Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Repartir el empleo ante la crisis global de los recursos naturales I.

Posted by juanjesus en abril 14, 2008

 

Nos dirigimos, muy probablemente, hacia una depresión económica. Se combina este fenómeno con el cenit y declive del petróleo lo que, en términos económicos, equivale a decir una energía cada vez más cara (El País: la demanda (de petróleo) podría superar la capacidad de suministro más pronto que tarde). Existen muchos otros elementos que nos permiten adivinar un escenario de creciente escasez en muchos ámbitos, como el alimentario (Editorial del New York Times: Crisis global de alimentos), los suministros de bienes esenciales, etc.

 

Una de las consecuencias de ese escenario será un desempleo masivo.

 

Aún tenemos margen para hacer cosas, pero requieren un esfuerzo urgente, importante y extraordinario, en primera instancia de comunicación a la sociedad.  

 

Las causas de esa regulación del empleo habrá que encontrarlas, más allá de las dinámicas concretas de falta de inversión empresarial, políticas monetarias, etc. en un ajuste de dimensiones históricas hacia una era de “creciente escasez” desde la era de la gran abundancia, que vendría dado por creciente carestía del precios de los recursos naturales para atender la demanda creciente: es una crisis “ecológica” o de “insostenibilidad del modelo”.

 

La “novedad” de esta situación en el último periodo de crecimiento no nos debe ocultar  nuestra responsabilidad histórica, que estaría centrada en proponer el urgente debate y el planteamiento de escenarios de “transición” que permitan una adaptación mejor de las poblaciones más vulnerables a ese nuevo panorama en el que la oferta de recursos naturales no es suficiente para atender el tipo de demanda existente.

 

En síntesis, habrá que repartir menos para más, y se puede hacer de manera más o menos solidaria.

 

Por lo tanto, sería necesario:

 

1. repartir el empleo entre la población, como requisito previo para poder afrontar el creciente desempleo.

2. reducir el consumo de bienes no esenciales por persona, dentro de un proceso de reconversión económica de todos los sectores productivos. Debe emprenderse una acción decidida contra el consumismo individual, evitando que el poder adquisitivo sirva para mantener el mismo. Evidentemente, también se debe reducir la terrible ostentación y la desigualdad en el reparto de bienes, en el ámbito internacional, sabiendo que nos encontramos entre quienes tienen más. Se tendrán que disminuir radicalmente el peso de muchas actividades económicas pero es urgente buscar reforzar otras más úrgentes y sostenibles. 

3. reestructurar las actividades socioeconómicas hacia la comunitarización en el reparto y disfrute de bienes, hacia el acercamiento en la prestación de servicios, y hacia la reducción de la dependencia del exterior para su prestación.

4. promover esencialmente el empleo en el sector primario (alimentación propia), en los sectores relacionados con “energías renovables”, agua, atención a las personas, lazos comunitarios, etc.

 

Este programa podría parecer utópico, irrealizable e incluso indeseable. Pero es inevitable que asumamos el proceso de “desglobalización” que correrá paralelo al proceso de encarecimiento de la energía, y que estamos comenzando a presenciar. No se acaba la energía, sino que ésta será progresivamente más cara. Por lo tanto, con “programa utópico” o no, será inevitable que nos adaptemos, y el carácter anticipatorio, como siempre ocurrió, es sumamente importante ante ese proceso. Evidentemente, este proceso será, bien colectivo, bien competitivo, esto último si queremos que los que tienen más decidan más para sus intereses. Pero también los que “tienen menos” deberán desarrollar el poder de renuncia, que de todas las maneras tendrá lugar, aun siendo de manera involuntaria. Considerémoslo, por tanto, una oportunidad para unir lo que la ficción del crecimiento exponencial dividió, generando un darwinismo social del que participamos mayoritariamente, para recuperar entonces valores como la austeridad y la solidaridad.

 

 

 

 

Una respuesta to “Repartir el empleo ante la crisis global de los recursos naturales I.”

  1. […] inevitable el reparto del empleo (cuestión esta en absoluta sencilla en el actual estado de cosas, pero a intentar), salvo que se […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: