Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Ex-consejero de Economía: las tres fases del ajuste económico en Canarias

Posted by juanjesus en septiembre 25, 2008

Diario de Avisos: “Estamos en la primera vuelta de la crisis; vendrá la segunda… y la tercera”

José Carlos Francisco augura graves dificultades por la situación económica

 

El ex – consejero de Economía del Gobierno de Canarias, José Carlos Francisco, y director de www.corporacion5.com, ha advertido de que “lo que nos parece lejano, en el mundo globalizado, nos afecta”.

 

En esta entrevista (de recomendable lectura) concedida al Diario de Avisos, el economista habla – con inusitada claridad – de las consecuencias de la crisis financiera mundial y sus efectos sobre la economía real, básicamente con la quiebra del consumo creciente e, inclusive, con conflictos geopolíticos a la vista.

 

Este sombrío panorama sería consecuencia de la extraordinaria liquidez monetaria que permitió emerger una economía de burbuja, que hoy se está liquidando, comenzando por aquellas entidades financieras que “trasegaban” con garantías de pago sobre valores sobrevalorados. Esa financiación permitió, por ejemplo, el resurgimiento de enormes proyectos de consumo creciente, y su consecuencia: las grandes aerolíneas de bajo coste, la expansión de las infraestructuras y la actividad de la construcción, y un entorno de enorme velocidad en la generación de actividad económica.

 

La liquidación de la “confianza” en el endeudamiento creciente (no hay “fe” en que se vaya a devolver lo prestado), liquida el vigor de la actividad económica, y frena bruscamente su expansión, como está ocurriendo ya. Como comenta el ex – consejero, tras la falla del sistema financiero viene la del sistema comercial (consumo de bienes), y el peligro sobre el turismo (en relación con las aerolíneas, comenta: “para ellos esta crisis es muy gorda: les sube el petróleo, se les niega el crédito y les baja la demanda. Algo terrible”). La economía del ocio, en tiempos de crisis, lamentablemente, sufre de forma amplia esta tendencia.

 

Parece obligado tener en cuenta este escenario para plantear las políticas de solidaridad y de empleo que no ignoren la dimensión de este colapso del modelo financiero actual. Lamentablemente, la poderosa inercia nos lleva a ignorar estas predicciones, pero la rapidez en el cumplimiento de los peores escenarios nos obligaría a crear “escenarios de crisis” y hacer propuestas adelantándonos al ajuste económico y de empleo que ya estamos presenciando.

 

LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

Diario de Avisos: “Estamos en la primera vuelta de la crisis; vendrá la segunda… y la tercera”

José Carlos Francisco augura graves dificultades por la situación económica

 

José Carlos Francisco Díaz, trayectoria curiosa la de este hombre, dejó la política con cuarenta años, tras haber pasado por el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias, donde fue consejero de Economía y Hacienda -el mejor que hemos tenido, según extendida opinión- y, muy brevemente, de Sanidad. Una trifulca con el presidente Román Rodríguez lo sacó del tablero y desde entonces ejerce como economista y consultor (preside Corporación 5, http://www.corporacion5.com), menester en el que, afirma, no le falta trabajo y menos en tiempos de crisis. Vamos a hablar de economía con un buen conversador, que además tiene dos breves ensayos sobre la materia en el currículo. En el último anunciaba los malos tiempos que, claro, ya están aquí. Y es peor de lo que pensó.

– Hace un par de años salió usted a la palestra anticipando la llegada de la crisis económica. ¿Por qué acertó en el pronóstico?

“En el año 2003 escribí un libro llamado Canarias, moratoria y REF, con una reflexión que advertía sobre la llegada de problemas pasado 2006, por una serie de circunstancias: la disminución importante de fondos comunitarios, el frenazo en el ritmo de la construcción, la moratoria turística y la competencia externa en este ámbito, lo que ha reducido el gasto turístico y la rentabilidad de los hoteles. Hablaba sobre pivotes fundamentales de la economía canaria, en una reflexión exclusiva sobre las Islas y que no tenía en cuenta lo que ha pasado en la actual crisis. Quiero decir que no preveía un desplome del crédito tan brutal, ni suponía nada sobre un riesgo sistémico financiero,como tampoco pronosticaba un incremento en el precio del petróleo y las materias primas. Nada de eso estaba previsto en mi bola de cristal, sino que me refería a los factores endógenos de nuestra economía. Pues bien: los factores endógenos se han dado, y además han surgido grandes problemas exógenos, mundiales, globales, lo que nos da idea sobre la crisis en la que estamos inmersos ahora”.

– Una gran crisis financiera, ¿siempre se traslada a la economía real?

“Todo esto empezó en agosto de 2007 con las famosas hipotecas subprime en Estados Unidos, y ya entonces se empezaron a trasladar los efectos a la economía real. ¿Por qué? Porque los bancos se prestan menos entre sí, al haber dudas entre ellos mismos, de modo que a un promotor o un particular le cuesta obtener un crédito, y eso es pura economía real y empleo. Las crisis financieras se trasladan irremediablemente a la economía, porque el sistema financiero es como el aceite de un coche o la sangre de una persona; sin ella todo se para, se muere. Pensar lo contrario es una entelequia. Esto de Lehman Brothers nos puede parecer lejano, pero si quiebra hay cientos de millones de euros comprados por particulares y empresas españolas que se ven afectados; con esto el efecto riqueza se resiente, hay menos demanda, menos consumo y la economía sufre. Lo que nos parece lejano, en el mundo globalizado, nos afecta”.

– Crisis de liquidez, dice usted. Pero, el dinero, ¿dónde está?

“A veces pensamos que el dinero es tanto como el efectivo que existe, y en efecto los billetes existen y están en manos de alguien. Pero el sistema financiero se rige por anotaciones contables, y hablamos de liquidez no en función de la masa monetaria, sino de la capacidad para el crédito, para hacer inversiones, comprar productos o servicios. Esto último es lo que se ha roto, el crédito financiero de los bancos. En esta primera parte de la crisis los favorecidos han sido los exportadores de materias primas, sobre todo de petróleo, así como los países más dinámicos, caso de China o India. Luego hay otro fenómeno para reflexionar y preocuparse: la economía occidental A está pagando cada vez más a una economía árabe B por el mismo producto. Al final, la economía A se descapitaliza, tiene déficit, el precio de sus activos baja y cuando éstos valen poco quienes tienen el dinero, los países de la economía B, los compran a bajo precio. Este proceso no se sostiene de modo permanente, y al final del camino estaremos ante una verdadera crisis que se puede resolver por métodos militares”.

– Dibuja usted un nuevo escenario de crisis geopolítica…

“Esto obliga a reescribir las reglas del juego, y en eso los tanques y los aviones tienen un papel que jugar, en efecto”.

– Pero con la crisis que hay baja la demanda y con ello también el precio del petróleo.

“Sí, es cierto que está bajando, gracias a Dios, porque otro de los grandes problemas que tenemos es la inflación, que está muy vinculada a la evolución del precio del petróleo. Afortunadamente, y puede que por el descenso de la demanda, el precio del crudo está bajando, aunque la verdad es que es un poco impredecible. A largo plazo todo el mundo habla de su sustitución por otro tipo de energías alternativas, pero tampoco será un camino fácil”.

– Y si hablamos de petróleo tenemos que hablar sobre la posibilidad de que haya crudo en aguas cercanas a Canarias. ¿Usted qué opina al respecto?

“Imagino que las autoridades le echarán más de una miradita a ese tema, porque es demasiado importante como para no hacerle caso. A veces se habla de los riesgos medioambientales, que tampoco creo que sean tantos, cuando habría que pensar algo: si no estamos listos, mucho me temo que podamos sufrir esos riesgos sin obtener ninguno de los beneficios económicos de una eventual extracción. Al final nos podemos encontrar con riesgos derivados de prospecciones realizadas por otro estado que no sea España. Es un asunto para manejar con inteligencia, porque le veo más oportunidades que problemas”.

– Volviendo al escenario financiero, en España y Canarias se dice que tenemos un sistema financiero muy saneado, que no pasa nada. ¿Usted se lo cree?

“El sistema financiero español ya está sufriendo, por ejemplo en sus cotizaciones en la Bolsa. Parece ser que, respecto a las hipotecas de alto riesgo, la banca española está mejor blindada que otras, pero en todo caso la crisis de liquidez afecta mucho a España y también a sus bancos. ¿Por qué? Porque necesitamos del ahorro exterior para acometer las inversiones en España, y el ahorro exterior ahora no nos lo dan; esto es un gran problema para la banca española”.

– La economía española, que iba fuera para comprar empresas en Latinoamérica y Europa, ¿ha sufrido una crisis de humildad?

“Buena parte del crecimiento español se hizo con deuda, y eso incluye las grandes operaciones corporativas, las compras de empresas financiadas por los bancos. Todo esto se daba en un contexto de confianza ilimitada en el futuro, en que la economía seguiría creciendo y creciendo, así que en cuanto la realidad contraviene un poco las previsiones todo se viene abajo. Hay muchas empresas españolas en esa situación, y serán las que más sufrirán”.

– Y ahora las comprarán otros, incluso de fuera.

“Es muy posible, serán las primeras en la lista, sin duda”.

– Usted, como asesor de empresas, está en la economía real. En Canarias, ya que no hay dinero fácil, ¿hay ideas y espíritu para salir de este atolladero?

“En estos momentos el shock es de tal calibre que todos estamos revisando nuestras propias ideas, porque hemos perdido la confianza y estamos analizando nuestros propios postulados empresariales. Lo que pensábamos, ¿sirve ahora? Esto es algo que ahora mismo está pensando todo el mundo, las ideas están puestas en revisión. Algunos empresarios importantes me dicen, eso sí, que mantienen la ilusión, siguen buscando el nicho de mercado y las nuevas oportunidades, pues hay activos a buen precio. La situación es mala, pero en casos anteriores estábamos en peores condiciones, con tipos de interés muchísimo más altos, una superior tasa de paro, etcétera”.

– Pero esta crisis es la peor de las últimas décadas…

“Esta crisis es sin duda muy importante, más que cualquier otra, y sus peores efectos están por llegar, porque estamos en plena tormenta, con muchos factores en contra: alza del petróleo, financiera y burbuja inmobiliaria, cualquiera de las cuales hubiera sido un gran problema. ¿Qué ventaja tenemos?Que la economía canaria es mucho más grande en dimensión, más fuerte, y tenemos mayor nivel de riqueza; nuestro paro es más bajo y tipos de interés más modestos. La tormenta es más importante que las anteriores, pero estamos en un barco más grande y mejor pertrechado”.

– En Canarias se ha satanizado a la economía del ladrillo y, al final, la responsable del éxito era la economía del ladrillo.

“La economía del ladrillo, la construcción, es una gran generadora de mano de obra, sobre todo la residencial; es el sector con mayor efecto de arrastre sobre otros. Demonizar el ladrillo es una equivocación, pero también lo es decir que lo más importante en la economía es la construcción, lo cual es un error conceptual de primera magnitud. El ladrillo nunca puede ser la cabecera de la locomotora; lo podrá ser el turismo, porque es un sector exportador y trae dinero de fuera a Canarias”.

– El presidente canario, Paulino Rivero, ha dicho: menos cemento y más talento. Como si fuera fácil.

“Parar el cemento es una decisión fácil, porque detener una construcción se hace de un mes para otro. Aprovechar el talento depende de muchas variables que no se improvisan; para empezar, hay talentos que son innatos, y en todo caso para ponerlos en valor se necesitan años. Esa frase es un buen eslogan sobre lo que se quiere hacer a largo plazo, sobre la necesidad de ir hacia actividades de mayor valor añadido, como las telecomunicaciones, el desarrollo de software, la prestación de servicios remotos, etcétera”.

– O sea, algo de lo que llevamos hablando años, de la transición hacia un modelo basado en la economía del conocimiento. ¿Con qué resultados?

“Con un resultado mediocre, es cierto, aunque tenemos algunos ejemplos de éxito, gente que está compitiendo y logrando contratos a escala internacional. Ellos nos demuestran que es posible”.

– Usted ha señalado que la locomotora de Canarias tiene que ser el turismo. ¿Le preocupan las noticias que…?

[Sin dejar acabar la pregunta] “Sí. Mi teoría es que esta crisis ha producido efectos en el sector inmobiliario y la construcción; luego los ha tenido en el sector financiero, que afecta a todos los demás. Digamos que estos son los efectos de la primera ronda, pero también habrá segunda ronda, y tercera. Los de segunda tendrán que ver con el consumo, sobre todo con el consumo de bienes perecederos; esto afectará mucho al automóvil, a los electrodomésticos, que de hecho ya se están viendo afectados. Y aún habrá efectos de tercera ronda, entre los que está el turismo, sobre el que debemos mantener serias precauciones. Tengo claro que habrá problemas en el turismo a nivel mundial, lo cual no quiere decir que el sector se caiga. ¿Cómo quedará Canarias? Dependerá de cómo vayan nuestros mercados naturales, inglés, alemán, peninsular, nórdico, y también de lo que pase con nuestros competidores; por ejemplo, estaremos mejor situados que destinos más lejanos y países con mayor riesgo físico que nosotros. Vamos a ver: crisis en el turismo la habrá, aunque es posible que la pasemos aceptablemente”.

– Pero las quiebras en los touroperadores, las líneas aéreas, ¿no nos hacen mucho daño?

“El transporte es un asunto estratégico, imprescindible; si hay una crisis importante en el sector aéreo lo vamos a pasar muy mal. Dará igual el número de plazas hoteleras que tengamos si se produce una caída en la capacidad de acceso, que para una economía insular es una cuestión vital. Si las plazas aéreas bajan un 10% vendrá un 10% menos de turistas, así de claro, aunque quieran venir más. Si hay una demanda fuerte de turistas hacia Canarias, las líneas aéreas reaccionarán, pero en todo caso si la demanda va detrás de la oferta eso quiere decir que estamos en problemas. Claro que nos afecta la quiebra de Futura; claro que nos afecta la quiebra del tercer touroperador inglés, porque aunque otros harán ese trabajo, el nuevo duopolio de la touroperación reducirá el poder de negociación de nuestros hoteleros, que serán cada vez más enanos ante gigantes. Y nos afecta seriamente el tema de Spanair, con muchos vuelos regulares que para el segmento alto son importantes. Y si se confirman los problemas que se dicen sobre otras compañías que vuelan a Canarias, si British Airways trabaja cada vez menos con las Islas, pues la cosa se pondrá aún más difícil. Para ellos esta crisis es muy gorda: les sube el petróleo, se les niega el crédito y les baja la demanda. Algo terrible”.

Texto: J. M. Bethencourt
Fotos: Sergio Méndez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: