Crisis en Canarias

Just another WordPress.com weblog

Aguere y los límites del crecimiento

Posted by juanjesus en abril 3, 2009

Es preciso agradecer al Gobierno de Canarias que, a través de la empresa pública Grafcan, haya acercado al virtual mundo de internet la llamada fototeca, que recoge las fotografías aéreas del archipiélago desde los años sesenta hasta la actualidad. Este importante archivo gráfico nos permite recorrer con esas instantáneas la evolución y transformación del territorio insular en la época más importante de edificación de nueva obra que hayan vivido estos peñascos.  

También ha sido la era, quizás tan solo parangonable a las primeras grandes deforestaciones del Siglo XV y XVI o a las sorribas del Siglo XX para incrementar nuevo suelo agrario, de mayor cambio de los usos del suelo, eso sí, con carácter irreversible, dado que el sellado del territorio con hormigón, cemento o continuas capas de asfalto no tiene vuelta atrás. Ahora que la gran maquinaria burbujeante del sector de la construcción entra en una fase de incertidumbre, conviene hacer recordatorio de la rapidez, contundencia y poder desplegado por nuestra actividad en el transcurso de poco más de una generación humana, como se observa en los citados testimonios aéreos. Hay quien, de forma asombrosa, a veces se queja públicamente de la inacción de los planes del llamado desarrollo, pero eso es probablemente debido al propio vértigo de la velocidad edificatoria, que le ha deformado la realidad, como con los espejos cóncavos de la calle del Gato valleinclaniana; y además, porque quizás carece de memoria histórica: de ahí la oportunidad de estas fotografías, que ayudan a recuperarla.

Si volcamos la mirada de la fototeca sobre el tinerfeño municipio de La Laguna, nuestro recorrido histórico también adquiere ese carácter de frenético. En el año 1965, coincidiendo con el comienzo de los registros fotográficos aéreos, San Cristóbal de La Laguna tenía aproximadamente unos 50.000 habitantes, y hoy el padrón local registra 148.000 habitantes; esto es, se ha incrementado en casi un 300% en medio siglo, una evolución muy superior al también exponencial crecimiento de la población mundial, que en ese periodo se duplicó.

Este ritmo incesante ha dejado una indeleble huella en el escaso territorio municipal, con el agravante de que nuestras sociedades hiperdesarrolladas requieren de una importante ocupación de nuevo suelo con el que dar satisfacción al transporte motorizado individual predominante, así como al de la vivienda de familia nuclear segregada, que además precisa de una cantidad sustancial de espacio mayor que la de pretéritas generaciones para instalar sus enseres. Por último, el hecho de que la ocupación de la población haya pasado de ser la agropecuaria a la del sector servicios, y en la medida en que los alimentos en su inmensa mayoría son importados, la otrora vocación normal del suelo para cultivo se ha tornado en “espacio vacante” susceptible de ser “ordenado”, en palabras de los redactores del Documento de Avance del Plan General de Ordenación. No es nada nuevo que veamos como algo residual, “vacante” y sin función alguna que no sea la de ser construido, el suelo que otrora usara la inmediata generación anterior para alimentarse. Es simplemente triste.

Debemos reconocer también el buen hacer de los redactores del Avance del Plan General de La Laguna que, en un meritorio afán de pedagogía urbanizadora, nos muestran los límites del crecimiento. Y podemos hablar de límites porque el Avance, como ocurre con documentos de otros municipios, en su afán, llega hasta los mismos bordes montañosos locales, pero mostrándonos las posibles “alternativas”: desde la llamada opción cero, a la que muchos calificarían peyorativamente como de estancamiento e inclusive de “ir contra el desarrollo”, hasta la colmatación de huecos, cuya lógica al parecer no puede ser otra que la de “integrarlos” a través de su conversión en suelo edificable.

Está por ver que la paralización del sector de la construcción realmente frene los planes que permitan seguir urbanizando el territorio municipal. Tenemos como factores importantes a favor de la alternativa de la “ocupación total”, la poderosa inercia demográfica; la especialización productiva precisamente en edificar, con Plan o sin plan, las parcelas “vacantes”; o las promesas de que, de forma paralela al rescate bancario, deberá venir la buscada activación económica y, con ella, la de la ya casi natural tendencia que hemos adquirido en las últimas décadas de sellar el suelo. No está de más decir que todo esto pasa factura, y que el tamaño del “debe” es considerable, después de tanto “haber” contribuido a acelerar las inercias de los tiempos, que nos acercan de forma veloz a intentar superar esos límites que de forma tan educada queremos ordenar.

Plan General: La Laguna puede dar la puntilla definitiva al suelo agrícola y la agricultura en su municipio.

 

El Avance del Plan General de La Laguna posibilita a los ciudadanos, a través de un singular mecanismo de participación ciudadana, votar por la fulminación de las bolsas de suelo rústico del municipio. El Ayuntamiento ha editado unas hojas informativas en las que puedes votar “alternativas” para ordenar determinadas zonas del municipio. La mayoría de esas alternativas suponen destrucción de zonas de suelo apto para cultivo.

 

Vega Lagunera: En este espacio se dan diferentes “alternativas”, alguna de las cuales incluye urbanizar la práctica totalidad de ese espacio: se dice que “con la alternativa 4 la ocupación del suelo en la vega lagunera sería total”. En esta y otras alternativas se plantea crear “anillos viarios”, y “ocupar los “espacios vacantes”, como se denomina al suelo para cultivo.

 

Bajamar y Punta del Hidalgo: En Bajamar se plantea en algunas alternativas “ocupar los terrenos de cultivos abandonados”, mediante su urbanización, en algunos casos hacia la “totalidad de los espacios vacantes”, para su uso turístico o residencial. En Punta del Hidalgo se habla de nuevos viarios y de crecimientos urbanísticos, mediante establecimientos turísticos, zonas deportivas, etc. que se instalarían sobre los actuales “aprovechamientos agrícolas”.

 

La Mercedes: En varias de las alternativas se habla de crear “parques residenciales”, mediante la urbanización del suelo rústico, además de la construcción de nuevo viario “transversal” que ampliaría y ensancharía caminos, sobre el suelo hoy agrícola.

 

Geneto y Los Baldíos: Varias de las alternativas consideran la “ciudad de Geneto” en esa zona de tierras de secano, con nuevas carreteras. También en la zona se habla de urbanizar “suelos no ocupados”, básicamente fincas, algunas de las cuales no se cultivan (y ya no se podrían cultivar jamás…).

 

Los Rodeos y Guamasa: Algunas alternativas plantean crear barrios residenciales, extendiendo la ocupación del suelo rústico en la suertes agrícolas de la zona.

 

Valle de Guerra y Tejina: Entre las alternativas que se barajan se encuentran propuestas de ocupación de “espacios vacantes” (suelo agrícola), con nuevas zonas residenciales, polígonos industriales, etc.

 

¿Sabías que en La Laguna, según el Plan General, “en el intervalo 1991-2007, mientras la población ha crecido en un 22,3%, el número de viviendas lo ha hecho en un 72%”. ¿Se necesita perder más suelo rústico? – Infórmate – Avance del PGO de La laguna: http://www.gerenciaurbanismo.com/

 

 

 

 

 

Una respuesta to “Aguere y los límites del crecimiento”

  1. AGUERE II said

    BUENO, ERA PREDECIBLE QUE LOS DE LA LOCOMOTORA DEL CEMENTO, EXPIRARÁN SU ÚLTIMO ALIENTO COMO MEJOR SABEN, ANTES DE CAER EN COMBATE. DICHO DE OTRA MANERA, “AMARREN LOS MACHOS” PORQUE LOS TINERFEÑOS LO VAMOS A PASAR MUY, PERO QUE MUY MAL. NO ES DE RECIBO, QUE DESPUÉS DE 3 DÉCADAS DE DESTRUIR TERRENO “VITAL” PARA EL DESARROLLO AGRÍCOLA Y GANADERO, CON TODA LA POTENCIALIDAD Y GARANTÍAS DE SUBSISTENCIA A LA POBLACIÓN QUE DE ELLO SE DERIVA, AHORA SE MAQUILLE UN PGOU COMO EL DE LA LAGUNA, QUE ES LA GOTA QUE TERMINA DE COLMAR EL VASO, TANTO DE LAS EXPECTATIVAS DE LOS DEPREDADORES DE CC (PSOE Y PP, ES LO MISMO, PORQUE SABEN QUE ES SU ÚLTIMO SUSPIRO DESTRUCTOR, COMO DE LAS CAPACIDADES DE SUPERVIVENCIA EN EL FUTURO EN LA ISLA.

    UN DISPARATE PREDECIBLE, AHORA SI CABE, MÁS ANGUSTIOSO, AL VER DESAPARECER LOS ÚLTIMOS LOTES DE TERRENO AGRÍCOLA, QIE POR LO MENOS NOS SALVARÍAN DE LA LOCURA DEL DECLIVE CAPITALISTA EN EL FUTURO.

    EN SERIO, LA COSA ES MÁS GRAVE DE LO QUE ME TEMÍA. ESTAMOS EN UN SERIO PROBLEMA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: