suddenly beset by troubles. Housing foreclosures, accelerating jobs losses and fast-rising prices all add to the squeeze.Emblematic of the downturn until now has been the parades of houses seized in foreclosure all across the country, and myriad families separated from their homes. But now the crisis is starting to hit the country in its gut. Getting food on the table is a challenge many Americans are finding harder to meet. As a barometer of the country’s economic health, food stamp usage may not be perfect, but can certainly tell a story. Michigan has been in its own mini-recession for years as its collapsing industrial base, particularly in the car industry, has cast more and more out of work. Now, one in eight residents of the state is on food stamps, double the level in 2000. “We have seen a dramatic increase in recent years, but we have also seen it climbing more in recent months,” Maureen Sorbet, a spokeswoman for Michigan’s programme, said. “It’s been increasing steadily. Without the programme, some families and kids would be going without.”But the trend is not restricted to the rust-belt regions. Forty states are reporting increases in applications for the stamps, actually electronic cards that are filled automatically once a month by the government and are swiped by shoppers at the till, in the 12 months from December 2006. At least six states, including Florida, Arizona and Maryland, have had a 10 per cent increase in the past year. In Rhode Island, the segment of the population on food stamps has risen by 18 per cent in two years. The food programme started 40 years ago when hunger was still a daily fact of life for many Americans. The recent switch from paper coupons to the plastic card system has helped remove some of the stigma associated with the food stamp programme. The card can be swiped as easily as a bank debit card. To qualify for the cards, Americans do not have to be exactly on the breadline. The programme is available to people whose earnings are just above the official poverty line. For Hubert Liepnieks, the card is a lifeline he could never afford to lose. Just out of prison, he sleeps in overnight shelters in Manhattan and uses the card at a Morgan Williams supermarket on East 23rd Street. Yesterday, he and his fiancée, Christine Schultz, who is in a wheelchair, shared one banana and a cup of coffee bought with the 82 cents left on it. “They should be refilling it in the next three or four days,” Liepnieks says. At times, he admits, he and friends bargain with owners of the smaller grocery shops to trade the value of their cards for cash, although it is illegal. “It can be done. I get $7 back on $10.”Richard Enright, the manager at this Morgan Williams, says the numbers of customers on food stamps has been steady but he expects that to rise soon. “In this location, it’s still mostly old people and people who have retired from city jobs on stamps,” he says. Food stamp money was designed to supplement what people could buy rather than covering all the costs of a family’s groceries. But the problem now, Mr Enright says, is that soaring prices are squeezing the value of the benefits.“Last St Patrick’s Day, we were selling Irish soda bread for $1.99. This year it was $2.99. Prices are just spiralling up, because of the cost of gas trucking the food into the city and because of commodity prices. People complain, but I tell them it’s not my fault everything is more expensive.” The US Department of Agriculture says the cost of feeding a low-income family of four has risen 6 per cent in 12 months. “The amount of food stamps per household hasn’t gone up with the food costs,” says Dayna Ballantyne, who runs a food bank in Des Moines, Iowa. “Our clients are finding they aren’t able to purchase food like they used to.”And the next monthly job numbers, to be released this Friday, are likely to show 50,000 more jobs were lost nationwide in March, and the unemployment rate is up to perhaps 5 per cent.

El Economista: FMI: EEUU crecerá un 0,5% en 2008 y entrará en recesión

Agencias | 13:02 – 1/04/2008 El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado su proyección del crecimiento económico del 2008 para Estados Unidos a 0,5% desde el 1,5% previo, y anticipa que la economía estadounidense entre en una recesión, dijo el martes una publicación alemana. El semanario Die Zeit dijo que el FMI también rebajó su pronóstico para Alemania, a 1,2% desde el 1,5% anticipado anteriormente, y que además había revisado su cálculo para el crecimiento económico global. La publicación dijo que el FMI había rectificado sus expectativas de crecimiento para Estados Unidos en el borrador de su nuevo reporte del Panorama Económico Mundial.EL PAÍS: El FMI da por hecho que Estados Unidos ya está en recesiónEl Fondo Monetaria reduce del 1,5 al 0,5% su previsión de crecimiento para la primera potencia mundial, según el ‘Die Zeit’ EFE – Berlín – 01/04/2008  El Fondo Monetario Internacional (FMI) cuenta con una recesión en Estados Unidos como consecuencia de la crisis de las hipotecas de alto riesgo y para el presente año ha revisado drásticamente a la baja sus previsiones económicas para ese país. Según informaciones que publicará el semanario alemán Die Zeit en su próxima edición del jueves, y que ha adelantado hoy, el FMI ya sólo cuenta con un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) en EEUU del 0,5% en este año, en lugar del 1,5% previsto en su último informe.Las informaciones del semanario se basan en el borrador de las previsiones mundiales del Fondo que se presentarán la próxima semana.Los economistas del FMI cuentan con que durante por lo menos dos trimestres consecutivos la economía estadounidense sufrirá un retroceso.Según adelanta el semanario, el FMI también revisará a la baja sus previsiones para el crecimiento económico mundial. Hasta ahora, el organismo financiero internacional partía de un incremento del PIB del 4,1%. Die Zeit no ofrece las cifras revisadas.Para Alemania, el FMI reducirá sus previsiones del 1,5 al 1,2%, añade el citado medio aunque precisa que el borrador todavía está sujeto a modificaciones.Cotizalia: España enfila una recesión España vuelve a una situación de crisis económica. Los indicadores adelantados que se disponen sobre el papel así lo señalan. Se está poniendo fin en estos días a 15 años de expansión (ocho ejercicios de gobierno del PP, siete del PSOE). Un milagro económico como fue calificado por muchos estadistas europeos (políticos, que no economistas). Han sido tres lustros de crecimiento económico ininterrumpido, sin pausa, con prisa a veces como las que se produjeron antes de 1999 con objeto de pasar el corte de la Unión Económica y Monetaria (UEM).Desde principios de año se vienen constatando los síntomas. Sin embargo, los mensajes a la prudencia surgidos desde el stablishment político, económico y mediático, cómplices de la inacción y amantes de la teoría de que los problemas se resuelven solos, han campado por doquier. Se entiende que existan con un proceso electoral de por medio, como el del pasado 9-M. Sin embargo, como en pasadas crisis, algunas voces han vuelto a quedar en evidencia al intentar enmascarar la realidad. Ya no vale el mensaje de que viene el lobo; el lobo está aquí, pero algunos se empeñan en decir que no muerde.Pero los datos son alarmantes. 1) La venta de coches se hunde un 28% en marzo, según datos de Anfac; 2) las de viviendas bajan un 27%, según el INE; los precios inmobiliarios de segunda mano (vinculados más al sector minorista que a los grupos empresariales) ceden más del 5% en un año, según IESE-Fotocasa; 3) la prima de riesgo por invertir en España se ha disparado, según la evolución de la deuda soberana… La crisis inmobiliaria galopante afecta a todos los niveles de la estructura productiva y pone en riesgo al sector financiero, al que le deben más de 300.000 millones de euros.Todo resta y nada suma. La economía se enfrenta a una situación clara de contracción de la actividad. Con ello, parece inviable que se mantengan unas previsiones económicas con incrementos del PIB por encima del 2%. La inercia económica -que tiende habitualmente a la desaceleración en lugar de al frenazo- no siempre funciona como se ha demostrado en el pasado con los ‘aterrizajes bruscos’ de economía. En estos días existe además un condimento adicional que empeora las cosas: la inflación. El IPC adelantado se situó en marzo en el 4,6% y destapa el peor y menos deseable y antinatural de los escenarios económicos: estánflación (nulo crecimiento junto a incremento de los precios de consumo). La última recesión, en 1993En 1981, España registró una suave recesión derivada de la crisis energética de aquellos años, con la guerra Irán e Iraq de fondo. La más grave fue la última. Entre 1992 y 1993, tras la Guerra del Golfo y la devaluación de la peseta, la economía acumuló cuatro trimestres consecutivos de reducción de su Producto Interno Bruto (PIB). Hoy, lleva la friolera de casi quince años de crecimiento ininterrumpido, con tasas medias superiores al 3%, lo nunca visto desde los años 60 y 70, cuando abandonaba el estigma de país subdesarrollado para engrosar las listas de países europeos. No es difícil adivinar cuándo será la próxima si se mantiene el actual clima de empleo y consumo. Será la tercera en 30 años.EL PAÍS: El decrecimientoGUSTAVO DUCH GUILLOT 21/09/2007 Nos recuerda John Berger que la peor preocupación que enfrenta nuestra sociedad es la de tener invadidos el espíritu y el pensamiento. Que debemos prestar una atención cuidadosa a lo que nos circunda. La celebración del día sin coches es una posibilidad de hacer dicho ejercicio, pues la invasión de vehículos es uno de los mejores ejemplos para entender por qué nuestra sociedad corre sin rumbo fijo, derrocha sus posibilidades energéticas y entiende que más (más nuevo, más grande, con más cilindrada) es igual a mejor. Por ello, con acierto, se ha vinculado a esa celebración un nuevo concepto político que deberemos tener muy en cuenta, el decrecimiento.De alguna manera que a mí se me escapa existe un pensamiento dominante que relaciona directamente crecimiento económico (más producción, más consumo) con desarrollo, con prosperidad e incluso (aquí se disparan mis alarmas) como remedio contra las desigualdades. Tanto nos han invadido el pensamiento con la idea de que hay una relación directa entre crecimiento y desarrollo, que incluso algunos autores alternativos enfrascados en estos temas no aceptan ya terminologías sucedáneas, como desarrollo sostenible, desarrollo local, endodesarrollo o desarrollo humano, argumentando que es palabrería para disfrazar al lobo. Son propuestas que pueden nacer de buenos propósitos, asegurar un equilibrio social, respetar y preservar el medio ambiente, etcétera, pero que -dicen- no cuestionan el modelo de crecimiento según acumulación, el crecimiento capitalista.La fascinación por el cuento del crecimiento económico es tal que Serge Latouche, explica: “consideramos positivo cualquier producción y cualquier gasto incluso cuando la producción es perjudicial… En materia de desarrollo el precio que hay que pagar en el plano social y humano es a menudo enorme”. La agricultura que nos alimenta hoy en día es, lamentable, un buen ejemplo de lo que significa priorizar el crecimiento capitalista. Su desarrollo ha sobrepasado en términos globales la satisfacción de las necesidades de la población mundial (aunque el hambre siga afectando a millones de personas) pero sigue imparable, impulsada por la necesidad de generar, no alimentos, sino crecimiento económico. Así, en muchos países del Sur se ha implantado la agricultura de los agronegocios donde sólo importan los volúmenes de producción sin medir las consecuencias: el aumento de las zonas de cultivo a base de deforestación, la desaparición de muchos puestos de trabajo, una agricultura petrodependiente corresponsable del cambio climático, concentración de tierras y rentas, pérdida de biodiversidad y más.Puede ser difícil de aceptar, pero desde el punto de vista ecológico no hay posibilidad alguna de mantener un planeta con recursos finitos basándonos en modelos de crecimiento ilimitado. No existe tierra cultivable suficiente para mantener una agricultura produccionista que alimente a las personas, alimente a la ganadería intensiva, y que -como nos explican ahora- genere la energía del futuro, los biocombustibles. No podemos aceptar más políticas de crecimiento económico sabiendo que esconde la generación de pobreza y compromete la vida de las generaciones futuras. Entonces, aparece la propuesta y la necesidad de pensar en el decrecimiento: supeditar el mercado a la sociedad, sustituir la competencia por la cooperación, acomodar la economía a la economía de la naturaleza y del sustento, para poder estar en condiciones de retomar el control de nuestras vidas. La ciudadanía del mundo no pierde nada, pierden las corporaciones. El decrecimiento nos llevará a vivir mejor con menos: menos comida basura, menos estrés, menos pleitesía al consumo. Y también aquí el modelo agrícola puede ilustrar bien estas propuestas. Devolver el control de la agricultura a los campesinos, que con la complicidad del resto de la sociedad, aseguren mediante modelos productivos ecológicos (donde los ecosistemas no están al servicio de la economía, sino al revés), consumo de temporada y distribución en mercados locales de alimentos sanos. Apostar por el decrecimiento es encarrilarse en un nuevo rumbo, donde más gente encontrará lugares de vida y trabajo que sin dañar el medio ambiente y sin competir y empobrecer otras regiones, puedan asegurar alimentos de buena calidad y buenos sabores para nosotros, las poblaciones del Sur y las futuras generaciones.Gustavo Duch Guillot es director de Veterinarios Sin Fronteras.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: