Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

La aviación, en el ojo del huracán de la crisis petrolera

Posted by juanjesus en junio 3, 2008

Reuters: La Agencia Internacional de la energía dice que los precios del petróleo estarán por encima de los 100$ durante el año 2009.

El País: IATA (Asociación internacional de aerolíneas): “Es muy posible que se acaben los billetes baratosLa IATA cree que el “bajo coste” tendrá difícil sobrevivir

New York Times: IATA habla de una situación “desesperada” de las aerolíneas.

 

El País: Ryanair dejará aviones en tierra para no subir tarifas.

Expansión: Reducción de márgenes para las ‘low cost’

La crisis que afrontará la aviación en tiempos de un petróleo cada vez más caro (desde el año 2005 la producción no está satisfaciendo el ritmo creciente de la demanda de este recurso natural, y desde hace dos años los países productores están declinando en el volumen de exportaciones) deberá ser tenida en cuenta para la planificación de cualquier actividad económica que dependa de él, especialmente el turismo. El escenario de crack petrolero, anunciado desde hace varios años por los geólogos de ASPO, va tomando cuerpo, y la economía mundial está resintiéndose de forma muy poderosa ante este crudo más caro. El sector de la aviación, virtualmente, es uno de los primeros perjudicados por la crisis energética, porque en algunos casos los costes del combustible están ascendiendo a casi un 40% de los totales en las operaciones de vuelo.  

 

 

Reuters: Oil to stay over $100 through 2009 says EIA
New York: 30 minutes ago

 

 

Oil prices should stay above $100 a barrel through 2009 and potentially longer as supply struggles to keep up with demand, the government’s top energy forecaster said on Monday.

‘You’ve got this global market still operating at very low spare (oil production) capacity, all of which is in Saudi Arabia,’ Guy Caruso, head of the Energy Information Administration (EIA), told reporters at the Reuters Global Energy Summit in New York.

Crude oil prices have risen six-fold since 2002 to around $130 a barrel as rising demand from China and other developing countries strains supply – a spike that has added pressure to a US economy already hobbled by a housing crisis.

Caruso said the oil price surge will likely spell further hikes in US gasoline prices this summer.

‘We still have some pass-through (to the gasoline pump) of the higher crude oil prices that we’ve seen now over the last number of weeks,’ Caruso said. ‘If the crude oil prices stay around $120, $125, it looks like (gasoline) might be somewhere in the $4.10 area.’

Caruso added that the EIA will likely revise its estimate for US oil demand for 2008 downward by 10,000 barrels per day when it releases its monthly outlook next week due to the effects of rising prices.

But he said any slowdown in the United States is being tempered by continued strong demand growth for energy in Asia and the Middle East, keeping the oil market tight.

Jeff Kupfer, acting deputy secretary of the US Department of Energy told Reuters on Monday that the government has no quick fix to the spike in fuel costs, but that the administration of President George W. Bush was ‘in constant contact’ with Opec members to urge the cartel to boost output.-Reuters

 

 

EL PAÍS: Ryanair dejará aviones en tierra para no subir tarifas

La compañía no descarta quedarse sin beneficios por el encarecimiento del queroseno

EFE – Londres – 03/06/2008

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair, una de las empresas líderes de este sector y que ha demostrado a lo largo de varios años que el modelo de negocio basado en la reducción de gastos es un modelo de éxito, se resiste a modificar su principal baza, los precios, para hacer frente al alza del petróleo. Así, la compañía ha asegurado que no subirá el recargo que cobra por la carestía del queroseno, aunque ello le suponga reducir sus beneficios en el medio plazo y dejar aviones en tierra.

Concretamente, la compañía ha retirado del servicio del aeropuerto londinense de Stansted siete aviones durante el invierno pasado para reducir el incremento de los costes y ha anunciado que durante la próxima temporada invernal dejará en tierra hasta veinte (más de un 12% de su flota total al cierre del pasado ejercicio).

La aerolínea ha indicado que la mayor preocupación para el sector es en la actualidad la carestía del petróleo, que en las últimas semanas está rondando los 130 dólares por barril, pero que si se mantiene la previsión de incremento de sus tarifas durante este año (un 5%) y el actual precio del crudo, cerrará el ejercicio que acaba de comenzar sin pérdidas ni ganancias. Pese a ello, la aerolínea espera que sus beneficios vuelvan a crecer una vez que se rebaje el precio de los carburantes.

Para no subir las cargas por combustible, ha añadido, está reduciendo los costes en otras áreas a través de aviones más eficientes, un recorte de empleo en el servicio telefónico de Dublín, una renegociación de sus contratos de servicios de tierra y un fomento de la facturación a través de Internet. Ryanair ha transportado durante el pasado ejercicio un total de 50,9 millones de pasajeros, un 20% más que el año anterior.

De cara al futuro, aunque la aerolínea ha señalado que no prevé que el actual precio del crudo se mantenga a medio plazo, no considera que estos altos precios del petróleo supongan el fin del negocio de las compañías de bajo coste. Por el contrario, Ryanair ha asegurado que estas aerolíneas tienen más margen para aprovechar este contexto con el objetivo de quitar cuota de mercado a las aerolíneas tradicionales.

En cuanto a sus cuentas, la aerolínea ha anunciado hoy que ha cerrado el ejercicio fiscal con un beneficio neto atribuido de 390,7 millones de euros, un 10,3% menos que el año anterior. Los ingresos operativos de todo el año, que se cerró el 31 de marzo, han ascendido a 2.713,8 millones, un 21,3% más, mientras que el beneficio operativo ha sido de 537 millones, un 13,8% por encima.

Estos resultados incluyen unos costes extraordinarios de 91,5 millones por la pérdida de valor de la participación que tiene Ryanair en Aer Lingus y una depreciación de 9,3 millones en el precio de 15 aviones que la compañía venderá en 2009 y 2010, así como una ganancia neta de 10,6 millones por la venta de cinco naves.

Por último, la aerolínea ha informado que prevé comenzar a ofrecer en julio de este año un servicio en pruebas de telefonía a bordo, con el que los viajeros podrán recibir y hacer llamadas y mensajes con sus propios aparatos y con el que espera incrementar sus ingresos complementarios.

Expansión: Reducción de márgenes para las ‘low cost’

Publicado el 02/06/2008, por Josep-Francesc Valls. Catedrático de Esade.

La desaceleración económica, brusca recesión o crisis a la que asistimos va por barrios. No afecta de la misma manera a todos los sectores. En concreto, el impacto en el sector turístico parece relativamente menor si nos referimos a la evolución del mercado de los viajes; por el contrario, algunas compañías como las aéreas se enfrentan a un escenario más complicado.

Las informaciones recogidas acerca del mercado no son pesimistas. Las agencias de viaje y los touroperadores indican que existe un cierto retraso en las ventas del verano y que crecerá suavemente la demanda de financiación para pagar los viajes. Los hoteles y las compañías aéreas llenan las reservas para los próximos meses sin mayores dificultades.

La reducción del consumo turístico va a provenir fundamentalmente de los hipotecados cuyos créditos han aumentado en los últimos meses, o de aquellas unidades familiares en las que la desaceleración se ha llevado por delante el puesto de trabajo de algún miembro; pero, por contra, los que durante los últimos tiempos se han abstenido de comprar piso y coche o no han modificado su situación laboral disponen de más dinero en el bolsillo. El saldo viajero final no va a sufrir variaciones sustanciales respecto al año anterior.

El problema queda del lado de las compañías aéreas. El precio del barril de petróleo casi se ha doblado respecto a 2007, mientras significa el 30% de los costes totales del vuelo. Ya no sabían por donde recortar gastos las compañías aéreas (adelgazamiento de la estructura empresarial, flotas más eficientes energéticamente hablando, no papel en los billetes, abordar a través de la web, no frills o extras, pagar la facturación de equipaje, impuesto ecológico que viene, etc.) y se dan de bruces ante este nuevo incremento.

Algunos empiezan a hablar del fin de las compañías aéreas low cost, que ya significan en España más del 46 % de la cuota de mercado de los viajeros extranjeros (MITC). Las low cost van a tener que cambiar algunos aspectos, pero no consideramos que el fenómeno entre declive.

El modelo low cost se sustenta en los siguientes elementos: 20%-30% de reducción sobre el precio de referencia; producto concentrado en lo básico; precios dinámicos; comercialización directa a través de Internet; reducción drástica de costes en toda la empresa; publicitación de los precios más baratos. Este modelo puede mantenerse, aunque se incrementen los precios del petróleo y fuerce el de los todos los billetes aéreos.

Lo único que variará es la percepción del público ante lo que es el low cost; si hasta hora era la ilusión de hallar precios de ganga siempre, lo cual nunca ha sido verdad, en adelante la gente se percatará de que sólo un porcentaje pequeño de los billetes vendidos resultarán el gancho, mientras que la mayoría serán más caros como los de las compañías tradicionales. La opción low cost pervivirá aunque quien se dedique a este negocio contará con márgenes más reducidos.

EL PAÍS: Las aerolíneas temen una crisis por el crudo peor que la del 11-S

La IATA cree que el “bajo coste” tendrá difícil sobrevivir

LARA OTERO – Estambul – 03/06/2008

 

Van 24 aerolíneas menos en seis meses en todo el mundo. Y cerrarán más. La Asamblea General de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) fue ayer un funeral pese al radiante sol sobre el Bósforo. Con el petróleo por encima de 130 dólares el barril, un bajón de demanda por la crisis y un exceso de oferta, las grandes aerolíneas echan números y se desesperan. En ese escenario de tormenta perfecta, la previsión es que la industria aérea pierda hasta 6.100 millones de dólares (3.927 millones de euros) este año si el crudo costase de media 122 dólares el resto de 2008, frente a 5.600 millones de beneficio en 2007, el primero desde 2001.

La situación sólo es comparable a la que siguió a los atentados del 11-S en EE UU. O peor. “Potencialmente la mayor crisis que hemos vivido nunca”, se dolía el consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisignani.

Ya no bastará con los recargos de combustible para mantener el tipo, así que es muy posible que se acaben los billetes baratos. Bisignani no quiso dar por finiquitada la era del bajo coste, pero avanzó que el combustible llega al 50% de los gastos de esas firmas. Quizá tengan que “mejorar el modelo”.

Los aviadores no pueden reclamar rebajas fiscales sobre el carburante porque en la mayoría de los países el queroseno ya está exento, pero emplazan a los Gobiernos a actuar. Y con un apremio desconocido en este lobby, más proclive a la liberalización que a la intervención. “La renacionalización [de las aerolíneas] no es la respuesta correcta, pero puede ser la única a menos que cambiemos las reglas de juego”, espetó Bisignani. No quiso explayarse sobre Alitalia y se limitó a recomendar la reestructuración de la italiana.

Pero los gobiernos pueden ayudar a las aerolíneas a sobrevivir, a juicio de la IATA, que enarbola los 32 millones de empleos que genera la industria aérea en el mundo y su papel clave en la economía para alertar de las consecuencias de dejarla morir. Para ello la IATA convoca un encuentro con los gobiernos a final de año (lo han llamado Agenda de Libertad), al que ya han aceptado acudir una docena, entre ellos de la UE y EE UU.

Una de las principales reclamaciones es la desaparición de las banderas en los aviones, que como el mítico Sísifo, comparó Bisignani, viven en un eterno retorno a la crisis. Las enseñas “deben ir a un museo junto con el billete de papel”. Mientras, dice “basta” a los controles de seguridad molestos y descoordinados.

New York Times: Airlines Face ‘Desperate’ Situation, Official Says By CAROLINE BROTHERS

Published: June 3, 2008

ISTANBUL — Citing high oil prices and the slowing economy, the International Air Transport Association on Monday sharply lowered its industry forecast for 2008, saying it now expected a collective loss of at least $2.3 billion.

Skip to next paragraph In March, the group forecast a profit of $4.5 billion. The industry reported a profit of $5.6 billion in 2007, the first since the Sept. 11, 2001, terrorist attacks in the United States.

At its annual meeting here, the association urged governments to roll back regulations that they argue are damaging the industry at a time when many carriers are in a situation it called desperate.

If the price of oil, now just below $130 a barrel, averages $107 over 2008, the industry will lose $2.3 billion for the year, the chief executive of the group, Giovanni Bisignani, said. Should it trade at $135 a barrel for the rest of the year, the industry will lose $6.1 billion, he added.

“After enormous efficiency gains since 2001, there is no fat left, and skyrocketing oil prices are changing everything,” Mr. Bisignani said. “The situation is desperate and potentially more destructive than our recent battles with all the Horsemen of the Apocalypse combined.”

Twenty-four airlines went bankrupt in the last six months — three to four times as many as the group usually records in a year. With airlines paying about 90 percent more for fuel compared with a year ago, chief executives of major carriers attending the meeting said they were staring into the abyss.

“It’s not an industry problem anymore — it’s an economic disaster for countries if we fade,” Mr. Bisignani said. “You can’t cross the Atlantic on a train.”

Other problems facing the airlines, the group said, include uncertainty about the approaches by the European Union and governments toward state aid and airline mergers.

The chief executive of British Airways, William M. Walsh, said: “We’re definitely as an industry in a crisis situation. With a softening in the economic environment, high oil prices, it’s inevitable that fares have to go up.”

Mr. Walsh added that he expected more bankruptcies soon.

Hartmut Moers, an analyst at the bank Sal. Oppenheim in Frankfurt, said, “The key short-term question is who is best hedged against the oil rise.”

“And then further out,” Mr. Moers said, “you look for the airlines with robust operations, the flexibility to adjust and the ones that are best capitalized.”

Issuing what he called an Istanbul Declaration for the industry, Mr. Bisignani urged airline workers to accept the notion that jobs would disappear if costs were not cut, and he urged governments to act to untangle regulations that he said were strangling opportunities for carriers to improve business.

“We cannot fly to new markets without an international agreement,” Mr. Bisignani said. “We cannot look beyond national borders to try new ideas, grow our business, access global capital, or merge and consolidate.”

“We fight crisis after crisis with our hands tied because flags, not brands, define our business,” he added. “This must change.”

He criticized the European Parliament for imposing 100 amendments to its emissions trading plans after the International Civil Aviation Organization had already agreed to ambitious environmental goals.

He said the industry faced a bill of 6.4 billion euros ($10 billion), “for a misguided and unilateral proposal that will inspire international legal battles but do very little for the environment.”

The European Commission on Monday defended its plans to regulate emissions from most aircraft that land or take off from airports in the European Union.

“The current situation of high energy prices is one more reason to move more quickly to low-carbon economies,” said Barbara Helfferich, a spokeswoman for the commission, which proposed the legislation that is under review by the Parliament and European governments.

“Everyone must be engaged in fighting climate change, and different businesses have to contribute according to the level of their emissions so that we have a level playing field and so that the system works,” Ms. Helfferich said, referring to plans to include airlines in an emissions-trading system, which has operated in Europe since 2005.

James Kanter in Brussels and Matthew Saltmarsh in Paris contributed reporting.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: